Ferdinand
Crítica de Ferdinand, que muestra Madrid en formato animado. Dirigida por Carlos Saldanha adapta "The Story of Ferdinand" del escritor americano Munro Leaf. En cines a partir del 22 de diciembre de 2017.

Considerada como la mejor obra del escritor americano Munro Leaf, "The Story of Ferdinand" fue escrita en 1936 por puro capricho e ilustrada por Robert Lawson. Poco sabían del revuelo que iban a causar con este libro infantil en el que el protagonista era un toro que se negaba a pelear y prefería oler flores a embestir en la plaza.

Su alegato pacifista entró en el radar del fascismo una vez que salió a la venta, nueve meses antes del estallido de la Guerra Civil española, y fue prohibido no solo en España sino también en varios países en la misma órbita ideológica. Esta rápida politización hizo que por contra se convirtiera en un símbolo para los partidos de izquierdas, llegando a ser incluso uno de los libros promovidos por los círculos prosoviéticos.

¿Te interesa la película? Descubre el libro

Ateniéndonos estrictamente a lo artístico, que es lo que nos atañe e interesa, Disney adaptó el cuento en el formato de cortometraje animado en 1938. El toro Ferdinando ganó el Oscar ese año consiguiendo unánimes críticas positivas y mostrando cierta incomprensión y desconocimiento hacia el mundo de la tauromaquia (un mundo que a mí también se me escapa, he de reconocer), algo que se repite una vez más en Ferdinand, esta nueva versión animada en forma de largo esta vez, que llega a nuestras pantallas estirando la historia para aportarle mucho sentido del humor y restarle hierro. El tema no puede ser más sensible, pero su tratamiento es bastante cuidadoso hasta los últimos momentos, siguiendo la estela el material de base. Al fin y al cabo hoy día es mucho menos arriesgado dirigirse a un público mayoritariamente animalista, que hará de esta película su bandera con suma facilidad.

VIDEO

Ferdinand - Tráiler de la película animada con mensaje antitaurino

¿De qué trata la película?

Ferdinand es un toro sensible y nada guerrero. Él no es como los demás toros, que se pasan el día rebufando y corneándose los unos con los otros. Ferdinand prefiere oler las flores, sentado debajo de una encina, en lugar de competir en fiereza con los otros toros. No es cobarde, simplemente es pacifista, y debido a su fascinación por la naturaleza, se niega a luchar. 

Como vive en España, allí, el sueño de todo toro es que le dejen participar en las corridas de Madrid. Pero esto no le interesa en absoluto a Ferdinand. Claro que todo cambiará el día en que se lo lleven a torear, cuando le capturen por ser el toro más grande, fuerte y rápido de toda la ganadería, y le obliguen a entrenar para combatir. Decidido a regresar con su familia, Ferdinand se unirá a un grupo de inadaptados con los que vivirá una gran aventura. ¿Conseguirá Ferdinand cambiar su destino?

Esta película de animación está dirigida por el director brasileño Carlos Saldanha, responsable de películas como Rio (2011), Ice Age 3: El origen de los dinosaurios (2009) y Robots (2005). 

Si tenéis ocasión de ver la película en su versión original podréis escuchar a los actores John Cena, Kate McKinnon, Bobby Cannavale, Gina Rodriguez, Anthony Anderson, Sally Phillips y a Miguel Ángel Silvestre.

Padres y pedagogos, os toca hacer los deberes

Como en toda ocasión en la que se pone el foco en un tema delicado, la labor de los adultos que acompañamos a los niños al cine es, al menos, la de documentarnos de la mejor manera posible para poder responder las preguntas de la gente menuda y darles una visión lo más amplia posible de la realidad retratada en pantalla.

Si fuésemos capaces, como hace la propia película, de desprendernos de todo su calado político y de ver la historia desnuda, como seguramente hará la desprejuiciada mirada de un niño, podríamos quedarnos con la simple aventura de un grupo de animales, pero teniendo en cuenta que su destino es o bien el matadero para convertirse en filetes o la plaza de toros para ser obligados a pelear y ser asesinados a la postre de forma vil por un individuo materialista, iletrado y feo, es evidente que hay que armarse de información y dar alguna que otra explicación durante y después de la película para limarle el maniqueísmo.

El encendido debate entre aficionados a la tauromaquia y animalistas está servido. Y si queremos ser algo justos, tendremos que recabar algunos datos para que comprendan algo que les es tan ajeno (casi marciano) como una corrida de toros. No se trata de que nos remontemos a los fenicios y a su salto del toro pero quizás sí que hay que dar algunas explicaciones acerca de cómo viven los toros destinados al ruedo, de dónde procede la tradición y de hasta qué punto la sociedad está preparara y auspiciando cambios en ella puesto que cada día somos más conscientes de los derechos de los animales. La simplificación es amiga de la ignorancia y no queremos criar ignorantes, sino librepensadores, así que esta película, que a priori cuenta con todos los ingredientes para hacernos pasar una agradable tarde en familia, puede ser también una semilla para profundizar un poco más en realidades complejas.

En el apartado técnico no se le puede poner un pero a Ferdinand: es perfecta con unos detalles alucinantes en lo que atañe a texturas, iluminación y acabado visual. Luego hay personajes que funcionan mejor que otros: mientras que los toros de la ganadería parecen estar mejor delimitados, tenemos una cabra que despierta menos simpatía y unos caballos afeminados de acento francés que se atragantan bastante.

Por lo demás destaco de forma muy positiva el retrato animado de Ronda y de Madrid que aporta Ferdinand, con obvias concesiones a la fantasía en la recreación de la plaza de las Ventas. Hay una labor detrás, muy pormenorizada, para mostrar las calles, las tiendas incluso e las inyecciones de asfalto en las carreteras que nos hará percatarnos del nivel de detalle y precisión que se ha buscado para enmarcar de forma muy respetuosa una historia en la que las señas de identidad culturales son claves.

Ya de forma más general, el mensaje es muy positivo: tenemos a un personaje abocado a un final cierto que escapa a su suerte consiguiendo ser dueño de su propio destino. Nos lo han contado muchas veces, pero puede que no de una forma tan emocionante como la del último tramo de esta película que con razón se ha colado entre las preseleccionadas a los Oscar como mejor película de animación. Es muy fácil que nos niños adoren a Ferdi y nunca es tarde para aportar algo de luz a una realidad que pide a gritos cambios. Como poco hay que alabarle el riesgo a los creadores.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Con corazón y diversión, Ferdinand adapta "The Story of Ferdinand" del escritor americano Munro Leaf. Su mensaje ecologista y pacifista sigue a la orden del día y, si bien requerirá un esfuerzo extra por parte de los adultos hacerle entender ciertas cosas a los niños, es probable que estos la reciban esta aventura con toda la naturalidad del mundo.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El diseño de personajes y la exhaustiva recreación de Madrid en formato animado. El trasfondo es muy blanco, perfecta para un visionado navideño.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se aprecia a veces que es un corto alargado: la acción tiene altibajos. Hay alguna que otra dificultad a la hora de mostrar la cultura española.
Hobby

68

Aceptable

Y además

Ferdinand (2017)

Lanzamiento:

Argumento:

Ferdinand es una película de animación basada en la vida de un toro salvaje que se estrena en España el 22 de diciembre de 2017. La sinopsis de Ferdinand es de lo más interesante, ya que plantea el dilema de la tauromaquia. Además, la aventura se desarrolla en España, concretamente en Madrid. Ferdinand es un toro atípico que ama la naturalez...