Juego de ladrones
Crítica del thriller de acción Juego de ladrones (Den of Thieves), dirigida por Christian Gudegast y protagonizada por Gerard Butler, Pablo Schreiber y 50 Cent.

Echando un ojo al cartel de Juego de ladrones. El atraco perfecto, ya queda bastante claro que no nos vamos a encontrar con una cinta memorable, pero sí ante uno de esos thrillers de polis y ladrones que tienen cierto atractivo, aunque solo sea por tener a Gerard Butler dando tiros como atracción principal.

La pena es que no sea aún más funcional, porque ingredientes para ello, había. No hablamos solo del reparto o de la contundencia de la acción, que es más que solvente, sino de la estructura narrativa, totalmente descompensada.

VIDEO

Tráiler de Juego de ladrones. El atraco perfecto

Que la presentación de los personajes en esta película de acción se alargue un poco se perdona, porque es justo al comienzo cuando te engancha bien con los recursos habituales de señalar la excepcionalidad de la historia (un lugar especial en el que se producen más atracos por metro cuadrado que en el resto de la geografía mundial, un policía "malote" cuyo modo de vida le lleva a saltarse los límites permitidos a menudo y un grupo hiperviolento y especializado al que enfrentarlo, son los jugosos cebos), pero es más difícil redimir un desarrollo extremadamente largo e insustancial que se resuelve en los cinco últimos minutos cuando la audiencia ya está entre aburrida y agotada.

Las mejores películas de atracos

Juego de ladrones arranca presentándonos a un grupo de ladrones de élite que suman a su arsenal de armas una formación militar y una ausencia de pudor absoluta a la hora de hacer uso de la violencia para alcanzar sus fines. Pronto echan el ojo al Banco de la Reserva Federal de Los Ángeles, que pone cada día en circulación la desmesurada cifra de 120 millones de dólares en efectivo. El llamado "gran Nick", el sheriff de LA, está dispuesto a pararles los pies siguiéndolos y poniendo en riesgo la operación que podría hacerlos ricos de por vida.

Juego de ladrones

Más clásica en su planteamiento, no puede ser. Tenemos al protagonista bien definido, a su antagonista principal, que es el líder de la banda y un objetivo claro para ambos, así que solo hay que crear un poco de suspense, darle algo de movimiento al montaje y sorprender al espectador al final con un giro de guión que le deje claro que lo han engañado (para bien). Ese es el contrato tácito que uno firma cuando va a ver una peli de este corte.

De las interpretaciones, destaca especialmente Pablo Schreiber, cuyo personaje transmite todo el mal rollo que se precisa de él. Lo habéis visto en series como Orange Is the New Black o American Gods y también comparte protagonismo con O'Shea Jackson Jr. (el hijo de Ice Cube que debutó en Straight Outta Compton interpretando a su padre) y el rapero 50 Cent, a quien reconoceréis en cintas como Plan de escape o Caza al asesino.

Juego de ladrones

Christian Gudegast debuta como director con Juego de ladrones, después de haberse encargado de guiones más o menos taquilleros, entre los que se encuentran Objetivo: Londres, Pink Panther Mafia o Diablo, además de telefilms como Soldier of Fortune. Poco que objetar respecto a la dirección de actores, pero se le va de las manos la propia historia, que coescribe junto a Paul Scheuring (autor del libreto del olvidable remake de El experimento, pero a quien sobre todo reconoceréis como el creador de Prison Break).

Y lo curioso es que es un problema que se podría haber resuelto sin demasiados problemas en la sala de montaje amputando las toneladas de paja que inundan el metraje en su parte central: hay secuencias que no aportan nada, conflictos que se esbozan y nunca se resuelven (ni falta que hace, porque no son relevantes para la trama), personajes de relleno que llevan al espectador a perderse entre tanto musculito (Max Holloway, Oleg Taktarov, John Lewis y Michael Bisping son luchadores profesionales, así que no lo decimos por decir) y un sinfín de agujeros en el vaso que van vaciándolo de contenido hasta llegar a un final precipitado, que cuadra solo echándole mucha buena fe.

Se echa también en falta un mayor pulso en el montaje, sobre todo después de ver lo justificada que está la calificación R y lo bien rodadas que están las batallas campales a tiro limpio. Pero claro, el problema parte del sobredimensionado guión. Con lo que cuesta rodar, es de imaginar que tener que restar a posteriori duele demasiado, pero en este caso, habría sido un ejercicio de higiene narrativa que habría elevado, mucho, la apuesta de este Juego de ladrones. Con todo, ha dado la campanada en la taquilla estadounidense, así que tendremos una segunda entrega, previsiblemente en un par de años y con Gerard Butler regresando como ese alcohólico y poco ejemplar sheriff de Los Ángeles. Al menos, nos genera curiosidad...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Nueva vuelta de tuerca a la clásica historia de policías y ladrones con secuencias de acción magistrales y un desarrollo hipertrofiado, que alarga la experiencia más allá de las 2 horas sin ninguna necesidad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las secuencias de acción son bastante ambiciosas y están bien filmadas.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

No consigue hacerte partícipe de la trama, tiene segmentos larguísimos prescindibles y a veces es confusa. No necesita 2 horas y 20 minutos.
Hobby

60

Aceptable

Y además

Juego de ladrones (2018)

Lanzamiento: