I am Mother
Análisis

Crítica de I Am Mother, la película de ciencia ficción de Netflix

Por Daniel Quesada

¿Puede un robot criar a un humano? ¿Qué le enseñará, exactamente? La nueva película de Netflix os interesará si sois fans de la ciencia-ficción con un puntito perverso.

Los amantes del cine de ciencia-ficción estamos de enhorabuena gracias a la llegada de una pequeña joyita al catálogo de Netflix. I Am Mother es una de esas películas que apuestan por la sci-fi más pura, basada en una historia relativamente sencilla que se cimienta sobre un entorno muy simple. La mayoría de la acción tiene lugar en una misma instalación.

Compra Ex Machina, otra película de ciencia ficción similar

La historia de I Am Mother nos lleva a un futuro en el que algún tipo de desastre parece haber acabado con la gran mayoría de la población humana. En algún punto de la tierra, lo que parece una enorme instalación científica almacena miles de embriones humanos. A su cuidado, solo hay un robot, que al comienzo de la película saca uno de ellos del contenedor e inicia su gestación. Una vez nace el bebé, el robot se encarga de criarlo. Cuando el bebé ha pasado a ser una adolescente, comienza la acción principal de la película.

El robot se llama a sí mismo Madre y la niña es, simplemente... Hija. Ella solo ha conocido a Madre durante toda su vida, que la ha enseñado a valerse por sí sola, a tener conocimientos médicos y tecnológicos avanzados... Pero solo puede valerse de sus habilidades en la instalación, porque Madre le ha dicho que fuera el ambiente es letal para los humanos. De repente, una mujer llama a la puerta de la instalación. Dice que ha sido disparada y necesita asistencia médica urgente...

I am Mother

No os diremos nada más sobre la historia, pues parte de la gracia de I Am Mother está en dejarse llevar por los acontecimientos y poner el cerebro a centrifugar con los constantes giros de guión, que hacen dudar todo el rato a Hija acerca de qué es lo correcto. ¿No se suponía que no había más humanos? ¿La recién llegada miente, tiene alguna intención malvada? ¿Qué más ha ocultado Madre todo este tiempo?

No se trata solo de ir averiguando qué esconde la historia, sino también de disfrutar de ciertos debates filosóficos tan propios del cine de ciencia-ficción: ¿quizá es la mentalidad más fría y práctica de los robots la acertada? ¿Qué supone de verdad ser una madre? ¿Lo que pasa al final es "lo correcto"? Precisamente, el final de I Am Mother también os deje pensando un poco sobre qué ha pasado en realidad. Todas las pistas están ahí, pero es cierto que en pequeños aspectos tendremos que atar nosotros los cabos de la historia, lo cual puede parecer un poco tramposo a algún espectador. Para nosotros, da un cierto aire de misterio que resulta interesante.

I am Mother

Desde luego, las casi dos horas que dura esta película de Netflix pasan rápido, porque el ritmo, los misterios y los diálogos con Madre son atractivos e intrigantes. A todo ello ayuda una puesta de escena sencilla pero efectiva, con escenarios fríos, amplios y eliminados con la sobriedad de una 2001: Una Odisea del Espacio o la más reciente Ex Machina, con la que guarda muchas similitudes. Pero también es importantísima la actuación de las dos actrices protagonistas, Hilary Swank (a la que recordaréis por Million Dollar Baby y que aquí interpreta a la misteriosa mujer) y, sobre todo, una jovencita Clara Rugaard encargada del complicado papel de Hija. Ella tiene que enfrentarse a algunos momentos de consternación y sufrimiento muy extremos, en los que se entrega por completo.

I am Mother

Para ser la película inicial de Grant Sputore (que se había fogueado con episodios de TV y algún corto), el resultado es claramente notable. Aquí hay una historia completa, interesante y un poquito perversa, que utiliza los mecanismos más explotados del cine de ciencia-ficción, pero que sabe aprovecharlos para atrapar al espectador. Por momentos, algunos diálogos corren el riesgo de volverse demasiado melodramáticos, pero el conjunto es una historia muy recomendable para cualquier fan de la sci-fi, para que seguramente grite al final... ¡Ay, madre!

Valoración

Una muy meritoria narración de ciencia ficción, que nos hace pensar en que muchas grandes tragedias son solo una cuestión de perspectiva.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Que narra una historia muy atractiva con muy pocos recursos. La actuación de las dos protagonistas.

Lo peor

En ciertos momentos, los efectos especiales no están a la altura. Has de atar cabos por tu cuenta, lo cual parecerá un "acto de fe" a algunos.