Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul
Análisis

Crítica de la película Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul

Por José Carlos Pozo

Parece mentira, pero ya han pasado 25 años desde que empezó a publicarse en Japón Detective Conan, un manga creado por Gôshô Aoyama sobre un joven estudiante de secundaria llamado Shinichi Kudô que es un brillante detective y que, investigando a unos misteriosos hombres de negro, estos le hacen ingerir un veneno experimental, dándole por muerto. Pero el veneno no lo mata, sino que le convierte en un niño de 7 años. Bajo la identidad de Conan Edogawa, Shinichi tendrá que localizar a los hombres de negro y encontrar un antídoto que le devuelva su cuerpo mientras vive en casa de su compañera de clase Ran Mouri, ayudando al inepto de su padre Kogoro Mouri para que se convierta en un detective de prestigio.

¡Hazte con la camiseta de Detective Conan!

Y ahora, 25 años después, la investigación sigue abierta, estando su publicación activa en Japón y sin atisbo de ver su desenlace pronto. Y ahí sigue, como uno de los animes más valorados, no solo en Japón, sino en todo el mundo, teniendo una buena legión de adeptos en España gracias, especialmente, a la publicación del manga por parte de Planeta Comic, quedando el anime más relegado a la comunidad de Cataluña.

Afortunadamente, el detective más famoso de Japón está volviendo a tener presencia por estos lares gracias a Alfa Pictures, quien proyectó el año pasado en varios cines de España la película Detective Conan: El Caso Zero. Debido a su buena acogida, Alfa Pictures ha licenciado 13 de las películas de Detective Conan (pero sin doblaje castellano) y proyectará el próximo 8 de noviembre su próxima película, Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul.

Pero, antes de meternos de lleno en la crítica de Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul, hay que poneros en situación. Como es natural, cada película de Detective Conan se ubica en distintos momentos del manganime, indicando, en mayor o menor medida, las situaciones que han ido sucediendo en la serie. A diferencia de El Caso Zero, en esta ocasión se menciona un punto importante en la historia que todavía no se ha podido leer en España (aunque no anda muy lejos de publicarse, todo sea dicho), por lo que hay ligeros spoilers de la trama. Dicho suceso es el del viaje de estudios en Kioto, donde Conan vuelve a recuperar su identidad de Shinichi Kudô con la ayuda de Haibara para poder acudir al viaje con sus compañeros de instituto y, entrando solo en los detalles relevantes para la película, al final Ran besa en la mejilla a Shinichi y comienzan a salir oficialmente como novios (aunque ella aún desconoce que Shinichi y Conan son la misma persona).

Detective Conan El Puño de Zafiro Azul

Dicho esto, la trama de El Puño de Zafiro azul arranca con Conan pidiendo a Haibara de nuevo el antídoto para poder viajar a Singapur e ir con Ran, Sonoko y Kogoro a ver el torneo de lucha en el que participa el novio de Sonoko, Makoto Kyôgoku. Como su pasaporte está a nombre de Shinichi Kudô, no puede salir del país como Conan Edogawa. No obstante, Haibara se niega en rotundo, por lo que Conan se tiene que quedar en Japón. Es entonces cuando Kaito Kid, haciéndose pasar por Ran, secuestra a Conan y se lo lleva a Singapur.

El objetivo de Kid es que Conan le ayude a investigar un asesinato en el que alguien trata de incriminar al ladrón de guante blanco y aprovechar para hacerse con el Blue Sapphire, una valiosa joya que forma parte del cinturón de campeón del torneo de lucha en el que participa Makoto. Para ello, Kid se hará pasar por Shinichi (lo que provoca ciertos momentos divertidos con Ran al no saber Kid que ahora están saliendo), mientras que Conan se hace pasar por un habitante de Singapur llamado Arthur Hirai (con una divertida escena haciendo alusión al principio de la serie, cuando Conan y Ran se encuentran por primera vez).

Detective Conan El Puño de Zafiro Azul

Aquí es donde tenemos uno de los fallos más gordos de Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul. Vale que a lo largo de la serie a Ran la pongan de estúpida a la hora de no ver la evidencia de que Conan y Shinichi sean la misma persona (aunque llegó a tener varios momentos de sospecha e incluso de certeza) pero, ¿de verdad no se da cuenta que ese niño de piel morena es calcado en aspecto y voz a Conan? Es más, ni ella y el resto de acompañantes que conocen al pequeño detective se percatan de ello. ¡Pero si se comporta igual cuando hay un asesinato de por medio!

Luego está el detalle curioso de que, en las películas de Detective Conan, Kaito Kid sí que conoce la verdadera identidad de Conan, pero en la serie original no se da constancia alguna de ello (aunque sí que sabe que no es un niño normal y corriente, nunca se ha llegado a dirigir a él como Shinichi), pero como esto es algo que viene arrastrado de otras películas de la franquicia, lo vamos a pasar por alto.

Las series de anime más largas de todos los tiempos

Como suele ocurrir con este tipo de películas, la parte más emocionante tiende a estar en su desenlace, donde se muestra el mayor despliegue de acción, viendo a Conan realizar cosas inverosímiles hasta en la propia serie de anime. Aunque en este caso el que protagoniza más escenas de este tipo es Kaito Kid quien, con la excusa de ser un mago y ladrón habilidoso, nos deleita con diversas secuencias de lo más trepidantes. No podemos decir lo mismo de la parte de investigación, la cual, salvo por el disfrute de ver a los dos rivales colaborar juntos en el caso, no es especialmente atrayente, intuyendo demasiado cómo se irá desarrollando la trama al seguir las mismas pautas que en las anteriores 22 películas.

Detective Conan El Puño de Zafiro Azul

Mención especial merece la banda sonora que acompaña muy bien toda la narrativa de la película, culminando con el tema de los créditos finales Blue Shappire, de Hirômi Tosaka, así como la secuencia del mismo. Como suele ser habitual en las últimas películas de Detective Conan, los créditos finales muestran imágenes reales de la ciudad y entornos que se han utilizado para plasmar con todo lujo de detalle, en este caso con la ciudad de Singapur. Además, cuenta con una divertida escena post créditos con la que se termina de cerrar la historia, así como el anuncio del siguiente largometraje para 2020.

A pesar de su enorme éxito en todo el mundo, Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul es una película únicamente recomendada para los fans más acérrimos de la obra de Goshô Aoyama, siendo muy poco recomendada para aquellos que no sean tan seguidores del personaje o bien estén empezando con la serie.

Valoración

Detective Conan: El Puño de Zafiro Azul es una película que únicamente atraerá a los fans del pequeño detective, dejando bastante fríos a aquellos que lleguen de nuevas o no estén muy al día de la historia de la serie.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Ver a Conan y Kid colaborar juntos en un caso. Su desenlace bien cargado de trepidante acción, marca de la casa.

Lo peor

Que pongan a Ran y al resto de secundarios más estúpidos de lo normal. Tras 22 películas se conocen bien sus pautas en la trama sin apenas sorprender.

Y además