Ir al contenido principal
Expediente Warren: obligado por el demonio
Análisis

Crítica de Expediente Warren: obligado por el demonio

Crítica de Expediente Warren: obligado por el demonio, la tercera entrega de la saga The Conjuring dirigida por Michael Chaves con Vera Farmiga y Patrick Wilson. Estreno en cines el 4 de junio de 2021.

A lo largo de los últimos ocho años hemos visto cómo se ha erigido todo un universo alrededor de la pareja de parapsicólogos Ed y Lorraine Warren gracias a la saga The Conjuring (Expediente Warren) y sus numerosos spin-offs.

Hasta ahora habíamos visto dos episodios de la serie madre, tres spin-offs centrados en la terrible muñeca que los presentaron en el prólogo de The Conjuring (Annabelle, Annabelle: Creation y Annabelle vuelve a casa) y dos spin-offs presentados a posteriori: el de La llorona y el de La monja, basándose en el personaje lanzado en El caso Enfield, donde también dejaron apuntado otro ser sobrenatural que tendrá su película propia: The Crooked Man.

Ahora por fin podemos hablaros de The Conjuring 3 titulada en España Expediente Warren: Obligado por el diablo, y basada libremente, como siempre, en el caso de Arne Cheyenne Johnson (interpretado por Ruairi O'Connor).

La película, narra cómo Arne fue poseído por la misma entidad que atormentaba al hermano de su prometida, de tan solo ocho años, cuando éste la retó a abandonar su cuerpo en el transcurso de un exorcismo oficiado por Ed. Tras sentirse acosado y acorralado, Arne comienza a sufrir alucinaciones y a perder el control de sus actos, hasta que mata a un hombre de 22 puñaladas.

Posteriormente declararía que había sufrido una posesión demoníaca, algo que llegó a los tribunales, donde por primera vez se esgrimió como argumento de la defensa la actuación de un ser sobrenatural como instigador de un crimen de sangre y como factor atenuante a la hora de dictar la sentencia. Al contrario de lo que puede intuirse en los tráilers, la película no centra tanto su atención en el mediático juicio, sino que más bien se interna en el mundo del satanismo valiéndose de los protagonistas para montar una historia que podríamos calificar como "detectivesca" dentro del mundo de lo sobrenatural.

Vera Farmiga (Godzilla: King of Monsters) y Patrick Wilson (Watchmen) vuelven a encarnar al entrañable matrimonio de parapsicólogos Lorraine y Ed Warren y sigue siendo "reconfortante" verlos juntos en pantalla hasta el punto de que es tan importante en la trama el terror como el amor. La hija del matrimonio, Judy Warren, ya fue interpretada por Sterling Jerins (Guerra Mundial Z) en las dos primeras películas de Expediente Warren y vuelve a repetir en el rol aunque su presencia es exigua.

La mejor adición al reparto es la del actor John Noble, que sigue teniendo una tremenda capacidad para emocionar como tantas veces ha demostrado ya y, a pesar de tener un pequeño papel, es devastador.

La película, eso sí, cambia de director: James Wan mantiene su rol de productor de esta nueva cinta del Warrenverso pero le pasa el testigo a Michael Chaves, que ya dirigió La Llorona y no es un extraño al género de terror. David Leslie Johnson-McGoldrick repite también como guionista tras co-escribir Expediente Warren: El caso Enfield pero en esta ocasión entrega un trabajo mucho más conclusivo y menos arriesgado. 

¿Tienes dudas sobre en qué orden ver las películas del Universo Expediente Warren? No hay problema, aquí te lo explicamos con pelos y señales:

Es probable que Expediente Warren: Obligado por el demonio sea la película más débil de la trilogía: no es que el guión no sea sugerente (aunque de "real" tenga poco) sino que se echa en falta algo más de enjundia dado que no presenta nuevos casos de los que ir tirando en próximas películas y la trama es muy conclusiva.

Los espectadores estamos llamados a empatizar más con los Warren, verdaderos protagonistas, que con las víctimas de las posesiones que terminan por convertirse un poco en la "atracción de feria" puntual de la película. Tampoco tenemos información adicional de los entes sobrenaturales, así que en ese plano, deja con ganas de más.

Por otra parte, se hacen constantes llamadas a las cintas precedentes (hay una visita al Museo del Ocultismo de los Warren, se nombra y se muestra a Annabelle hasta con cierto toque humorístico e incluso se menciona a los Perron) y del mismo modo se rinde homenaje a películas como El exorcista y desde luego no escatima en sustos estridentes, de modo que no defraudará a aquellos que busquen que se les acelere el pulso, pero las dos primeras daban en la diana de forma mucho más certera a la hora de sugestionar a los espectadores y ponerles los pelos de punta... por no decir tenían la capacidad de provocarte pesadillas.

En suma, Expediente Warren: Obligado por el diablo es una película de terror que cumple con las expectativas aunque quizás se quede un poco corta a la hora de generar verdadera ansiedad en la audiencia. Deja la sensación de cierre, a pesar de que el idilio con estos ficticios Ed y Lorraine Warren perdure.

Quienes quieran conocer algo más del caso real, en los títulos de crédito finales podrán ver fotografías y escuchar parte de las grabaciones obtenidas durante la investigación y el juicio. Esto, que generalmente en los dramas basados en hechos reales es un recurso para apuntalar ls historias, da cuenta de la enorme diferencia entre lo narrado y la historia real, que por desgracia terminó con la muerte violenta de una persona. Cada cual que saque sus conclusiones, pero nuestro consejo es disfrutar de la película como una muestra de entretenimiento puro y duro y evitar comparaciones odiosas.

Valoración

La tercera entrega de Expediente Warren (The Conjuring) es razonablemente satisfactoria: ofrece una nueva montaña rusa de sustos y es bastante imaginativa, aunque no resulta tan sugerente y aterradora como las dos anteriores ni presente nuevos casos para desarrollar en el futuro.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Vera Farmiga y Patrick Wilson, que siguen dando cuenta de una brutal química en pantalla y entregándose en cuerpo y alma a sus personajes.

Lo peor

La historia es muy cerrada y no consigue introducir nuevos elementos de interés. No es tan aterradora como las dos películas anteriores.

Y además