Ir al contenido principal
Fantasmas
Análisis

Crítica de Fantasmas, una comedia sobrenatural hilarante

Crítica de Fantasmas (Ghosts), una comedia sobrenatural hilarante dirigida por Tom Kingsley que Movistar+ estrena en España el próximo 26 de febrero de 2021.

Si buscas diversión, Movistar+ te la va a ofrecer a partir del 26 de febrero en Seriesmanía gracias a la emisión de Fantasmas (Ghosts), una de las comedias británicas más celebradas de los últimos tiempos que debutó con una primera temporada de seis episodios en 2019 y que en España, aún está inédita.

Es más, cuenta con una segunda de siete episodios y ha sido renovada por una tercera cuyo estreno se espera este mismo año, así que las risas parecen estar garantizadas por más tiempo. Se emitirán dos episodios cada viernes.

Entre sus grandes virtudes está la de ser una serie muy poco exigente: estamos ante una comedia de situación muy blanca en la que impera el humor absurdo y en la que, eso sí hay que valorarlo muy bien, el guión resulta tan ingenioso como sorprendente.

En Fantasmas, Alison (Charlotte Ritchie¡Llama a la comadrona!) y Mike (Kiell Smith-Bynoe, Hilda) están hartos de buscar casa, pero solo encuentran tugurios caros que no satisfacen sus necesidades. Repentinamente Alison hereda la Mansión Button House, una magnífica construcción que, por desgracia, se cae a pedazos.

A pesar de todo, la pareja ve en ella un puente hacia cierta estabilidad económica. Su plan será arreglarla para convertirla en un hotel de lujo. Lo que no saben es que, en realidad, ya está llena de inquilinos... ectoplasmas. Allí conviven un sinnúmero de espíritus que se han  ido quedado atrapados después de morir a lo largo de los siglos.

Entre ellos conoceremos a un poeta del Romanticismo, una aristócrata georgiana, un político envuelto en un escándalo sexual, un líder scout, un oficial del ejército que luchó en la Segunda Guerra Mundial, un cavernícola, un decapitado de la época de los Tudor, una mujer de la época eduardiana quemada en la hoguera por bruja. Cada uno, fallecido en circunstancias que marcan su forma de convivir con los demás.

Decididos a frustrar los planes de Alison y Mike para seguir con sus vidas fantasmales sin mayores sobresaltos, el excéntrico grupo tratará de asustarlos, aunque sus dotes para mover cosas o hacer tintinear las luces se antojan insuficientes.

Tras varios intentos fallidos, el único de ellos capaz de tocar objetos físicos, empuja a Alison por la ventana. Cuando despierta dos semanas más tarde de un coma inducido, Alison descubre que Mike ha firmado un préstamo para realizar las onerosas reparaciones y que ella puede ver y oír a los fantasmas. 

El punto de partida es bien divertido, pero es que la descripción de los personajes ya es de traca, además de que muchas caras os resultarán familiares:

  • Matthew Baynton (Tú, yo y el apocalipsis), como Thomas un joven poeta romántico fallecido tras recibir un disparo en un duelo.
  • Simon Farnaby (Horrible Histories), como Julian, miembro del Parlamento que murió con los pantalones bajados en mitad de un escándalo sexual en los 90.
  • Laurence Rickard (Yonderland) en un doble papel como Robin el cavernícola, y Humphrey, un noble decapitado en la época de los Tudor.
  • Jim Howick (Sex Education) como Pat, un líder de los scouts que murió en los 80 alcanzado accidentalmente por una flecha de uno de los niños exploradores de su equipo.
  • Martha Howe-Douglas (The Office), como la aristócrata de la época eduardiana Lady Fanny Button, que repite su muerte cayendo por una ventana.
  • Ben Willbond (The Thick of It), como El Capitán, un oficial de la Segunda Guerra Mundial.
  • Lolly Adefope (Miracle Workers), como Kitty, una noble georgiana algo ingenua.
  • Katy Wix (Torchwood), como Mary, una joven quemada en la hoguera por bruja.

 A favor de Fantasmas rema el hecho de que resulta muy original y "fresca". Las situaciones que viven humanos y almas errantes son muy teatrales y, aunque hay efectos especiales, no se abusa de ellos para que sea la comedia la gran protagonista.

Lógicamente, una vía de hilaridad es el hecho de que cada fantasma pertenezca a una época distinta, y que por tanto tenga una determinada manera de hablar, moverse y comportarse que "choca" con los demás y su moralidad.

También se juega de maravilla con lo que pueden y no pueden ver los protagonistas: aunque a veces crean estar solos en una estancia, nosotros, espectadores, como omniscientes criaturas, podemos ver el conjunto, con espacios atestados y conversaciones paralelas, algo a lo que Alison también comienza a ser receptiva tras su accidente y que la lleva, incluso, a ser requerida para actuar de "puente" entre los muertos y los vivos.

En suma, Fantasmas se merece vuestro tiempo. Tiene momentos descacharrantes y sabe trenzar situaciones de tensión y de humor. Así, aunque a veces parezca deslizarse hacia el terror, se alivia de inmediato con una situación absurda que consigue su objetivo: que unas cuantas ingeniosas líneas del guión escrito por los creadores Matthew Baynton, Simon Farnaby, Martha Howe-Douglas, Jim Howick, Laurence Rickard y Ben Willbond (son tan numerosos como los personajes), sorprenda, estimule para ver más y sobre todo nos divierta. Larga vida a la comedia... de hecho, que llegue hasta más allá de la muerte.

Valoración

Movistar ha fichado una de las comedias británicas más celebradas de los últimos tiempos que este año estrenará su tercera temporada. Muy recomendable y divertida.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Su humor absurdo, la puesta en escena teatral y las vueltas que da la trama. Resulta muy original y refrescante.

Lo peor

Hay que pillarle el punto al humor y dejarse llevar por la narración al principio: la buena noticia es que merece la pena.

Y además