The blade of the inmortal
Análisis

Crítica de La espada del inmortal, la adaptación del manga

Por Javier Cazallas

La espada del inmortal (Blade of the inmortal o Mugen no jûnin) es la centésima película del cineasta japones Takashi Miike y la adaptación del manga homónimo nacido de la mano de Hiroaki Samura. Netflix España ya tiene disponible esta peli japonesa en su catálogo.

Cada vez que escuchamos hablar de una adaptación cinematográfica de algo, no podemos evitar sentir un escalofrío, ya que sabemos que de ello puede salir algo muy bueno, o algo horroroso. La espada del inmortal, el genial manga de Hiroaki Samura, recibe su adaptación cinematográfica con cierto escepticismo, a pesar de venir firmada por Takashi Miike, que completa con ella su centésima película. Netflix España se encarga de distribuir este film en nuestro país, y ya lo tiene disponible en su catálogo.

En La espada del inmortal se nos ofrece un viaje al pasado histórico de Japón y podremos disfrutar de algunas escenas de acción dignas de mérito y con abundancia de sangre y desmembramientos. Esto es una peli de samuráis, amigos. Los toques "místicos" que encontraremos en el guión no hacen más que enriquecer la historia, ya que nos encontramos ante la adaptación de un manga basado en una leyenda, y toda leyenda tiene su parte de magia.

Las mejores películas de Takashi Miike

El asesino de 100 hombres

Takuya Kimura interpreta a Manji, quien recibe el don de la inmortalidad de forma poco ortodoxa tras un acontecimiento que sacude su propia existencia. No entramos en más detalles para no destriparos la historia a base de spoilers. Digamos que Manji se labra una reputación legendaria a golpe de katana hasta ganarse el pseudónimo de "asesino de 100 hombres", un título que no tendría de no contar con ese "don" especial.

Blade of the inmortal

La compañera de viaje de Manji será Rin Asano, que será encarnada por la joven Hana Sugisaki. Tras una tragedia familiar, Rin acudirá a Manji para cobrarse venganza de una serie de villanos con un carisma particular cada uno de ellos, una de esas cosas que destilaba el manga de Samura y que es tan característica de los mangas, que cada malo sea especial.

La época del Shogun

Esta película de Netflix nos lleva de viaje al pasado de Japón, como hemos comentado antes. La adaptación del manga de Hiroaki Samura es fiel y se sitúa en plena era del shogunato Tokugawa. Mientras el mundo se acercaba a toda máquina a la Revolución Industrial, la vida en Japón era tranquila y feudal, como había sido desde el siglo XII. En la película de El último samurái pudimos ver como Tom Cruise presenciaba el final de la era feudal en las islas japonesas, pero hasta entonces en las islas mandaba el shogun.

La historia se desarrolla en Edo, un nombre que no os dirá nada a muchos si no fuera porque hoy en día se conoce como Tokio. Ver lo que hoy en día es una metrópoli en forma de aldeas desperdigadas y dojos es, sin duda, uno de los encantos que alberga La espada del inmortal. Poder disfrutar de las hermosas vestimentas niponas en una de las épocas en las que más brillaron también es un aliciente.

Demasiada venganza

La venganza y la cultura samurái son dos pilares fundamentales en la historia de esta adaptación del manga. Sin embargo, en una cinta de 140 minutos, la venganza constante se llega a hacer pesada y repetitiva, y ni siquiera los golpes de guión de Tetsuya Oishi y la dirección de Miike consiguen evadirnos del hecho de que la historia al ser tan simple, se antoja repetitiva en pantalla para un largometraje.

Blade of the inmortal

Mientras que en un manga o en un anime, al ir repartidos en entregas o episodios, se puede dosificar el hecho de ir enfrentándose poco a poco a diversos enemigos (de hecho es una cosa que beneficia a esos formatos), en pantalla no termina de pegar correctamente, aunque a Quentin Tarantino le funcionó en Kill Bill vol. 1 y Kill Bill vol.2 al separarlas deliberadamente en capítulos. De hecho, algunas escenas nos recordarán a Uma Thurman repartiendo estopa.

Cine de samuráis

Aunque el grueso de la película es en color, la secuencia inicial se desarrolla por completo en blanco y negro. Este hecho, sumado a las características de la propia ambientación de La espada del inmortal nos hace inevitable rememorar películas como Los siete samuráis, del maestro Akira Kurosawa, que han influido en grandes sagas como Star Wars. También nos recuerdan a algunas escenas de Kill Bill vol. 1, como ya hemos comentado anteriormente.

Blade of the inmortal

Una de las cosas que se agradecen mucho en La espada del inmortal es la ausencia de efectos especiales demasiado grotescos y antinaturales en las escenas de combate, que en casi todo momento se desarrollan con naturalidad y fluidez, sin tener que recurrir a florituras estrafalarias para "cautivar" al espectador. Alguna hay, por supuesto, pero quedan más bien de forma anecdótica y no ensombrecen los combates.

Concluyendo con nuestro análisis, La espada del inmortal es una adaptación realmente notable, sobre todo si tenemos en cuenta el percal al que estamos acostumbrados. Cuenta con algunas escenas de combate más que dignas para disfrutar en pantalla y con una historia que, si bien es sencilla, y no nos va a hacer comernos la cabeza, tampoco nos va a hacer perder el interés. Si bien es cierto que se nos ha antojado un tanto repetitiva en algunos momentos, es el precio que hay que pagar al adaptar un manga de este tipo al formato de largometraje.

Blade of the inmortal

Recordad que tenéis disponible La espada del inmortal desde hace unos días en Netflix España.

Valoración

Gran adaptación del manga que, aunque peca de repetitividad, lo compensa con la ambientación y unas excelentes escenas de combate con espadas.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Las escenas de lucha con espadas y todo tipo de armas cuerpo a cuerpo y su ambientación en el Japón medieval.

Lo peor

El argumento principal no tiene demasiado misterio, lo que hace que la adaptación se antoje repetitiva en algunos momentos.

Lecturas recomendadas