Ir al contenido principal
La higuera de los bastardos
Análisis

Crítica de La higuera de los Bastardos, con Karra Elejalde

Analizamos La higuera de los bastardos, la peculiar comedia dramática ambientada en tiempos oscuros dirigida por Ana Murugarren y protagonizada por Karra Elejalde, Carlos Areces, Pepa Aniorte, Jordi Sánchez y Mikel Losada.

En plena crisis sociopolítica nos llega una cinta que ahondará en una de las épocas más oscuras de la historia reciente. Ana Murugarren dirige La higuera de los bastardos, una comedia dramática basada en la novela La higuera de Ramiro Pinilla

Se van viendo más autores que se atreven a abordar acontecimientos de la Guerra Civil y la posguerra, algo que sin duda es de agradecer a la hora de conocer nuestro pasado para evitar repetirlo. Aunque La higuera de los bastardos no es estrictamente un drama, Murugarren juega con la seriedad y la comedia a partes iguales para crear esa mezcla tan intensa que conforma la película.

Las mejores películas de Karra Elejalde

Los días más oscuros

La higuera de los bastardos arranca en pleno final de la Guerra Civil, aquel lejano conflicto para algunos, desconocido (por suerte) para otros más jóvenes y obviado por otros. Ninguna guerra está libre de las atrocidades que se cometen en ella, pero cuando una guerra civil enfrenta a familias, vecinos y amigos, las barbaridades que tienen lugar se elevan a un exponente tan alto que es difícil de concebir para una mente sana.

Mikel Losada

Pues bien, la aventura se iniciará con uno de los "paseos" que organizaban algunos de los integrantes de la Falange cuando se encontraba o recibían un chivatazo de la presencia de "enemigos de la nación". Estos paseos tristemente célebres rompieron familias agravando más aún la catástrofe que había provocado la guerra.

La historia se centrará en Rogelio (Karra Elejalde), uno de los falangistas ejecutores en ese paseo que verá cómo un niño de 10 años le pone en jaque con una mirada cargada de venganza. La situación comienza a carcomer a Rogelio por dentro, y los "consejos religiosos" de Cipriana (Pepa Aniorte), la mujer del alcalde, tampoco mejoran la situación.

Una condición

Rogelio no tarda en descubrir que la única manera de apaciguar el ansia vengativa del pequeño niño es cuidando de un pequeño esqueje de higuera que éste ha plantado. Pero ello le ocupará las 24 horas del día. Los motivos por los que llega a esa conclusión... bueno, es mejor que los veáis en la película. La vida de Rogelio comienza a cambiar desde ese momento. Al no poder asumir sus responsabilidades como ejecutor y cuidar la higuera al mismo tiempo se verá obligado a escoger.

Ermo (Carlos Areces) mantendrá en todo momento su vista sobre Rogelio y lo que hace. Aparentemente no tiene muchas luces pero es traicionero como el que más, algo que no tardaremos en ver en el film. Al igual que Rogelio tiene un interés especial por la higuera.

Una dramedia muy diluida

Al igual que sucede por ejemplo con La vida es bella, La higuera de los bastardos combina dosis de comedia con drama. Sin embargo, mientras que en la película de Roberto Benigni sentimos una situación dominante de las acciones cómicas, en la cinta de Murugarren ambos géneros se entremezclan llegando en algunas ocasiones a ser difusos. Las apariciones por ejemplo de Benito (Jordi Sánchez) nos recordarán inevitablemente a Antonio Recio en La que se avecina. Hace poco hablamos con Jordi Sánchez tras su doblaje de La LEGO Ninjago película.

Carlos Areces

A medida que avanza la cinta, el tono general se va volviendo más desenfadado, aunque está muy lejos de un tono puramente cómico. La música compuesta por Adrián García de los Ojos y Aitzol Saratxaga también se suaviza, siendo mucho menos sobria que al comienzo, y alguna de las piezas llegará a ser incluso circense, pero sin florituras.

A medida que la trama avanza se van incorporando nuevos personajes a la misma, pero todos ellos estarán de paso. Se podrá apreciar la evolución física de la mayoría de los actores que vimos al comienzo de La higuera de los bastardos, aunque la mayoría quedará encasillada en un rol y una forma de ser y no variará, salvo el personaje de Karra Elejalde, que si experimentará una evolución notable.

Karra Elejalde

Casi toda la acción se desarrolla en un prado a las afueras de Getxo, por lo que la cinta de Murugarren no puede presumir de localizaciones increíbles, aunque las pocas que salen están muy logradas. La dirección de fotografía a cargo de Josu Ichaustegui cumple y tiene espacio para lucirse.

En definitiva, La higuera de los bastardos es una buena cinta, que quizás se hace algo pesada en algún pequeño tramo, pero sus protagonistas, y su equipo técnico cumplen con su cometido bastante bien. Se tocan temas delicados que algunos quieren olvidar y se honra la novela del ya difunto Ramiro Pinilla. Una apuesta acertada si te apetece ver algo que no sea lo mismo de siempre.

Valoración

Una comedia dramática bien estructurada en la que ninguno de los dos géneros que fusiona termina de destacar sobre el otro. Buenas interpretaciones por parte del elenco y mensajes importantes de entender en el trasfondo.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La evolución del personaje de Rogelio tanto personal, como físicamente. Buena caracterización de los diferentes personajes.

Lo peor

La historia parece quedar un poco coja cuando llega a su final, como si nos hubiera dejado cabos sin atar.

Y además