The other side of the wind
Análisis

Crítica de Al otro lado del viento - La película póstuma de Orson Welles en Netflix

Por Rafa Domínguez

Reseña de Al otro lado del viento, dirigida y escrita por Orson Welles. La gran película inacabada de uno de los grandes maestros del cine llega por fin a Netflix después de meses de trabajo siguiendo sus anotaciones para concluir el montaje. Está protagonizada por John Huston, Peter Bogdanovich, Oja Kodar y Robert Random, entre otros. Se puede ver en Netflix España desde el 2 de noviembre de 2018.

Casi cincuenta años han pasado desde que Al otro lado del viento diese el pistoletazo de salida para convertirse en el último e inacabado trabajo del imprescindible Orson Welles. Un proyecto por el que Frank Marshall, productor de la cinta junto al también intérprete Peter Bogdanovich, suspiraba desde hacía cuarenta años y del que ha conseguido recoger sus cenizas para culminar la resurrección de la última obra del director.

La perseverancia de Netflix, que sella su firma en uno de los acontecimientos más celebrados por los amantes del cine clásico, nos ofrece una oportunidad única para recuperar no sólo la gran obra final de una figura única, sino la leyenda de un estilo que sigue latiendo tan salvaje como el primer día.

De metaficción y autorreflexión

Al otro lado del viento nos presenta la historia de un prolífico director de cine, Jake Hannaford —interpretado por el coloso John Huston—, que presenta su última película inacabada en la fiesta por su setenta cumpleaños, rodeado de todo su equipo de trabajo, aficionados de cine y un sinfín de acompañantes que componen una obra tan metaficcional que podríamos afirmar estar viendo las reflexiones autobiográficas de quien firma la cinta.

¿Estás deseando echarle el guante a esta joya del cine clásico? ¡Hazte con una Android TV para ver Netflix!

El director regresaba a Hollywood después de su periplo por Europa para rodar la que parece haberse convertido en su obra más íntima, recogiendo el frenesí estilístico de su filmografía para exponer la decadencia de la meca del cine como el tifón que descontrolado quiere arrasar con todo aquello que obstaculice su camino antes de desaparecer.

The other side of the wind

Arrancando con la cautela de explicar el contexto de su llegada a nuestras pantallas, Al otro lado del viento recupera la construcción de Ciudadano Kane para componer la casi mitológica figura de su protagonista, el director Hannaford, a través de todos aquellos que lo rodean y también los que quieren hacerlo; de quienes lo aman y por partes iguales lo odian. Serán ellos y las inagotables cámaras que los persiguen, con el beneplácito explícito del propio personaje, quienes nos permitan descubrir la caótica y enigmática mente que tenemos delante.

La película dentro de la película. De la metaficción a la autorreflexión, el director Orson Welles ocupa el metraje para desgranar los vicios, excesos y defectos de una industria que veía en decadencia. A pesar de que siempre huyó de las etiquetas autobiográficas, hay mucho de sus años por Europa en la película de la ficción (con título homónimo, Al otro lado del viento) en tanto en cuanto hay de él en el esquivo Hannaford. Desde la relación con su entorno y los actores, hasta las complicaciones de sacar adelante un proyecto que fuera de los decorados nadie logra comprender.

The other side of the wind

Dadas las infinitas anotaciones, conversaciones y apuntes rescatados de la película concebida en la mente del director, y más sabiendo su afán por la experimentación y la búsqueda incansable de nuevas formas mediante las que narrar, es imposible que sepamos con exactitud cuánto de él podemos encontrar en el montaje que ha llegado a esta película de Netflix. Pero lo que es seguro es que ha sido un trabajo titánico: la obra, con más de 100 horas de metraje rodadas, es un rompecabezas caótico en su presentación final y, desde luego, un reto para aquellos que se lancen a descubrirlo primera vez.

Las 29 mejores series de Netflix que puedes ver

Al otro lado del viento ya es un hito del cine moderno. Que una plataforma de streaming de contenidos, de esas que muchos prometen estar destruyendo el cine, recupere la obra póstuma de uno de los más grandes exponentes de su esplendor es, cuánto menos, paradójico. Sea como fuere, la cinta es una oportunidad de oro para traer a la palestra la filmografía del imperdible Orson Welles y su visión de la cinematografía como una aventura de descubrimiento, más humana que artificial, más efectiva que efectista y alejada en su medida de las encorsetadas fórmulas comerciales.

Valoración

Nunca sabremos cuánto de Orson Welles se esconde tras su montaje, pero su feroz genialidad sigue latente en cada fotograma del metraje. Una película metaficcional, caótica y autorreflexiva que, si bien no es para todos, puede abrir las puertas para descubrir la filmografía de uno de los grandes maestros del cine.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El implacable estilo fílmico de Orson Welles con el que desgrana los vicios de un Hollywood que detestaba.

Lo peor

La incesante sucesión de planos cortos, movimientos de cámara y diálogos rápidos puede resultar agotadora para algunos espectadores.

Y además