Mesias Netflix
Crítica de la primera temporada de Mesías, creada por Michael Petroni y dirigida por James McTeigue y Kate Woods. La nueva serie de Netflix ahonda en el conflicto árabe, la religión y la política con un reparto conformado por Michelle Monaghan, Mehdi Dehbi, John Ortiz y Tomer Sisley, entre otros. El estreno de la serie Mesías en Netflix España es el 1 de enero de 2020.

¿Y si la Segunda Venida se produjese en nuestros días? Un nuevo mesías, un nuevo salvador que en pleno siglo XXI se alzase entre las redes sociales y los medios de comunicación en la era digital para caminar por nuestras aguas. Esa es la propuesta de Netflix, que se lanza a por una nueva serie de contenido político y religioso: Mesías, el último estreno de la plataforma, está protagonizado por Michelle Monaghan (Píxels), John Ortiz (El lado bueno de las cosas), Tomer Sisley (Somos los Miller) y Mehdi Dehbi.

VIDEO

Mesías - Tráiler de la nueva serie de Netflix

Creada por Michael Petroni, el estreno de Netflix nos cuenta la historia de Al-Masih (Mehdi Dehbi), un joven árabe de pelo largo ataviado con una túnica sencilla que, durante la guerra de Siria y los bombardeos a Damasco, predica la palabra de Dios para terminar convocando una despiadada tormenta de arena. ¿Cuánto hay de verdad en sus actos? La tormenta de arena alejará a ISIS y, erigido como un nuevo mesías, hasta 2000 palestinos seguirán su camino por el desierto hasta llegar a la frontera de Israel, donde será apresado por las autoridades.

El poder de convocatoria de Al-Masih despierta el miedo de los Estados Unidos tras ver cómo su rebaño se asienta en la frontera, a la espera de que regrese el nuevo profeta a quien consideran susceptible de ser un terrorista. El agente del Mossad Avrim Dahan (Tomer Sisley) se encargará de su interrogatorio, mientras que Eva Geller (Michelle Monaghan), una agente de la CIA, viajará hasta Israel para destapar la identidad del misterioso joven. O, al menos, para intentarlo, porque sus actos comenzarán a cosecharle nuevos seguidores por todo el mundo hasta convertirse en un fenómeno internacional.

Mesias Netflix

Como podéis deducir del argumento, estamos ante una serie que basa su primera temporada en el juego del gato y el ratón. La CIA y el Mossad persiguen la sombra de Al-Masih aparición tras aparición, hasta llegar a Texas, en Estados Unidos, donde encontrará una nueva familia entregada al más puro fanatismo encabezada por el párroco baptista Felix Iguero (John Ortiz) que será el vehículo, literal y figurado, de su viaje para propagar la palabra de Dios.

Transforma tu televisor en un Android TV 4K con este dispositivo Xiaomi

La dirección de los 10 capítulos que conforman la primera temporada ha estado dividida entre James McTeigue (V de Vendetta) y Kate Woods (Agentes de S.H.I.E.L.D.). Dos fichajes con una carrera cinematográfica dilatada para construir una serie que se aproxima en tono y forma a Homeland, aunque no tanto en calidad por lo que hemos podido ver en esta primera entrega. Mesías es una serie de temática religiosa que hunde sus raíces en el conflicto árabe y la situación geopolítica de Israel, Palestina y Cisjordania, para tratar por el camino el fanatismo, la inocencia, el poder, la esperanza y la deriva vital de la sociedad. O, al menos, para intentarlo, porque termina enredándose con trucos de guion poco efectivos y un desarrollo lánguido que apenas ofrece recompensa.

La trama se desarrolla en dos frentes en el arranque de la primera temporada que quedarán designados a través de la temperatura del color: tenemos, por un lado, el color cálido para los acontecimientos que transcurren en Israel y su frontera, el origen de la historia, y por otro, el color frío para la acción en Texas, en Estados Unidos, donde el fenómeno se hace viral. En el primero de ellos, tras la marcha de Al-Masih, seguiremos la historia de Jibril Medina, un joven inocente que acusa la pérdida de su madre y que procura que la llama de la fe en el nuevo mesías entre su grupo de seguidores palestinos no se apague. También está Aviram, el agente del Mossad con problemas de autocontrol que perseguirá al que considera un falso profeta allá donde vaya. En el segundo tendremos la historia de Eva Geller, sus problemas de salud y su relación familiar. Todas las subtramas terminarán apuntando al mismo lugar y, como punto común, terminan siendo un obstáculo que alarga la serie de forma pesadumbrosa.

