Los Gemstone
Análisis

Crítica de Los Gemstone, la nueva comedia irreverente de HBO

Por Raquel Hernández Luján

¡Aleluya! HBO ha lanzado hoy mismo Los Gemstone (The Righteous Gemstones) una comedia irreverente protagonizada por John Goodman, Danny McBride, Edi Patterson y Adam Devine que no debes perderte.

Hoy aterriza en HBO la serie Los Gemstone (The Righteous Gemstones) con su primer episodio, en el que nos presenta a una adinerada familia de telepredicadores dedicados a la difusión de "la palabra del señor" y de paso a la sustentación de una fortuna alrededor del negocio millonario de la Iglesia baptista. Se trata de uno de los estrenos destacados de la semana y que os recomendamos como una de las mejores opciones seriéfilas.

Aprovecha el periodo de prueba de Amazon Prime Video para disfrutar de las mejores series y películas de su catálogo... ¡Totalmente gratis!

Como suele ser habitual, la plataforma lanzará un episodio por semana, cada lunes, hasta completar la primera temporada compuesta por nueve en total. Para la realización de esta reseña hemos podido acceder a los seis primeros, si bien en formato no definitivo, como "work in progress" a falta de la adición de la banda sonora definitiva, los últimos retoques de audio e incluso algunos efectos especiales que rejuvenecerán al personaje de Goodman para que podamos conocer su pasado. En cualquier caso, es más que suficiente para poder ver el tono general de la serie, su argumento general y sus peculiaridades estilísticas, en las que influye esencialmente el trabajo de Danny McBride, alma del proyecto.

Tras trabajar previamente para HBO creando Cuesta abajo y sin frenos y Vice Principals, McBride produce, escribe y dirige algunos de los episodios de Los Gemstone, además que coprotagonizar la serie junto a John Goodman, Edi Patterson y Adam Devine.

Juntos conforman el núcleo duro de esta atípica comedia, en la que Goodman encarna a Eli Gemstone, el patriarca de una familia que no solo cuenta con su propia flota de aviones nombrados "El padre", "El hijo y "El espíritu santo" sino también con tres vástagos (Jesse, Kelvin y Judy) que no se soportan entre sí y que se pelean constantemente para su desesperación.

Para más INRI, todos tienen mucho que ocultar, empezando por Jesse, que se ve obligado a crear toda una red de mentiras cuando un grupo que tiene grabaciones suyas empieza a chantajearlo. Si no quiere que su esposa, sus hijos y toda la comunidad conozcan su pasado reciente de alcohol, drogas y sexo, tendrá que conseguir un millón de dólares.

En Los Gemstone, todo es objeto de chanza y eso es algo a agradecer: desde el enconado machismo que rige las relaciones familiares (la hermana relegada de toda función relevante en el grupo, la esposa que necesita la autoridad del marido para hablar o la recurrente forma de referirse a ellas como "baby dolls") hasta lo cafres que pueden ser todos los personajes en un momento dado ya sea dejándose llevar por sus instintos más bajos o dejando bien claro que nunca serán el ejemplo que pretenden de cara a la masa.

Además, su relación con iglesias vecinas es de absoluta rivalidad, de una forma muy parecida a la que rige las mafias de otros sectores. Claro está que todo requiere para ellos de un fortísimo aparato publicitario, algo de lo que McBride se cachondea especialmente. Un buen ejemplo es el espectáculo del tour en el que baten el récord de bautizos en 24 horas pero hay otros tantos ejemplos como la gala de bienvenida a los refugiados o las tareas para recuperar a jóvenes con conductas autodestructivas. En fin, hay que ver la serie y echarle un ojo a los individuos reales en los que se inspiran los de esta ficción satírica para echar las carcajadas con más ganas porque no distan tanto de la realidad.

Todo está cuidado al detalle: desde la kitsch representación estética de la ostentación abigarrada y cursi con la que se adornan las viviendas y los atuendos de esta familia plagada de "joyas" hasta la propia elección de los encuadres para agrandar aún más el fastuoso mundo en el que se mueven como si fueran los amos del mundo.

Los Gemstone

Desde el cuarto episodio entra en escena además Baby Billy Freeman, el hermano de la difunta esposa de Eli Gemstone encarnado por Walton Goggins (Lee Russell en Vice Principals) y, a partir de ese momento, todo se amplifica aún más. McBride tira con bala para derribar el templo sagrado de la hipocresía, algo muy necesario en un momento en el que el cinismo parece haberse instaurado en nuestras vidas como revulsivo.

Esperemos que Los Gemstone hayan llegado para quedarse y que la serie sepa hacerles justicia a unos personajes que, de momento, tienen momentos hilarantes. A destacar las interpretaciones de Edi Patterson y el propio McBride cuya caracterización y forma de moverse es de por sí de traca. 

Valoración

Repleta de mala uva y humor corrosivo, Los Gemstone es una comedia atípica y adulta que dispara con bala a los telepredicadores corruptos capaces de levantar un imperio haciendo lo contrario de lo que aconsejan.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

¡John Goodman, claro! También la galería de personajes y la disparatada trama que hace que cada episodio concluya con un giro de guión imprevisible.

Lo peor

No todos los los gags funcionan con la misma eficiencia: a veces el ritmo se atasca un poco y otras no sabes a dónde te quiere llevar tanto disparate.

Y además