María, reina de Escocia
Análisis

Crítica de María, reina de Escocia, con Saoirse Ronan y Margot Robbie

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de María, reina de Escocia, el biopic dramático de época protagonizado por las actrices Saoirse Ronan y Margot Robbie y dirigido por Josie Rourke.

El debut cinematográfico de la directora teatral Josie Rourke con María, reina de Escocia (Mary, Queen of Scots), viene acompañado por el guión de Beau Willimon, creador de The First y House of Cards en base al libro de John Guy "Queen of Scots; The True Life of Mary Stuart" y traducido en España como "María Estuardo, la reina mártir".

Descubre el libro en el que se basa la película

Se trata, por tanto, de una obra que reflexiona sobre la vida de María Estuardo, legítima heredera al trono inglés por linaje pero de vida marcada por la tragedia y la injustísima política de enlaces matrimoniales de la época que hizo que prevaleciera (y se perpetuara por más de cuatro décadas) su rival Isabel I (o Elisabeth I, si lo preferís).

La película María, reina de Escocia arranca cuando María, reina consorte de Francia desde los 16 años, enviuda y se niega a volver a casarse, siendo obligada a abdicar. Esta tesitura la lleva a regresar a su Escocia natal para reclamar el trono, al cual tiene derecho. En ese momento, Inglaterra se encuentra bajo el dominio de Isabel I que intenta a toda costa hacer prevalecer sus derechos frente a ella. Y en solitario, dado que no desea casarse ni tener hijos.

Ambas comienzan a mantener una correspondencia en la que se observan con fascinación y miedo: sopesan cómo seguir siendo independientes en un mundo en el que el principal valor de la mujer es su vientre y sopesan cómo hacerse fuertes en el poder conspirando, incitando a la rebelión en el seno de la corte e incluso a la guerra civil para ello.

Navegando por la filmografía que ha retratado este pasaje histórico del siglo XVI encontramos las películas de idéntico título de 1971 y 2013 que también mostraban la rivalidad de María e Isabel I; Mary of Scotland de 1936 que se centraba en las guerras intestinas escocesas entre la facción representada por María y su medio hermano Jacobo; la producción alemana El corazón de la reina y dos más que optaban por Isabel I como protagonista absoluta: La reina virgen y la miniserie protagonizada por Helen Mirren Elisabeth I.

No cabe duda de que el cine ha prestado una especial atención por tanto a esta relación de cordialidad y enemistad que unió a dos mujeres tremendamente poderosas en un mundo que les era especialmente adverso por el simple hecho de ser mujeres (y, por tanto, moneda de cambio para empoderar a hombres o bien valiosas para gestar herederos).

La estructura narrativa de la película es circular: nos muestra como arranque una secuencia que terminará por convertirse en el desenlace de la historia y a la que nos reengancharemos en los instantes finales para acceder al final. La cuestión es que viene precedida de una elipsis de casi dos décadas. Es decir, que María, reina de Escocia, se centra en un periodo temporal muy breve, de apenas siete años, en los cuales su evolución es muy clara pero la de Isabel I resulta demasiado rápida y poco convincente. En realidad, es un personaje que queda muy difuminado y se diría que incluso edulcorado.

El gran acierto de la película, es el casting. Tanto Saoirse Ronan como Margot Robbie realizan un excelente trabajo que bien podría haberles valido una nominación al Oscar que habría sido más que merecida. Los departamentos de vestuario y maquillaje y peluquería sí se han alzado donde ellas no lo han conseguido y hay que decir que su trabajo es espectacular: la película es un verdadero desfile de sastrería cuidadísima y los tocados y maquillajes sobresalientes no solo por su complejidad sino también por cómo se ha cuidado la continuidad de la película (apenas hay imperfecciones en el raccord a pesar de lo que conlleva semejante labor).

Mucho menos cuidado está el montaje: hay problemas en la fluidez de los planos y otros, que buscan ser más estéticos y ahondar entre los paralelismos que hay entre ambas regentes (planos de espaldas, por ejemplo) tampoco están tan logrados. Los exteriores también manifiestan algunos problemas con la fotografía, demasiado oscura y hosca a veces y con secuencias de acción muy poco logradas, a pesar de las impresionantes localizaciones. El diseño de producción se luce mucho más en interiores y con luz artificial.

La historia, siendo apasionante (y desarrollándose con más de una licencia narrativa), se estanca en algunos momentos y en otros pisa el acelerador de tal forma que cuesta ubicarse y rellenar los espacios en blanco. Todo ello contribuye a que el final de María, reina de Escocia pierda mucha pegada a nivel emocional. Las intrigas palaciegas, los juegos de poder y los pulsos poniendo al rival contra las cuerdas son el gran atractivo de una película en la que se habría agradecido un mayor duelo interpretativo entre Ronan y Robbie y que, de alguna manera, deja la sensación de que habría dado para más. 

Valoración

Este drama biográfico de época nos lleva a navegar por las tempestuosas aguas de las intrigas políticas del siglo XVI en las que los derechos de sucesión al trono se encarnan en la desgraciada María Estuardo.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Las interpretaciones de Saoirse Ronan y Margot Robbie y el apabullante, rico y variado trabajo de maquillaje, peluquería y vestuario.

Lo peor

El montaje es desastroso y la figura de Isabel I queda tan desdibujada y dulcificada que su duelo con María nunca llega a comprenderse bien.