Mascotas 2
Análisis

Crítica de Mascotas 2, una nueva aventura animada de Illumination Entertainment

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Mascotas 2, una nueva aventura animada de Illumination Entertainment que sirve de secuela a Mascotas (The Secret Life of Pets), de 2016, con Max de nuevo como protagonista.

Han pasado ya tres años desde que Illumination Entertainment nos maravillara con su recreación animada de Nueva York en Mascotas. En la película nos contaban la historia de Max, un terrier que se veía obligado a pelear por conservar su propio espacio en su hogar cuando su dueña adoptaba a Duke, un enorme perro callejero.

Amazon Prime Video te ofrece un mes gratis para ponerte al día con las mejores series y películas de la plataforma

Y la fortaleza de aquella película, es la misma que la de ésta: la calidad de la animación que además ahora se recrea más en los pasajes nocturnos. Todo es impecable a nivel visual en esta secuela de Mascotas en la que recuperamos a los entrañables personajes de la original y volvemos a pasear por las calles de la ciudad... aunque en esta ocasión no solo se ensanchan nuestras miras sino que además recalamos en nuevas historias adyacentes a la de nuestro protagonista canino.

Ha habido en este tiempo cambios drásticos en su entorno... tras conseguir entablar amistad con Duke, su dueña se casa y tienen un bebé llamado Liam. Aunque al principio su relación es un tanto "dolorosa", pronto el pequeño muestra devoción por su mascota, imitándola en todo momento y colmándola del amor incondicional que solo puede dar un niño.

Las cosas se irán encarrilando hasta que llegue el momento de que Liam vaya a la guardería, lo que hará que el controlador Max pase por una verdadera crisis de ansiedad: su afán de protegerlo le generará un tic nervioso que lo llevará de cabeza al veterinario hasta que aprenda, poco a poco, a lidiar con los cambios, la única constante irrefutable en la vida.

Las 5 mejores películas de animación de DreamWorks

La sinopsis de Mascotas 2 hace que se vea de forma muy clara toda una serie de paralelismos con Toy Story 4: las similitudes entre Max y Woody son bastante obvias en lo que a carácter y motivaciones se refiere, pero es aún más curioso comprobar cómo tanto el vaquero como el perro tratan de proteger a sus respectivos dueños infantiles.

Más allá de eso, en ambas cintas hay una persecución nocturna que implica en un caso a buena parte de los juguetes amigos de Woody y en el otro a los animales domésticos compañeros de Max manipulando un vehículo... ¡Es muy curioso! 

Dejando de lado estas anécdotas, hay que decir que el ritmo de la narración se resiente bastante porque el guión de Brian Lynch es más flojito que el anterior. Tarda lo suyo en arrancar y parece no tener muy claro cuál es la idea central de la película hasta que pasa el primer tercio del metraje. Da la sensación de que se quisiera sacar adelante a toda costa una secuela (no es para menos, teniendo en cuenta el éxito de la original), pero sin tener un argumento bien pulido y ordenado.

Las 21 mejores series de dibujos animados de los 80

El encanto de la idea es innegable, pero podría estar mucho mejor expuesta.No es digno de que nadie se escandalice, pero hay algún detallito fuera de tono que deja claro que no se ha sabido encontrar el punto a la historia: ver a Chloe "colocada" por la "hierba feliz" que le ha dado su dueña o a Pompón haciendo gala de sus dotes artísticas en plan rapero está un poco al límite porque se utiliza como recurso humorístico y no funciona.

 
Mascotas 2

Por supuesto, Mascotas 2 tiene momentos que sí resultan divertidos y sigue sacándole punta a la antropomorfización de los animales, que continúan teniendo una jugosa "vida secreta" al margen de lo que de ellos saben sus dueños. Los personajes siguen siendo muy simpáticos (a excepción de Pompón, de nuevo, cargante de más), los entornos coloridos y las subtramas curiosas con mensajes sobre la necesidad de terminar con el maltrato animal o de cuidar a nuestros compañeros de piso.

Eso sí, tampoco evita caer en clichés como la creación de un villano de manual, feo, narigudo, vestido de negro y ruso (¡ains!) que posee un circo en el que un tigre blanco encuentra su infierno terrenal. Será tarea de las gatas Gidget y Chloe rescatarlo.

En resumen, es una película inferior a la primera, menos original y clara, aunque cumple como entretenimiento familiar sin grandes pretensiones. La conclusión de los minutos finales deja buen sabor de boca y, en general, es una inofensiva aventura colorida con potencial para enganchar a los peques. 

Valoración

Por debajo de su predecesora, Mascotas 2 sigue enarbolando el amor por los animales domésticos y sacándole una sonrisa al espectador. Perfecta para un plan familiar tranquilo y sin sobresaltos.

Hobby

62

Aceptable

Lo mejor

La reflexión final, sobre la importancia de no dar nada por sentado salvo el propio cambio: es una idea preciosa, plasmada de forma muy natural.

Lo peor

Aunque explora el maltrato animal y la sobreprotección infantil, la historia es muy errática. Tiene momentos hilarantes, pero le cuesta arrancar.

Y además