Ir al contenido principal
Una noche de locos
Análisis

Crítica de Una noche de locos, la comedia de acción familiar que triunfa en Netflix

The Sleepover, la nueva comedia que es un éxito en Netflix, presenta una aventura de espionaje para toda la familia, con robos, peleas y niños muy peleones.

El catálogo de Netflix sigue creciendo con propuestas de todo tipo, entre las que no pueden faltar las comedias de aventuras familiares. Sí, ya sabéis, esas en las que los niños son muy pizpiretos y los adultos generalmente son bobalicones. Esta nueva propuesta llamada Una noche de locos (The Sleepover en su versión original) recuerda a clásicos como Aventuras en la gran ciudad o a Noche loca (de hecho, el título se parece mucho), en tanto que todo sucede en una sola noche.

La historia nos presenta a un par de padres aparentemente aburridos: él es un repostero con incontinencia verbal y ganas de agradar todos y ella es una vigilante de pasillos en el instituto sin ninguna vida social. Cuando sus dos hijos se ausentan de casa (ella, Clancy, para ir a una fiesta y él, Kevin, para organizar una acampada), sus padres son secuestrados y pronto descubren que su madre tenía un pasado sorprendente...

Noche de locos sigue los cánones de este tipo de aventuras familiares: un variado grupo de niños vive la noche de sus vidas para rescatar a sus padres, sin que falten las persecuciones, las peleas de artes marciales y las infiltraciones imposibles. Todo, ello, sazonado con constantes golpes de humor, que corren el riesgo de saturar a los espectadores que no quieran pasar por el aro. El padre, Ron, no para de hablar y de hacer el ridículo frente a los demás. Reconocemos que a nosotros nos ha hecho gracia en varias ocasiones, pero su humor puede parecer demasiado bobalicón a muchos.

El resto de los personajes también tienen un carácter muy definido, de tal forma que Kevin es un "pequeño friki" obsesionado con inventarse historias, su amigo Lewis está obsesionado con no violar ninguna norma... Y bueno, Clancy es la típica adolescente que no aguanta a sus padres y quiere tener más confianza en sí misma... El choque de personalidades entre estos personajes da pie a momentos simpáticos, pero de nuevo hay que tener puesto el chip de que esta es una película para niños y preadolescentes, sin muchas pretensiones. De hecho, puede parecer por momentos la típica serie teen de Disney Channel.

Una noche de locos

Aún así hay que reconocer que hay actores bastante reconocibles entre el reparto, desde Joe Manganiello (Deathstroke en Liga de la Justicia) como el viejo "socio" de la madre Margot hasta esta última, que es interpretada por Malin Akerman (Espectro de Seda en Watchmen). Ella tiene bastantes momentos para el lucimiento en las coreografías de pelea (que no están nada mal para una película de este tipo, todo sea dicho), pero ninguno de los adultos tiene un papelón a nivel actoral, que digamos. Quizá los niños sí parecen encontrarse más en su salsa a la hora de hacer el ganso, en el buen sentido.

Todos sus gags se ven decorados con fugaces momentos de "espionaje high tech" y algunos enigmas que son resueltos con sorprendente clarividencia por la protagonista, así que no da demasiado tiempo a disfrutar de ellos. Más allá de lo improbable de todo el argumento, es mejor quedarse con los tramos de humor, porque el resto está bastante cogido con alfileres.

Una noche de locos

Así, Noche de locos es una especie de Spy Kids blandita, con cierto sabor a las comedias de aventuras de los años 80, pero que no se llevará ningún premio de la academia. Aún así, lleva varios días en lo más alto de la clasificación de películas más vistas de Netflix. ¿Será que a veces, lo más simple y directo es lo más efectivo?

Valoración

Una comedia sin mayores pretensiones que busca divertir, sobre todo, a los más pequeños. El resto, solo disfrutará de pequeños destellos de humor.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Su humor blanquito tiene momentos bastante simpáticos.

Lo peor

En el fondo, es bastante simplota en todas sus facetas.

Y además