Ir al contenido principal
¿Podrás perdonarme algún día?
Análisis

Crítica de ¿Podrás perdonarme algún día? con Melissa McCarthy

Crítica de ¿Podrás perdonarme algún día? (Can You Ever Forgive Me?), dirigida por Marielle Heller y protagonizada por los nominados al Oscar Melissa McCarthy y Richard E. Grant. En cines a partir del 22 de febrero de 2019.

Con la gala de los premios Oscar tocando ya en la puerta, hay que estar atentos a títulos que corren el riesgo de pasar desapercibidos por no estar nominados en las principales categorías pero que, sin lugar a dudas, se merecen toda nuestra atención.

¿Podrás perdonarme algún día?, la película de la que vamos a hablaros hoy, no es a priori una de esas cintas que salten a la vista, pero viene firmada por la actriz, productora y directora Marielle Heller que en 2015 adaptó la novela de Phoebe Gloeckner "The Diary of a Teenage Girl" y se puso detrás de la cámara, consiguiendo la atención de la crítica.

Por otra parte, tiene un elenco magnífico que sí ha conseguido hacer algo de ruido: Melissa McCarthy brilla con luz propia en su primera interpretación dramática y tanto Richard E. Grant como Dolly Wells la acompañan en dos trabajos de secundarios de irreprochable maestría. Hay química entre ellos, hay tensión y eso se plasma en un ejercicio de desarrollo de personajes ejemplar.

Heller vuelve al terreno de las adaptaciones literarias pero, en esta ocasión, le cede el testigo de la escritura del guión a Nicole Holofcener y al debutante Jeff Whitty que se basan en las memorias de Lee Israel para componer un relato de múltiples capas en las que se cohesionan distintos elementos: la volatilidad de la fama, la autodestrucción personal de quienes no consiguen adaptarse al mundo en el que les ha tocado vivir, la hipocresía del elitista universo del coleccionismo y, por decirlo llanamente, el "aparentoneo".

¿Podrás perdonarme algún día?, por tanto, está basada en hechos reales, pero no es algo de lo que haga gala sino que es un recurso más puesto al servicio de una historia jalonada de un fino sentido del humor. 

Descubre las memorias en las que se basa la película

La película nos presenta a Lee Israel, una respetada escritora que pasa de ser una superventas a una dolorosa decadencia tras haber triunfado escribiendo las biografías de Katharine Hepburn, Tallulah Bankhead, Estée Lauder o la periodista Dorothy Kilgallen. El paso del tiempo es implacable con ella: en los años 90, sus problemas de alcoholismo y su falta de olfato comercial, le habían cerrado las puertas del mercado editorial.

Un día, casi por azar, descubre una carta mecanografiada en un libro que está consultando en la biblioteca para una nueva biografía. Trata de venderla, pero su contenido no es lo suficientemente interesante, de modo que se le ocurre que puede ser una buena idea falsificar cartas de escritores y celebridades fallecidas con el fin de pagar el alquiler... aportándoles "un poco de chispa" y, sobre todo, emulando su forma de hablar y expresarse en sus misivas.

Cuando las falsificaciones empiezan a levantar sospechas, Israel roba y vende las verdaderas cartas de los archivos instigada por su leal amigo Jack Hock sin saber que el FBI está investigando el asunto.

Las mejores películas que de forma incomprensible no ganaron el Oscar

Es obvio que sus actuaciones son inmorales y ni siquiera se puede decir que el personaje de Lee Israel sea amable, pero sin embargo está descrita de una forma tan humana y es tan grande su amor hacia los libros que al espectador le resulta muy fácil meterse en sus zapatos. De hecho, es casi una denuncia de todo un mercado alrededor de la fama y una llamada de atención ante la ingenuidad de quienes se dejan deslumbrar por ella.

Mención aparte para la sutileza y el buen gusto con la que se tratan temas íntimos que todavía en los 90 se consideraban tabú y el cariño con el que se muestra a aquellas personas que sí son sinceras en sus afectos, aunque no sean mayoritarios. ¿Es una cinta dirigida a una minoría que se va a ver reflejada en la ficción en el acto? Puede ser.

El guión de ¿Podrás perdonarme algún día? trata a Lee Israel con ternura, pero nunca de forma condescendiente, de modo que la muestra poderosa en su desafío a una sociedad en la que los valores están tan perdidos, que ella decide "unirse al enemigo" para sobrevivir. Y, de paso, qué demonios, gritarle al mundo que no tienes por qué comulgar con sus malditas reglas. Toda una reafirmación de la identidad por parte de alguien que se hace pasar por otros. Divina ironía.

Valoración

¿Podrás perdonarme algún día? no pretende funcionar como un biopic al uso sino que supone un afilado retrato del ostracismo de una persona inteligente que no encaja en la sociedad en la que le ha tocado vivir. Una gratísima sorpresa que asombrará a más de uno.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Melissa McCarthy y Richard E. Grant están ambos inmensos. La dirección de actores de Marielle Heller y su capacidad de insinuación es ejemplar.

Lo peor

Es fácil que pase desapercibida por la mala elección del título, que hace pensar en un dramón antes que en una reflexión sobre la identidad.

Y además