Ir al contenido principal
Hi Score Girl
Análisis

Crítica de Hi Score Girl, el anime sobre videojuegos en Netflix

Hi Score Girl, el anime de comedia romántica de Netflix, acaba de crecer un poquito más con la llegada de 3 episodios extra. Los 15 actuales bucean en las relaciones del protagonista pero, sobre todo, en los grandes videojuegos que nos marcaron en los años 90. ¿Recordáis cuando flipasteis con Street Fighter II por primera vez?

La cultura de la animación japonesa siempre ha ido de la mano de la de los videojuegos de una forma u otra, pero en pocas ocasiones lo ha hecho de forma tan estrecha como con Hi Score Girl, la serie anime que ya podéis ver en Netflix. Basada en el manga homónimo de Rensuke Hoshikiri, de 2013, nos lleva hasta 1991 y cuenta la historia de Haruo, un chaval bastante vago en los estudios, pero fervientemente dedicado a la cultura de los videojuegos, ya sea en las consolas o en los salones recreativos. De repente, una chica misteriosa y callada consigue ponerlo contra las cuerdas en su juego predilecto, Street Fighter II.

Conoce mejor la historia de los videojuegos con este libro

A partir de ahí, en este anime de Netflix se desarrolla una rivalidad en la que Haruo mira con cierto recelo, pero también admiración a Akira, la chica. Para él, todo se basa en estar a la altura de su nueva rival, pero... ¿Habrá otros sentimientos detrás de todo ello ? Uy, uy, uy... Al avanzar la trama, una nueva chica, Koharu, también parece tener un talento natural para los videojuegos y se siente inmediatamente atraída por Haruo, por lo que se esforzará por entender mejor la cultura del gaming, a pesar de que nunca le había interesado.

Con este triángulo como base de la historia, el espectador va avanzando a lo largo de los años, de tal forma que no solo vemos cómo evolucionan sus relaciones, sino a propia industria de los videojuegos. Así, gracias a Hi Score Girl revivimos la llegada de Super Nintendo, la presentación de Super Street Fighter II en los salones recreativos o el lanzamiento de Saturn y PlayStation. El manga original y, por tanto, la serie, son exhaustivos en la recreación de ciertos aspectos, como los trucos de los expertos en Street Fighter a la hora de contraatacar a cada personaje, los matices en las versiones que se lanzaron de Final Fight, las versiones de cada consola que se pusieron en el mercado...

Los tres episodios que acaban de llegar a Netflix siguen la historia de esta primera temporada de Hi Score Girl, que originalmente había arrancado en diciembre de 2018. Con ellos, podemos ver nuevos juegos icónicos, como Fighting Vipers o RPG Maker... ¡Y ojo al duelo de Darkstalkers que nos espera! En total, ya hay 15 episodios disponibles.

No hay ningún momento en el que la trama se vuelva muy compleja, pero desde luego sorprende ver la precisión con la que se dan detalles técnicos de las consolas o de la dinámica de algunos juegos (todos ellos, reales, por cierto). En ese sentido, los veteranos de aquella época no podremos evitar sonreír al ver cómo Haruo se emociona al ver la intro de Super Street Fighter II por primera vez o cómo se queda de piedra cuando ve seleccionar a Akuma en la versión Turbo por primera vez. ¡Es justo como lo recordamos de aquellos años!

Hi Score Girl

Para revivir con máximo detalle todo ello, Hi Score Girl incluye montones de planos extraídos directamente de los videojuegos, los cuales se han cuidado al milímetro (por ejemplo, cuando Haruo juega a Final Fight en Super Famicom, es justo esa versión, igual que cuando lo hace con Virtua Fighter en Saturn). Además, la imaginación de Haruo hace que dialogue con sprites de sus videojuegos favoritos. Sus diálogos imaginarios con Guile (y más adelante, con Zangief) son especialmente tronchantes.

Hi Score Girl

Por todo ello, podría parecer que esta serie de Netflix está pensada para un público treintañero, pero eso choca con la trama amorosa (o las andanzas de instituto, en general), que puede parecer un tanto simplona o buenaza para "perros viejos", en general. Bebe de otros clásicos como Love Hina o incluso I"S, pero centrándose en la parte más inocente de los amoríos adolescentes. Esos tramos tienen sus momentos interesantes y seguramente puedan tocar la patata de alguna porción del público, pero por lo general estaremos más pendientes de que nos cuenten el siguiente peldaño de la historia de los videojuegos.

Hi Score Girl

Esto puede tener un puntito de interés extra para el público occidental, ya que, al verse desde la perspectiva de un chaval japonés, somos testigos de fenómenos que no tuvieron lugar en nuestro territorio y solo conocimos a través de revistas: el auge de Turbografx en Japón, la llegada de nuevas entregas de Parodius, las máquinas recreativas enfrentadas en las que no veíamos a nuestro contrincante... Por cierto, hay que reconocer el mérito en la labor de adaptación, tanto en los subtítulos como en el doblaje, ya que se han preocupado de renombrar los conceptos para que coincidan con los que conocimos en occidente: Gouki es llamado Akuma en español, PC Engine es llamado Turbografx... Hay pequeñísimos errores (siguen llamando "Vega" al villano que conocemos como Bison en España o dicen "juegos de Polygon" en vez de "juegos poligonales", por ejemplo), pero en la gran mayoría de los casos hay un trabajo redondo de adaptación.

La estética de esta serie es muy sencillita y caricaturesca, como suele suceder con los animes de comedia romántica, aunque resulta curioso observar la apuesta por unos personajes 3D con un fuerte efecto cel-shading (imitación de dibujo tradicional en 2D, con colores duros y poco sombreado) sobre fondos tradicionales.

Hi Score Girl

Así pues, Hi Score Girl es un anime muy simpático y fácil de ver (son 15 episodios de unos 23 minutos de duración), que quizá no tenga una historia revolucionaria, que digamos, pero que sí nos sirve para que recordemos con cariño otra historia muy diferente de la que todos fuimos partícipes: la de la constante revolución de los videojuegos en aquellos locos años 90.

Valoración

Una comedia romántica del montón, pero se ve acompañada de un divertidísimo y completo repaso al legado de los videojuegos de los años 90 en Japón. Sabrá picar vuestra curiosidad retro.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Su divertida estética y las toneladas de referencias a momentos icónicos de la historia de los videojuegos.

Lo peor

La trama amorosa puede parecer algo sosa y predecible al público más veterano.

Y además