Overlord
Análisis

Crítica de Overlord, el thriller bélico producido por JJ Abrams

Por Raquel Hernández Luján

El thriller bélico se pasa de rosca con Overlord, una película producida por JJ Abrams que va a dejar vuestra pantalla llena de sangre. Esta es nuestra crítica.

¿Un thriller bélico-fantástico ambientado en Segunda Guerra Mundial? Seguro que se os ha venido a la cabeza de inmediato Zombis nazis, pero lo cierto es que Overlord tira por otros derroteros y es, además, una producción algo más ambiciosa en lo que se refiere a taquilla: intenta orientarse a un público mucho más amplio conteniendo bastante los momentos más gore y reservando para la traca final las secuencias de mayor voltaje.

Las mejores películas del género de terror en DVD y Blu-Ray

Durante bastante tiempo se rumoreó que podría formar parte de la "saga Cloverfield" junto a Monstruoso, Calle Cloverfield 10 y The Cloverfield Paradox, pero finalmente Abrams lo desmintió durante la Comic-Con celebrada el pasado abril, enfatizando que esta película es simplemente un proyecto en solitario. Y la verdad es que funciona muy bien como cinta independiente, con su propia lógica interna, sin necesidad de adosarse al éxito de la saga mencionada.

La historia de la película Overlord trata sobre un grupo de paracaidistas estadounidenses que aterrizan tras las líneas enemigas para realizar una misión crucial justo en la víspera del Día D: deben tirar una torre de comunicaciones para conseguir que los barcos tengan apoyo aéreo sin interferencias por parte de los alemanes.

Sin embargo, a medida que se van acercando cada vez más a su objetivo, descubren que los nazis se encuentran realizando diversos experimentos sobrenaturales para desarrollar un ejército de "supersoldados" que les permita ganar la guerra: no hay coste que no estén dispuestos a asumir.

La película tarda lo suyo en arrancar y tiene sus puntos débiles, fundamentalmente dos: cierta carencia de sentido del humor y el desliz de pasar de puntillas por ciertos pasajes de los que podría haber sacado oro (nos quedamos con las ganas de que "sucedan cosas" con varios personajes y se apunta a criaturas antinaturales que no llegamos a ver).

En general, la encontrarán más disfrutable los espectadores que vayan al cine sin demasiadas referencias, mientras que el público más insider, acostumbrado a la carnaza y amante del género, puede quedarse algo más frío, con ganas de más.

Overlord se vio por primera vez en España en el marco del Festival de Cine de Sitges pero, en realidad, apenas funciona como película de terror (tiene solo un par de sustos, aunque ambos son bastante buenos, todo hay que decirlo): desarrolla mucho más y mucho mejor el tono bélico con secuencias cuidadísimas y tramas secundarias inesperadamente dramáticas y solo al final se suelta la melena para mostrarnos el lado más monstruoso e inexplicable de este reverso tenebroso de la Segunda Guerra Mundial.

Donde se eleva por encima de la media es en la dirección artística: llegados a un determinado punto, la película se convierte en un pasaje del terror poblado de criaturas asombrosas e impredecibles y el espectador se queda clavado en la butaca escudriñando cada milímetro del decorado en busca de alguna imagen perturbadora.

El reparto de Overlord estará formado por los actores Jovan Adepo (The Leftovers), Wyatt Russell (Black Mirror), Jacob Anderson (Juego de tronos), Dominic Applewhite (El discurso del rey), Iain de Caestecker (Agentes de S.H.I.E.L.D.), John Magaro (Orange is the New Black) y la casi desconocida Mathilde Ollivier. Todos ellos defienden bien sus papeles, pero si hay alguien que lo goza en especial es Pilou Asbaek, el gran pilar del reparto.

Menos inspirado es el montaje, que a veces tiene problemas de continuidad (el raccord patina de vez en cuando) y adrenalina en pasajes concretos, por no hablar de un par de persecuciones en las que los tiempos se inflan tanto que son el todo inverosímiles.

A la película le habría venido bien arriesgar un poco más y desde antes por el fantástico: nos sigue poniendo más los pelos de punta la propia realidad de los experimentos de Mengele y compañía que lo que vemos en Overlord. Le falta histrionismo, despiporre y base esotérica, además de un final más climático. 

Valoración

A Overlord le cuesta encontrar el tono: le falta sentido del humor y locura para el público más hardcore y el más generalista puede encontrarla dura en exceso. Con todo, propone un entretenimiento disfrutable.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Pilou Asbaek se lo pasa como los indios y se nota. La media hora final es puro frenesí, aunque aún así deja con ganas de más.

Lo peor

Tarda mucho en arrancar y aunque la ambientación es más que correcta da la sensación de que ha tenido muchos cortes en la sala de montaje.

Y además