La innegable verdad
Análisis

Crítica de La innegable verdad, la serie protagonizada por Mark Ruffalo

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de La innegable verdad (I Know This Much Is True), la serie dramática protagonizada por Mark Ruffalo que adapta la novela homónima escrita por Wally Lamb. Ya disponible al completo en HBO España.

La filmografía de Mark Ruffalo sigue ensanchándose con títulos interesantes. Después de verlo en películas en las que muestra un firme compromiso con diversos temas de actualidad como los casos de pederastia silenciados por la Iglesia católica en Spotlight o la gravísima contaminación de DuPont en Aguas oscuras, ahora protagoniza La innegable verdad.

Se trata de un drama basado en la novela del mismo título de Wally Lamb publicada en 1998 en la que se pone el foco en las enfermedades mentales y la incapacidad de la sociedad para lidiar con ellas sin arrebatarle la dignidad a personas enfermas y vulnerables. 

Aunque en este caso se trata de una obra de ficción, lo cierto es que muchas de las situaciones que se muestran en la serie no le serán ajenas a personas que convivan con afectados por patologías como la esquizofrenia paranoide. 

Nos desplazamos a la localidad de Three Rivers en Connecticut en los años 90 para conocer a dos hermanos gemelos: Dominick y Thomas Birdsey. Aunque ambos se han criado en el mismo hogar disfuncional criados por su implacable padrastro y con la eterna duda de quién sería su verdadero padre, que abandonó el hogar, Dominik no presenta los problemas mentales que padece su hermano. 

La innegable verdad nos muestra, a través de flashbacks elocuentes, la relación entre ambos y las dificultades por las que tienen que pasar juntos desde que empiezan a manifestarse las primeras alarmas en torno al estado de Thomas.

Un buen día, en uno de sus ataques más violentos y convencido de que está haciendo un sacrificio que puede cambiar el mundo, Thomas se amputa una mano en una biblioteca pública, llamando la atención de las autoridades, que deciden recluirlo en una cárcel de máxima seguridad. Lo consideran un peligro para su propia integridad y la de los demás al haber hecho uso de un arma blanca.

Dominick tiene, por otra parte, una serie de circunstancias personales con las que lidiar como problemas con Joy, su actual pareja y con su exmujer, de la que se divorció después de que su hija recién nacida muriera a causa del síndrome de muerte súbida del lactante.

A eso se suma tener que afrontar las consecuencias de la crisis violenta de su hermano y su inestabilidad emocional, y el legado de su abuelo y su turbulentas relaciones con las mujeres en su voluntad de perpetuar su apellido italiano Tempesta.

La innegable verdad es un drama descorazonador que muestra momentos durísimos para el protagonista, que decide acudir a terapia para superar el síndrome de estrés postraumático que le aqueja por la presión a la que se ve expuesto para tratar de proteger a su hermano y superar la pérdida de muchos de sus seres queridos.

En ese proceso, vemos a Mark Ruffalo abrirse en carne viva frente a la cámara, dejando constancia de su enorme talento interpretativo y su capacidad para hacer que el espectador se sienta conmovido y tocado.

Está muy bien acompañado por diversos intérpretes cuyo rol les sienta como anillo al dedo: Kathryn Hahn como Dessa, Archie Panjabi como la doctora Patel o Rossie O'Donnell como Lisa Sheffer.

Quien conozca la novela, probablemente note la ausencia de una de las líneas argumentales más tristes que entronca, por un lado, con el sentimiento de pérdida del protagonista y por otra con su redención final hallando el perdón hacia personas que en el pasado le hicieron daño. Se trata del personaje de Joy, interpretado por Imogen Poots (Vivarium). Por desgracia, su papel es mucho más breve que en el libro. Quizás si en lugar de un episodio final de hora y media, la serie se hubiera alargado un episodio más, habría encontrado cabida un mayor desarrollo de su historia.

Es uno de los pocos peros que se le puede poner a una serie emocionante y conmovedora (dura como el infierno, también, así que evitadla si vais bajos de moral), de esas que no se olvidan con facilidad. En ella se aborda el luto pero también la capacidad del ser humano para reponerse y autocapacitarse para dejar atrás el legado y andar su propio camino sin remordimientos. Una lección de vida brutal.

Valoración

La innegable verdad es una buena adaptación de la novela en que se basa y cuenta con un reparto entregado a un drama descorazonador en el que se muestra la incapacidad de la sociedad para lidiar con los problemas mentales y los abusos de los que pueden ser víctimas las personas más vulnerables.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El trabajo de inmersión de Mark Ruffalo, la banda sonora y los flashbacks en los que se explica la relación de los dos hermanos desde su infancia.

Lo peor

Es una serie tremendamente dura: puede hacerte mella si te pilla con la guardia baja. El personaje de Joy habría merecido más espacio y desarrollo.

Y además