Ir al contenido principal
Perdidos en el espacio
Análisis

Crítica del episodio 1 de Lost in Space, la serie de Netflix

Lost in Space, el reboot de 2018, llega a Netflix el 13 de abril. Vamos abriendo boca con la crítica del episodio 1 de esta nuva versión de la serie de culto. En la nueva serie se actualiza la premisa original, para el público del siglo XXI.

La próxima semana llega a Netflix una nueva serie, el reboot de un clásico del cine de ciencia-ficción. Se trata de Lost in Space, un remake de la comedia familiar con toques de ci-fi, que se emitió originalmente en Estados Unidos en 1965. Aunque, muy posiblemente, la mayor parte de vosotros la recordéis por la película de Perdidos en el espacio de los años 90. 

Al ser una nueva versión de estas historias, la serie Lost in Space de Netflix parte de una propuesta similar. Esto es, la familia Robinson es un grupo de pioneros espaciales. ¿Su misión? Explorar y colonizar un nuevo mundo en el que la raza humana pueda habitar, ya que la Tierra se enfrenta a un cataclismo que amenaza con dejar nuestro planeta inhabitable. Por desgracia, un imprevisto ocurre en su primer viaje, haciéndoles salir de su rumbo.

Aquí empiezan las diferencias. La serie comienza "in media res", con los Robnison estrellándose en un planeta. Su nave ya no es una nave, sino un cápsula que responde al nombre de Júpiter 2. Además, también se han introducido ciertos cambios de roles de género, introducción de minorías y algún elemento de la narración que varía, como el origen del icónico robot de la serie. Ahora bien, ¿funcionan estas decisiones?

Encuentra en Amazon la serie original y la película de los 90 de Lost in Space

Aquí la pionera Ryder, digo Robinson

Aquellos que hayan jugado a Mass Effect Andromeda no podrán evitar encontrar ciertas similitudes entre el juego de Bioware y Perdidos en el espacio. Ambas historias parten de un punto de origen similar, proponiendo una premisa alterna sobre la colonización galáctica. En este sentido, la nueva serie, al menos en su arranque, ofrece un enfoque que se enmarca entre la serie original y la película de 1998. No es por completo una película de ciencia ficción, de desastres y de supervivencia, ni tampoco una dramedia futurista. 

Claro que, al estar a medio camino de ambas versiones, también hay elementos que se han sofisticado y adecuado a las dinámicas actuales. Ciertos cambios de género (el maloso Doctor Smith es ahora doctora, o la hija mediana, adoptada, no es de ascendencia anglosajona, por ejemplo) pueden chirriar a los puristas. 

Ahora, lo que sí hará chirriar los dientes a casi todo el mundo son los niños. En especial las dos adolescentes, cuyo antagonismo roza los niveles de ridículo. Casi como el duelo de voluntades entre "Mamá" y "Papá" Robinson, en un intento artificioso de presentar una familia de "genios" disfuncional. Si este enfoque funciona, habrá de verse en futuras entregas. Tampoco que todo arranque en plena acción y se nos cuenten detalles anteriores en retrospectiva llega a ser muy fresco. Aunque esto último casi se le puede disculpar, al ser una decisión narrativa eficiente. 

Descubre las mejores películas de ciencia-ficción en Netflix

En contraste, hay novedades interesantes, como el origen y el diseño de "B-9", el robot de la serie. Tened presente que en esta nueva versión de la historia, el robot no es terrestre. No solo eso, sino que su papel en la historia será clave. También el diseño de vestuario, de tecnología y los escenarios resulta muy acertado, apostando por un realismo de presentación, antes que por estética de delirio espacial. 

Por otro lado, este arranque tiene algo que nos recuerda a Black Sails. Y no lo decimos solo porque su protagonista sea también Toby Stephens, quien ya fuera el pirata Flint. También porque el director de los primeros episodios no es otro que Neil Marshall, director de varios episodios de dicha serie. La selección de planos, la narrativa e, incluso, la fotografía beben bastante de este otro proyecto, lo cual nos asegura una cierta calidad como producción. 

Y poco más podemos decir hasta aquí. Eso sí, señalamos que nos parece un acierto que se haya mantenido el tema original de la serie de Lost in Space, versionando con orquesta y en un tempo que lo hace sonar mucho más heroico y épico. La cosa, como decimos, promete. Ahora habrá que ver cómo se desarrolla la primera temporada de Lost in Space cuando se estrene en Netflix el 13 de abril.  

Valoración

Fresco y actualizado arranque para el reboot de la serie de culto. A medio camino entre la serie original y la película de los noventa, asienta un atractivo comienzo.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Toby Stephens en el papel principal. La actualización de roles y el diseño creíble de la tecnología. La fotografía y escenarios.

Lo peor

Los niños "genios", un recurso muy manido. El exceso de drama familiar y el arranque "in media res".

Y además