Ir al contenido principal
No matarás
Análisis

Crítica de No matarás, el thriller protagonizado por Mario Casas

Crítica de No matarás, el thriller dirigido por David Victori (El pacto) protagonizado por Mario Casas y Milena Smit que llega a carteleras el 16 de octubre de 2020.

Mario Casas nos lleva de sorpresa en sorpresa. Tras el reciente estreno de El practicante en Netflix, le toca el turno a No matarás, una película que se estrena en cines comerciales el próximo 16 de octubre tras haber pasado por la atípica 53 edición del Festival de Cine de Sitges.

Se trata de un thriller vibrante en el que nos introduce el director David Victori (El pacto), que también ejerce de coguionista junto a Jordi Vallejo y Clara Viola. Y queda claro desde el primer instante de metraje que hay un salto exponencial en lo que a calidad se refiere en todos los sentidos respecto a su primer largo: la película tiene tensión narrativa, un ritmo imparable y se apoya en excelentes interpretaciones tanto del protagonista principal como de la actriz debutante que le da la réplica.

La trama de No matarás gira en torno a Dani, un joven que decide volver a su vida tras la muerte de su padre, a quien estuvo cuidando durante la fase final de su enfermedad.

Liberado ya de su faceta de cuidador, es empujado por su hermana, una ocupada abogada que dejó en sus manos la atención médica de su padre, a realizar un viaje alrededor del mundo que es el sueño de su vida. Sin embargo, Dani titubea, creyendo que no lo merece y quizás también con algo de miedo de enfrentarse a lo desconocido.

Cuando finalmente toma la decisión de emprender un largo viaje, Dani conoce a Mila, una joven tan sensual como inestable que convertirá esa noche en toda una pesadilla.

Por una parte siente una atracción sexual irrefrenable hacia ella, pero por otra queda claro que le va a arrastrar al más oscuro de los pozos. A medida que avanza la noche, diversas situaciones harán que Dani se plantee tomar decisiones que jamás habría llegado a imaginarse.

Victori deconstruye a su personaje protagonista y va revelando sus deseos más íntimos a la par que lo vemos internarse en un mundo que no es el suyo. Es un buen hombre condenado desde el mismo instante en que se cruza en su vida una mujer que es una suerte de viuda negra incontrolable e impredecible.

Así, Dani irá cruzando una línea tras otra hasta descubrir que no hay marcha atrás posible. Antes al contrario, emprenderá una huida hacia delante que concluye con una magistral secuencia final apuntalada en la impecable interpretación de Mario Casas.

El debut de Milena Smit es memorable. Realmente desde que la vemos por primera vez sentimos que sobre Dani se cierne un nubarrón: es la personificación de una oscura amenaza, el tentador precipicio al que parece inevitable asomarse, por más que se tenga la certeza de que te puede destruir.

A partir de ese momento tanto la realización como la fotografía, el montaje y la música se unen para crear una atmósfera asfixiante y claustrofóbica. 

No matarás busca la verosimilitud con una puesta en escena realista (magnífico el diseño de producción y la dirección artística de Balter Gallart), pero sucumbe a los brochazos de luz neón y a una estética mucho más arriesgada cuando quiere mostrar el lado más salvaje de este thriller urbano (el mérito es en este caso para Elías Martínez Félix, responsable del tratamiento fotográfico de la película). Pero no sería tan infartante de no ser por la banda sonora de Adrián Foulkes y Federico Jusid. La música no es solo un paisaje sonoro sino que alimenta la tensión y aviva el fuego del enfrentamiento entre el bien y el mal, cuya resolución queda en manos de los espectadores.

Nos encontramos ante un descenso a los infiernos meteórico que hace que el propio personaje no se reconozca a sí mismo transcurridas unas horas. De hecho, se recurre en varias ocasiones a los reflejos para hacernos ver ese proceso de disociación y para enfatizar hasta qué punto se abre paso el instinto de supervivencia por encima de consideraciones morales que quedan bien reflejadas desde la elección del propio título de la película, que es uno de los diez mandamientos y por tanto la guía moral básica por la que nos hemos regido durante siglos.

Valoración

David Victori firma un thriller de alto voltaje en el que no hay espacio para treguas en lo que al ritmo de la narración se refiere: es un viaje desasosegante muy bien medido para llevarnos a un final brutal.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Mario Casas y la debutante Milena Smit están ambos impresionantes. La película consigue dejarte sin aliento, como si te hubieran pegado una paliza.

Lo peor

Algunos giros son poco creíbles, sobre todo en lo relativo al comportamiento del protagonista... Cuesta creer que llegue a tener sus reflejos.

Y además