Crítica de La huérfana: primer asesinato, la precuela de la película de Jaume Collet-Serra

Orphan: First Kill

Crítica de La huérfana: primer asesinato, la precuela de la película de Jaume Collet-Serra con Isabelle Fuhrman regresando para interpretar a Esther (Lena).

Hay películas que sobresalen dentro de su género: La huérfana (2009) es una de ellas, no solo porque un caso real nos la trajera a la mente, sino porque por su tratamiento cinematográfico tenía algo especial, unos rasgos de autoría que la hacían original y diferente a otras propuestas, aunque estuviera lejos de la excelencia.

Hoy llega a los cines La huérfana: primer asesinato, una película que, a priori, parecía que nos mostraría el origen del personaje, qué hizo que se convirtiera en una asesina y tratar de sacar ventaja con su físico, pero lo cierto es que no es así: cuando la conocemos ya es implacable y está encerrada por haber demostrado ser muy peligrosa con anterioridad.

Así que, en realidad, nos narran su primer intento de hacerse pasar por otra persona, valiéndose de una identidad falsa y entrando así en el circuito de las familias de acogida. Eso sí, hay que tener muchas tragaderas para dar por buena la cadena de negligencias, incompetencias y saltos al vacío que dan los personajes, que se convierten en carne de cañón de forma demasiado fácil.

VIDEO

Tráiler de Orphan: First Kill, el regreso de Isabelle Fuhrman como la "niña" asesina

La huérfana: primer asesinato nos mete en los zapatos de una nueva terapeuta que comienza a trabajar en el psiquiático en el que está recluida Lena y donde está considerada como la paciente más mortífera y preocupante. 

Nada más entrar en la institución saltan las alarmas y el director del centro encierra a la psiquiatra en una sala en la que precisamente se encuentra Lena. Su comportamiento en amenazante y perturbador pero las cosas se pondrán aún más feas cuando, tras seducir a un guarda de seguridad, consiga escapar dejando tras de sí un rastro de sangre.

 

Lena consigue escapar e idea un plan: buscar a una niña parecida a ella y que haya desaparecido años antes para usurpar su identidad y vivir así cómodamente en Estados Unidos. Así, decide hacerse pasar por Esther, siendo acogida con los brazos abiertos por la familia que pensaba que su hija no volvería jamás.

Sin embargo, ciertos detalles delatarán que está interpretando un papel, lo que avivará las sospechas del entorno de la familia y hará saltar las alarmas. Pero lo que Lena no puede llegar a imaginar es que su nueva madre está dispuesta a cualquier cosa para proteger a su familia y mantenerla unida.

VIDEO

Próximos estrenos de terror, ¡a morirse de miedo!

La huérfana: primer asesinato es una película entretenida digna de una buena sobremesa, pero es imposible tomársela en serio teniendo en cuenta las licencias que se toma desde el primer momento.

A su favor rema el propio personaje, que resulta hipnótico y conserva parte de su misterio, así como un loco giro de guión hacia la mitad de la película que nos hace replantearnos todas las relaciones de poder; en contra obra el hecho de que se ha perdido ese sello autoral del que hablábamos al comienzo y que ya conocemos al personaje... y nos extraña mucho que engañe a nadie.

Y eso a pesar de que resulta ingeniosa la utilización de pintura que solo se ve con luz negra para mostrar "la cara oculta" de los cuadros. Es una obvia referencia a lo que esconde nuestra protagonista, si bien nos quedamos con las ganas de quitarle todas las capas para comprender de dónde proviene y por qué es como es.

La huérfana: primer asesinato

A nivel técnico, La huérfana: primer asesinato tenía un reto enorme: que la protagonista, que ahora tiene 25 años "colara" haciéndose pasar por una niña como cuando tenía 10. Isabelle Fuhrman le imprime a su personaje toda la malévola energía que necesita, pero los "trucos" para rejuvenecerla solo funcionan a veces: se nota cuándo se usan dobles y los retoques de su rostro, más alargado y maduro.

Desde luego, si el espectador entra en la película y "compra" determinados preceptos del guión, que tiene momentos realmente absurdos, no va a tener reparos en asimilar como aceptables los efectos especiales y la caracterización de Fuhrman, pero quien busque algo más serio se va a topar con una cinta solo pasable e inverosímil que respira para explotar el éxito de la primera de forma algo torpe.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Razonablemente entretenida pero sin el encanto y el misterio de la primera, esta precuela consigue mantener el interés poniendo al personaje principal contra las cuerdas de una forma inesperada.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El loco giro de guión que hay a mitad de metraje y reconduce toda la historia. El juego con las pinturas visibles con luz negra.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es una película sin sello autoral, que lo fía todo al reencuentro con el personaje y lo arrastra a situaciones imposibles.
Hobby

60

Aceptable

Y además