Malevolent en Netflix
Análisis

Crítica de Malevolent, la nueva película de terror de Netflix

Por Daniel Quesada

Ya hemos visto Malevolent, la nueva película de terror de Netflix y os contamos qué nos parece esta apuesta por los sucesos paranormales. ¿Plato ideal para Halloween? Quizá no tanto.

Mientras Halloween se acerca más y más, Netflix sigue tomando posiciones en torno al cine de terror, un género que, lamentablemente, lleva resistiéndosele desde hace un tiempo. Ahora llega la película de miedo Malevolent, que toma el testigo de filmes previos como Aniquilación o Puertas abiertas. Al igual que sucedía con aquella, nos hemos quedado con las ganas de vivir una verdadera experiencia de terror, aunque en este caso ha sido por motivos diferentes.

El argumento de Malevolent se centra en Angela, Jackson, Ben y Frank, un grupo de jóvenes que se dedica a estafar a clientes crédulos con la promesa de que pueden expulsar a los fantasmas de sus casas, alegando las supuestas habilidades paranormales de Angela. Aunque ella (interpretada por una bastante desconocida Florence Pugh) no quiere jugar con los sentimientos de los clientes, su hermano Jackson (Ben Lloyd-Hughes, que quizá os suene de Divergente) la obliga a seguir adelante para poder pagar a unos matones.

Consigue los mejores clásicos del cine de terror en Amazon

Sí, seguro que el enfoque os suena de filmes como Indidious o Expediente Warren y es que, de hecho, esta película de Netflix toma prestados recursos muy típicos (y tópicos) del cine de terror actual. Otra muestra: aunque todo parece ser una charada, Angela comienza a darse cuenta al principio de la película que quizá si tiene algo de sensibilidad paranormal, tal y como sucedía con su madre... Hombre, un sorpresón no es.

Malevolent en Netflix

En cualquier caso, la acción comienza a derivar hacia otros derroteros, cuando visitan una casa en la que un par de niñas murieron de forma misteriosa, con el fin de ahuyentarlas de allí. Lo que iba a ser una "simple" experiencia paranormal, acaba convirtiéndose en una amenaza muy diferente... Quizá ahí es cuando Malevolent consigue ponernos algo más tensos, al conjugar los recursos estilísticos propios del género (planos frontales larguísimos, tras los que "tememos" que habrá un contraplano de un espectro, planos con textura de cámara de vídeo, música desafinada que va in crescendo a medida que se acerca la amenaza, etc.) con algunos momentos que juegan con el dolor de los personajes y consiguen transmitirnos ese sufrimiento. Sí, también hay algo de tortura a lo Hostel, sin llegar a ser tan extrema. A veces, se intenta ahondar en tramas secundarias que tampoco llegan a desarrollarse demasiado, pero se agradece el esfuerzo de Florence por exponer los contrastes de su personaje.

Nota al pie: ¿por qué hay esa obsesión porque las películas de terror se ambienten en décadas pasadas. Los acontecimientos de Malevolent tienen lugar en 1986, quizá con el deseo de que los acontecimientos avancen en el tiempo en futuras secuelas.

Todos estos elementos no son precisamente revolucionarios y, en conjunto, la película apenas guarda un par de sustos, pero es cierto que en esa recta final consigue funcionar mejor a base de aumentar más y más la amenaza hacia los protagonistas. En cualquier caso, la resolución resulta bastante simplota y predecible, por lo que nunca llegamos a emocionarnos del todo. No es que haya ninguna tara severa con la película: las actuaciones son correctas, los personajes guardan cierto halo de misterio y tanto el montaje como los escasos efectos especiales cumplen con su cometido. El problema es que todo parece un corta-pega de otras películas de terror sin que el conjunto llegue a tener una personalidad marcada. Quizá, si se hubiera estrenado una década atrás habría sido más efectiva, pero esta fórmula ya está más que superada, gracias al matrimonio Warren.

Malevolent en Netflix

En definitiva, Malevolent es una película de terror simplemente correcta, apta para una sesión de cine de usar y tirar si no tenéis mejores alternativas (no llega a la hora y media, así que se "despacha" rápido), pero nos tememos que nadie la recordará una vez pasado Halloween. Esperemos que el metraje dirigido por Olaf de Fleur no se qued vagando por un alma en pena por el salón de vuestra casa.

Valoración

Una película que parece hecha a partir de una plantilla. Por tanto, es razonablemente efectiva, pero no consigue sorprender lo más mínimo.

Hobby

64

Aceptable

Lo mejor

Cierta tensión previa a los momentos clave del terror.

Lo peor

No aporta ningún elemento original y, aunque mantiene el interés, no da miedo.