La influencia
Análisis

Crítica de La influencia, la película de terror del debutante Denis Rovira

Por Raquel Hernández Luján

La influencia es una película de terror en la que se dan cita la brujería y el drama familiar. Supone el debut de su director y cuenta con un elenco formado por Manuela Vellés, Maggie Civantos, Claudia Placer y Emma Suárez. En cines el 21 de junio de 2019.

Se pueden decir muchas cosas de La influencia pero, por desgracia, pocas buenas. Y eso a pesar de que hay talento delante y detrás de la cámara... La película está basada en la novela homónima de 1988 de Ramsey Campbell, uno de los grandes maestros del relato de terror contemporáneo cuyo nombre le será especialmente familiar a los seguidores de Jaume Balagueró dado que sus películas Los sin nombre y El segundo nombre están basadas en sus relatos.

Cuenta además con un guión escrito por Denis Rovira Van Boekholt, Daniel Rissech y Michel Gaztambide, escritor y guionista ganador del Goya por No habrá paz para los malvados.

Aprovecha el período de prueba de Amazon Prime Video para disfrutar de las películas y series de su catálogo... ¡gratis!

Aunque supone el debut de Denis Rovira como director en el mundo del largometraje, el cineasta venía apadrinado por una trilogía de cortometrajes de género fantástico Angel, Lazarus taxón y El grifo (estos dos últimos premiados en distintos certámenes) que nos permitía tener ciertas esperanzas de estar ante una solvente cinta de miedo. Nada más lejos.

¿Cuántas películas de terror comienzan con una mudanza? Hemos perdido la cuenta. El caso es que Alicia (Manuela Vellés) regresa a su hogar familiar para socorrer a su hermana Sara (Maggie Civantos). Ella ha estado durante años a cargo de su madre, una mujer postrada y ahora ya en coma (Emma Suárez).

Alicia se muda allí con su marido y su hija Nora (Alain Hernández y Clara Placer) y, para su sorpresa, descubre que la pequeña siente una irresistible atracción hacia su abuela. Pronto descubren que nunca se disipó su fascinación por la brujería almacenando todo tipo de objetos esotéricos y que, incluso en su estado, es capaz de alterar el curso de los acontecimientos.

Hay muchos elementos en La influencia que recuerdan poderosamente a Hereditary, al menos en lo que al planteamiento principal se refiere. Pero también es fácil ver brochazos que entroncan menos con la visión personalísima y autoral de Ari Aster y dejan ver lugares comunes revisitados una y otra vez por blockbusters menores (aunque más eficientes) del calibre de Amityville: el despertar.

La estrategia de Denis Rovira es similar a la de Rodrigo Cortés con Blackwood: adaptar una novela juvenil de terror actualizándola y cambiando su enclave geográfico, pero se le va de las manos de tal manera y hasta tal extremo que no solo no logra causar el impacto que pretende, sino que consigue el efecto contrario neutralizando la inquietud inicial que genera la ampulosa mansión ¿asturiana? y convirtiéndola en una montaña rusa final de carcajadas involuntarias.

Gran parte de la culpa de este giro en el tono de la película es la incapacidad del guión de sostener su propia lógica interna. Nunca se entiende de veras cuál es el motivo de que Alicia se desplace con su familia allí, ni de que permanezca una vez empieza a aflorar toda la trama fantástica. 

La influencia

Tampoco hay una mínima coherencia en lo que al diseño de fotografía se refiere. Los filtros verdes y rojos se utilizan de forma indiscriminada e injustificada y los sustos, apoyados en estruendosos efectos sonoros, acaban por cansar pronto al espectador más paciente que, incluso concediéndole mucho espacio a la ficción, deja de tomársela en serio.

Hay una voluntad muy clara de apoyarse en los espacios para generar inquietud pero la atmósfera está tan sobrecargada (se echa mano de todos los tópicos posibles: libros de conjuros polvorientos, calaveras, astas, arañas, muñecos desmembrados, animales disecados, trofeos de caza, objetos punzantes y cortantes varios y suma y sigue) que es fácil tomársela a cachondeo. El montaje tampoco ayuda, por cierto, sobre todo en las secuencias que más necesitan apoyarse en los efectos especiales y en las que las imágenes son inconexas y muy confusas.

La dirección de actores deja mucho que desear pero además el casting tampoco es acertado. Emma Suárez y Alain Hernández desentonan especialmente siendo ambos actores magníficos. Las líneas de guión son, en los impases finales, tan ridículas e inapropiadas que acompañadas encima de las situaciones rocambolescas y exageradísimas en las que se engarzan, dejan muy mal sabor de boca. Un desperdicio, en suma, porque La influencia no aspiraba en modo alguno a convertirse en un despiporre de serie B sino en una película de terror seria y desasosegante que nos dejara pensando en la herencia recibida.

Valoración

Aunque arranca razonablemente bien, La influencia descarrila muy pronto haciendo que su idea inicial de parecer espeluznante termine derivando en una comedia grotesca involuntaria. Una pena, teniendo en cuenta el cuerpo actoral con el que cuenta.

Hobby

48

Malo

Lo mejor

La interpretación de Maggie Civantos y los primeros minutos de la cinta, aunque tienda a recurrir demasiado al susto facilón.

Lo peor

La dirección de actores es terrible y algunas líneas de guión tan ridículas y fuera de contexto que solo pueden despertar carcajadas.

Y además