Musa
Análisis

Crítica de Musa, la película de terror de Jaume Balagueró

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Musa (Muse), la película de terror de Jaume Balagueró con Christopher Lloyd, Franka Potente, Leonor Watling, Elliot Cowan y Manuela Vellés. Proyectada en la Sección Oficial Fantástica fuera de competición en el Festival de Cine de Sitges 2017. En cines a partir del 1 de diciembre.

Jaume Balagueró regresa al cine de terror y suspense con Muse (Musa) una película ambientada en Irlanda que cuenta con un punto de partida de lo más interesante: la forma en la que las musas alientan e inspiran a los grandes creadores de la historia para luego atormentarlos.

Es el noveno largometraje del director, uno de los maestros del cine de suspense y terror de nuestro país, responsable de Mientras duermes, Frágiles o la saga [REC]. El propio Balagueró firma el guión junto a Fernando Navarro, a partir de la novela "La dama número 13", del escritor cubano José Carlos Somoza. Respecto a su reparto, destacan rostros muy conocidos del panorama nacional e internacional como Elliot Cowan (Da Vinci's Demons), Franka Potente (Corre, Lola, corre), Ana Ularu (Esmerald City), Manuela Vellés (Secuestrados) y Leonor Watling (Hable con ella) con Joanne Whalley (Willow) y Christopher Lloyd (Regreso al futuro).

Consigue la saga de REC completa en Blu-Ray

La vida del profesor y escritor Samuel Salomon cambia drásticamente tras una tragedia personal que lo deja arrasado. Sufre una pesadilla recurrente en la que una mujer muere de forma violenta en lo que parece ser un sacrificio ritual.

Tras semanas de padecer estos episodios, la prensa recoge exactamente el suceso que él ha soñado de forma premonitoria. Decidido a descubrir la verdad, Samuel se colará en la escena del crimen donde conocerá a Rachel, una mujer que dice haber tenido las mismas pesadillas. Juntos se lanzarán a indagar en la vida de la mujer asesinada y en el “círculo blanco”, un extraño grupo de literatos obsesionado con las musas, esas mujeres capacitadas para inspirar a los poetas.

Con una sugerente banda sonora y una tétrica ambientación que las propias localizaciones le sirven directamente en bandeja, el arranque de la película es muy prometedor.

Musa

Si habéis visitado Dublín y Cork y en concreto el ya desmantelado psiquiátrico, sabréis a qué me refiero… Balagueró encuentra un arma poderosa en la ambientación de su historia como es la explotación de lugares como ese. Dicho de otro modo, en el inicio de Musa se respira el misterio.

Sin embargo, pronto caemos en la cuenta de que son necesarias demasiadas explicaciones para poner en pie la narración, que se desenvuelve de forma titubeante sorteando incoherencias, imprecisiones y sobre todo un mar de situaciones inverosímiles: nunca tienes claro de dónde proceden las musas, qué las mueve a actuar como lo hacen o cuál es su propósito final. Ni siquiera por qué en algunas ocasiones pueden aparecer de la nada y otras pueden “ser engañadas” quedando al margen de los planes del protagonista.

Musa

Por no haber coherencia, no la hay ni siquiera respecto a cuántas son o cuáles son sus poderes. La construcción de los personajes se antoja arbitraria, casi como si la narración se hubiera ido construyendo sobre la marcha y hubiera que “tirar por la calle de en medio”.

También hay tramas secundarias inconclusas como la de la red de trata de blancas que nunca termina de cuajar y contribuye a alargar un metraje que habría ganado siendo más conciso.

El reparto trabaja bien en general: cada cual cumple su cometido sin problema aunque se aprecia cierta falta de carisma en el protagonista como para soportar tanto peso en la película.

En general, Musa deja mucho que desear. No consigue generar terror, apela al asco más que al miedo (las ya clásicas truculencias aderezadas de cucarachas y rostros avejentados) y echa mano de algún momento gore puntual en lo que parece un intento desesperado por reenganchar al espectador a la historia. Le falta profundidad en su parte más interesante: en la trama fantástico-literaria que une a todos los grandes poetas bajo el yugo de unas entidades sirénidas y fantasmagóricas (brujas, si se quiere) que embelesan para después mostrar su lado más salvaje. El poder de la palabra, que en suma es el leit motiv de la cinta, está infraexplotado.

En esta ocasión, las musas no han visitado a Balagueró. Y eso que tenía elementos para construir algo mucho más sólido…

Valoración

Cinta de terror muy mejorable: parte de ideas interesantes que no consigue desarrollar de forma satisfactoria. Una pequeña decepción.

Hobby

57

Regular

Lo mejor

La idea original de que las musas que inspiran a los poetas son en realidad brujas malvadas. Ver a Christopher Lloyd.

Lo peor

La falta de coherencia del argumento, que caiga en la autoexplicación permanente y ni con esas consiga tener sentido.