Ir al contenido principal
Polizon
Análisis

Crítica de Polizón, la película de drama espacial de Netflix

Los viajes espaciales suelen ser tan irresistibles como propensos a fallar en el cine. Toni Collete, Anna Kendrick, Daniel Dae Kim y Shamier Anderson van a bordo.

El cine y los viajes espaciales siempre han mantenido una relación muy especial, que consigue hechizar al espectador. Sobre todo, aquellos protagonizados por pocas personas, desde 2001: Una odisea del espacio hasta Gravity, pues suelen transmitir al espectador la hermosura y la angustia de estar absolutamente solos en el vacío. Polizón llega a Netflix con una nueva propuesta dentro de esa fórmula.

El argumento de Polizón gira en torno a una misión de dos años a Marte, que intentará llevar cultivos al planeta rojo. La nave despega con solo 3 tripulantes a bordo: la comandante (Toni Collette, El sexto sentido), una médico (Anna Kendrick, Dando la nota) y un biólogo (Daniel Dae Kim, Perdidos). Sin embargo, pronto descubren que había una cuarta persona a bordo, el misterioso chico que interpreta Shamier Anderson (Wynonna Earp).

Disney Plus: precio, cómo registrarse y ver online

Date de alta en Disney+

Disney+ sigue estrenando novedades, como su canal STAR. Si te das de alta en la suscripción anuales, ahorrarás el equivalente a dos meses con respecto a la suscripción mensual.

A partir de ahí, la película de Netflix va evolucionando hacia el thriller, aunque mejor no desvelaremos aquí cuál es la naturaleza del problema. Basta con decir que los personajes son puestos contra las cuerdas en una situación en la que es imposible recibir ayuda. Atrapados en esa circunstancia, ¿cómo deberían actuar? ¿Qué es lo más sensato y justo?

Stowaway (nombre en versión original del filme) es una de esas películas pequeñas, en las que casi todo el peso recae en la interpretación de pocos actores y en la capacidad del apartado audiovisual para transmitir las sensaciones tan extremas que ofrece el espacio. En ambos apartados cumple con nota, gracias especialmente a una Toni Collette que es especialista en "papeles preocupados" y en una Anna Kendrick sobre la que recae buena parte del protagonismo.

La faceta audiovisual consigue asombrar, especialmente en la primera mitad de la película, con unos planos simétricos y elegantes, capaces de transmitir lo maravillados que estarán los protagonistas ante la inmensidad del espacio y lo único de su misión. Más adelante, sirven para contagiar el pavor por unas circunstancias extremas en las que un movimiento en falso puede significar una muerte terrible, tanto propia como de los compañeros.

Polizón - Netflix

Por todo ello, Polizón es una de esas películas que hay que ver en pantalla grande, porque en la de un móvil vais a perderos buena parte del impacto que pueden ofrecer sus imágenes.

El director Joe Penna consigue destacar en todo lo que se refiere al rendimiento técnico, pero la película termina dejándonos una sensación fría, como si nos faltara algo. Y así es: apenas tenemos contexto sobre los personajes. Tan solo se nos dan unas pinceladas sobre la relevancia de la propia misión, pero sabemos aún menos sobre los tres tripulantes originales de la nave. ¿En qué consistían su pasado, su familia y sus motivaciones? Solo un pequeño discursito inicial nos pone en situación, pero no es suficiente para que empaticemos con ellos.

Polizón - Netflix

En ese sentido, aunque entendemos la gravedad de ciertas situaciones, no nos provocan sensaciones capaces de calar. Todo esto se hace particularmente patente en los minutos finales, que terminan la historia de una forma un tanto abrupta y, quizá, habría sido necesaria una explicación, aunque fuera superficial, de por qué ese personaje hace lo que hace en los instantes finales. Para rematar, se dan algunas casualidades demasiado forzadas que hacen más inverosímil el relato.

Polizón - Netflix

En conjunto, la película Polizón funciona mejor como ejercicio plástico e interpretativo que como una historia completa y emocional, aunque en algunos momentos consigue impactar, sobre todo cuando busca hacernos sentir vértigo y miedo. Si os gusta la temática espacial, sin duda merece la pena un visionado, pero no esperéis grandes espectáculos de ciencia ficción, solo a cuatro personas frente a un contexto desesperado.

Valoración

Al igual que el vuelo espacial que narra, tiene mucha más fuerza al principio que al final, pues deja al espectador con muy poca información. Aún así, tiene momentos muy intensos en lo visual y en su narración del riesgo.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Las interpretaciones son muy convincentes. Visualmente, presenta algunos planos maravillosos.

Lo peor

La falta de contexto para los personajes tira por tierra el dramatismo. El final es un poco abrupto.

Y además