Mesias Netflix

El principal atractivo de la serie es, como su propio título indica, la figura del mesías. Han provisto a Al-Masih de todas las características posibles heredadas del salvador bíblico: un joven atractivo con barba y pelo largo, de origen hebreo, que realiza milagros tan arquetípicos como caminar sobre las aguas, sanar a los enfermos y resucitar a los muertos. Habla sobre la paz, el amor, la voluntad y la fe, siempre bajo un aura de solemnidad que le otorga la altura suficiente como para arrastrar a su rebaño a prácticamente la totalidad de las personas a las que se acerca. El carisma del personaje es, como la figura en la que se inspira, el objeto de marketing perfecto dentro y fuera de la ficción. Pero el truco sólo funciona durante los primeros capítulos; después, se disuelve como nuestro interés por descubrir una verdad con trampas demasiado evidentes.

Lo mismo ocurre con Mehdi Dehbi, el actor que lo interpreta. Físicamente es un acierto de casting absoluto y también desprende ese misticismo intrínseco en la figura del supuesto hijo de Dios. Sus movimientos son pausados, sus pasos son confiados y sus diálogos, mal que pese un cierto aire naif en sus respuestas, quieren invitar a la reflexión sobre la condición humana y su arrogancia. Pero el paso de los capítulos arrasa con todo, incluida su figura que termina siendo una marioneta al servicio despiadado del guion, desprovisto de toda naturalidad. A pesar de todo, el suyo, el de Michelle Monaghan y el de John Ortiz son los únicos trabajos destacables de interpretación.

Mesias Netflix

La serie Mesías es capaz de enganchar con facilidad durante los primeros capítulos de la temporada por las razones que describimos en el anterior párrafo, pero una vez el efecto se diluye, sólo nos queda esperar al clímax del último episodio. La resolución, como un buen truco de magia, sólo permite elegir el contenido de una de las dos manos; no hay más posibilidades, por lo que, sea de una forma u otra, todo el elemento de suspense queda limitado a la figura de Al-Masih. Durante la temporada caeremos en la misma red que aquellos a quienes toca con su gracia. Dudaremos de su veracidad, dudaremos de sus intenciones, y nos sorprenderemos con soluciones poderosas que darán la vuelta a nuestras hipótesis, pero, como decíamos, todo su desarrollo argumental terminará siendo lo menos interesante de la temporada.

¡Los 10 detalles más sorprendentes ocultos en las películas que te alucinarán!

Triunfa, por contra, donde otras producciones se descalabran. El tratamiento que hace de la religión y sus fieles, tanto musulmanes como cristianos, es exquisito. Refleja una visión realmente bella de la relación humana con Dios y también encontrará significado para aquellos que renieguen de cualquiera de ellas. Pero su mayor éxito está en su atrevimiento, no con toda la voluntad que habríamos celebrado, pero ahí está, criticando la asociación racista que gran parte de la sociedad occidental realiza con la etnia árabe y el terrorismo.

Otro de los apartados más interesantes de la serie es su reflejo de la sociedad en lo referente al fanatismo y los sistemas de creencias. La figura histórica de Jesucristo ha sido definida como la de un líder que basaba su popularidad en el carisma, en la palabra. Así era en en aquellos tiempos y, más de 2.000 años después, así sigue siendo. Para los pobres y los desamparados, pero también para los ricos y los poderosos. Todos pueden sucumbir ante un vacío existencial del que se puede escapar con una palabra bien elegida. Aún con todo, sobrevuela conceptos que no termina de explotar, quedándose como una mirada de crítica discreta a la sociedad, el conflicto árabe y la política.

Mesias Netflix

En términos generales, Mesías es una serie de suspense cuyo entretenimiento depende esencialmente de cuánto seamos capaces de soportar las idas y venidas sobre la autenticidad de los actos de Al-Masih, y cuánto nos interese una temática con ideas subversivas a las que mira de soslayo. La premisa de la serie es, definitivamente, su mayor fuerte.

Se centra en la fuerza de sus personajes y sus reacciones eternamente reflejadas en primer plano, pero las subtramas del resto de protagonistas carecen de interés natural y aportan poco en el desarrollo argumental general, obstaculizando el eje central de la acción y sobrecargando de metraje la primera temporada. Abusa de trucos para generar sorpresa en los espectadores, tomando decisiones incoherentes para la inercia natural de los personajes que puedan permitir el giro apropiado. Es un truco con monedas: o crees en la magia, o tu único interés será descubrir cómo se ha ejecutado. Llegado el clímax del juego, ni una ni otra terminan de ser satisfechas a la espera de una segunda temporada demasiado forzada.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Mesías quiere hablar de religión, de política, de esperanza, de poder y, esencialmente, del ser humano y la sociedad en un mundo egoísta, pero la nueva serie de Netflix sólo sobrevuela estas ideas sin terminar de definir ninguna de ellas y, aunque consigue mantener el suspense alrededor del "nuevo Mesías", se diluye con el paso de los capítulos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las interpretaciones son cautivadoras y consigue despertar suficiente intriga para que queramos apretar el botón de "Siguiente capítulo".
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Las subtramas aportan poco a la historia principal, alargando la serie de forma pesada y diluyendo nuestro interés para los últimos capítulos.
Hobby

68

Aceptable

Y además