Crítica de Infiniti: la miniserie de ciencia ficción AMC+ que se pone en guerra con el universo

Infiniti

Crítica de Infiniti, miniserie de AMC+. Una producción de ciencia ficción francesa, dirigida por Thierry Poiraud y con guion de Stéphane Pannetier y Julien Vanlerenberghe, que está protagonizada por Céline Sallette y Daniar Alshinov, entre otros. El estreno de Infiniti en AMC España fue el 20 de octubre de 2022.

Un astronauta en la Estación Espacial Internacional grita el nombre de una mujer unos segundos antes de colisionar y perder el contacto con la Tierra. Los cadáveres sin cabeza de la tripulación aparecen en distintas localizaciones, pero la estación sigue en marcha. Así despierta Infiniti, la nueva miniserie de ciencia ficción de AMC+.

De producción francesa, Infiniti es una serie de seis episodios que explora temas como la religión, la existencia, el tiempo y la física cuántica sostenidas por el eterno conflicto ruso-estadounidense durante una misión espacial.

Sería demasiado atrevido considerar que estamos ante uno de los lanzamientos del género de ciencia ficción que podría colarse de refilón entre los más interesantes del año, sobre todo después de propuestas como El hombre que cayó a la Tierra, pero también tiene su atractivo.

Como decíamos, la trama de la serie gira alrededor de un accidente en la Estación Espacial Internacional (ISS) sobre el que corre una sospecha de sabotaje. Después de una maniobra de urgencia de uno de sus tripulantes, su cadáver aparece encerado y decapitado en un edificio de Kazajistán... mientras se comunica con la central desde la Estación.

Anna Zarathi es una astronauta que fue retirada de la misión debido a un grave problema de salud y se convierte en una de las principales fuentes de información de la investigación al ser el nombre que pronuncia Anthony Kurz, el astronauta cuyo cadáver acaba de ser encontrado, antes del accidente.

VIDEO

Avance de los estrenos de Netflix en octubre de 2022

Junto a Isaak, un policía kazajo apartado del cuerpo, tratarán de resolver un misterio que podría dar la vuelta a nuestra propia existencia. 

Cada capítulo nos adentrará un poco más en el vórtice existencial de dos tramas que terminarán confluyendo: la investigación de un policía kazajo sobre los cuerpos encontrados y el aumento de la tensión entre rusos, estadounidenses, franceses y chinos por salvar a la tripulación que sigue a la deriva.

Una propuesta de ciencia ficción interesante... con peros

El capítulo piloto cierra con una línea absolutamente «banger», que dicen los modernos: "El espacio es una guerra, y en la guerra tienes que luchar", cuando descubrimos las principal guinda del pastel para el misterio que supone la coexistencia del mismo astronauta en dos puntos distintos.

En la ficción, igual que en el espacio, también tienes tus enemigos a los que enfrentarte: las expectativas, el ritmo y el alcance pueden ser algunas de las principales incógnitas a resolver por parte de los productores. Y aquí tienen trabajo.

Infiniti

No vamos a tardar mucho en descubrir que sus 50 minutos de duración por capítulo pueden ser muy largos. La serie invita constantemente a la reflexión, a la pausa. Quiere tomarse su tiempo para caldear la resolución, para que sea el espectador el que se pierda junto a los protagonistas.

Ese será el primer asteroide con el que tendrán que lidiar sus espectadores: el ritmo. Ya sabemos del debate alrededor de los tiempos en este avasallamiento constante que vivimos con películas y series brotando sin cesar en las 250 plataformas a las que estamos suscritos, por lo que el tiempo se vuelve un artículo de lujo.

Eso no significa que un ritmo lento suponga una pérdida de tiempo. Infiniti cabalga entre ambos extremos. El misterio y un presupuesto atípicamente elevado para la producción le permiten mantener el interés narrativo como para que esa parsimonia alimente una atmósfera que funciona.

Mejores libros de ciencia ficción que puedes leer: estos son los ganadores de los Premios Hugo

Libros

Al mismo tiempo, es inevitablemente un obstáculo para los menos interesados por el género, que pueden encontrar en ella cierta falta del carisma mediático al que están habituados.

La mezcla de géneros entre el thriller político y la ciencia ficción es ciertamente enriquecedora. Por mucho que estemos aburridos de los estertores de la Guerra Fría, ese maniqueísmo entre ambos países es una fuente inagotable que parece hecha a medida para el cine y las series.

Ahora bien, si eres de los que espera que el drama transcurra en el espacio con la tripulación... puedes ir haciendo las maletas. El conflicto termina siendo más terrenal, dejando el sci fi para los planteamientos de sus personajes.

No esperéis, sin embargo, que esa terrenalidad más literal suponga menos complejidad para la trama, porque estamos ante el caso diametralmente opuesto: la infinidad de temas que pretende tocar acaban siendo tan inabarcables que tenemos que achacarle más ambición de la que se puede permitir.

Infiniti

Su fortaleza reside en la oposición de los más sencillos: escepticismo y fe, ciencia y religión, bien y mal. Eso de meter todos los ingredientes en la olla termina pasándoles factura, creando más confusión de la que finalmente puedan resolver con precisión.

La ficción francesa opta en ocasiones por matar moscas a cañonazos; la resolución de obstáculos de la trama se resuelve con reacciones disparatadas en más ocasiones de las que nos gustaría recordar.

Sus diálogos, aunque hacen un gran esfuerzo por no convertirse en una insoportable retahíla de tecnicismos, son forzados para introducir una información que el propio espectador debería ser capaz de deducir. Dudar de tus propios espectadores genera, irónicamente, más dudas.

Aun así, Infiniti ofrece una trama interesante con un trasfondo político que baila en sintonía con sus principales resortes narrativos, por lo que hay mucho que celebrar en el futuro de la ciencia ficción.

Su perspectiva alejada de la comercialidad de Hollywood será refrescante para unos y menos atractiva para otros, pero el resultado mantiene las principales costuras lo suficientemente firmes como para que nos pueda crear cierta fascinación por su desarrollo.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Infiniti es una apuesta más del 2022 por la ciencia ficción utilizando el thriller político como vehículo de temas como la religión, el escepticismo y la ciencia, pero su intento por tener una envergadura más compleja lastra sus posibilidades con el gran público.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una miniserie que aporta frescura a la ciencia ficción con una trama que sobrevuela temas fascinantes.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Intenta abarcar más de lo que puede permitirse y su resolución deja expuesta cierta imprecisión narrativa.
Hobby

68

Aceptable

Y además