Ir al contenido principal
La nube
Análisis

Crítica de La nube, el perturbador drama de terror francés

Crítica de La nube, un perturbador drama francés con crítica ecologista que cautivó al jurado en el Festival de Sitges con su mezcla de terror y fantasía.

Aunque a veces parece que todo la producción masiva de género se concentra en Hollywood, desde Europa también llegan propuestas de lo más interesantes. La nube, en concreto, consiguió hacerse un hueco destacado en el pasado Festival de Sitges, donde se llevó el Premio Especial del Jurado y el de Mejor actriz para Suliane Brahim. 

Esta película francesa es el primer largometraje de Just Philippot (4 histoires fantastiques), que cuenta con un guión de Jérôme Genevray y Franck Victor. La nube se estrenó en los cines de España el 9 de abril, aunque Netflix se ha hecho con los derechos de distribución y es posible que llegue próximamente a la plataforma en nuestro país. Esta cinta a caballo entre la fantasía y el terror sigue a Virginie, una mujer viuda con dos hijos que trata de salvar a su familia de la bancarrota. 

Después de la muerte de su marido, Virginie se embarca en una aventura empresarial y comienza un negocio criando saltamontes para producir harina. La granja de saltamontes no pasa por un buen momento y dificulta la relación con sus hijos, especialmente con Laura, su hija adolescente. Después de sufrir un pequeño accidente, Virginie empieza a desarrollar una relación oscura y enfermiza con los insectos, ya que descubre que la sangre hace a los saltamontes más fuertes y sanos y su negocio empieza a prosperar. Sin embargo, la sangre también provoca que los insectos se vuelvan más agresivos y obsesionados con este nuevo alimento.

La nube no es una película de terror al uso, así que no esperéis grandes sobresaltos ni una figura amenazante y oscura aterrorizando a los protagonistas. Sin embargo, esta película francesa de terror consigue ser angustiante y agobiante casi en cada momento, incluyendo las escenas más contemplativas y en las que parece que nos estamos tomando un pequeño descanso entre desgracia y desgracia. ¿La clave para ello? Una banda sonora inquietante y, valga la redundancia, la nube de certeza de que algo está a punto de torcerse de manera terrible en cualquier instante.. 

La nube

Philippot consigue construir este tono poco a poco, mostrando pequeñas escenas en las que va dejando caer detalles sobre la familia y su relación e intercalándolas con primeros planos demasiado detallados de los saltamontes y cómo estos se van volviendo más perturbadores. La nube es una película pequeña y sencilla, con un reparto muy contenido en el que sin duda destaca la interpretación de Brahim, quien consigue transmitir toda la ansiedad por la que está pasando mientras su estado físico y mental se va deteriorando más y más.

Más arriba os contábamos que La nube tiene un cierto subtexto de crítica ecológica, ya que la crítica al sistema que sobreexplota los recursos queda clara en más de una ocasión, así como la situación de los pequeños trabajadores independientes que tienen que competir en un mercado desigual y despiadado. Sin embargo, llega un momento en el que esta crítica termina convirtiéndose en un tema secundario al quedar apilado bajo los momentos en los que la película se adentra en un territorio más gore y poco sutil, especialmente por los límites a los que Virginie llega para alimentar a sus saltamontes (ya os avisamos, que si no soportáis ver de cerca a ningún insecto, esta película no es para vosotros).

Aunque presenta ciertos elementos bastante novedosos, como el hecho de que al final sea una historia sobre una madre sola y su familia, sí que es cierto que el envoltorio en el que nos lo cuenta Phillipot no llega a ofrecernos nada nuevo del todo en cuanto al género se refiere. La nube es angustiosa, pero también frustrante, ya que desde el primer acto ves por dónde van a ir los tiros y cómo se va a desarrollar cada tragedia punto por punto, y cómo la estupidez de los propios personajes en más de una ocasión en lo que termina desencadenando los sucesos. Es una historia sobre la desesperación, y sobre cómo podemos convertirnos en un monstruo y crear uno peor por el camino cuando nos dejamos llevar y decidimos pasar ciertos límites.

Las películas de terror más esperadas que se estrenarán en 2021

La nube no se aleja de mostrar momentos feos y viscerales, llegando incluso a ser gore y desagradable en más de una ocasión. Su tono inquietante te tiene en vilo durante toda la película mientras acompañas en un viaje muy angustiante a la protagonista según esta va cayendo más y más en una situación desesperada de la que no puede escapar y a la que arrastra a su familia con ella.

Valoración

La nube se plantea como una interesante crítica ecológica sobre consumo sostenible envuelta en un ambiente de fantasía y horror con un tono angustioso e incómodo. Aunque la interpretación de Suliane Brahim es excelente, los personajes hacen que la trama resulte todavía más frustrante y predecible.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

La actuación de Suliane Brahim. El tono incómodo y angustioso que te compaña toda la película.

Lo peor

Se hace muy predecible desde el principio por dónde van a ir los tiros, la posible crítica de ecología sostenible se pierde con los momentos "gores".

Y además