Richard Jewell
A ver si os alegramos el día: Clint Eastwood regresa a la dirección con Richard Jewell, una polémica película protagonizada por Paul Walter Hauser, Olivia Wilde, Sam Rockwell, John Hamm y Kathy Bates de la que os ofrecemos nuestra crítica.

El cine reciente de Clint Eastwood no es el mejor de su carrera, eso quedó evidenciado con la olvidable 15:17 Tren a París, cuyo acabado era más próximo a un telefilm que al de una película pensada para exhibirse en cines. No obstante, la mencionamos porque comparte con Richard Jewell una idéntica intención: restablecer a héroes urbanos que salvaron vidas con actuaciones pertinentes y desinteresadas, por más que luego fueran puestos en tela de juicio.

Esto es algo que también pudimos ver en otra cinta reciente y superior, Sully, y que se remarca desde el cartel promocional con la frase "conocerás su nombre y la verdad". ¿Cuál es el problema de la película? Que cuenta verdades a medias, así que no le hace justicia a esa sentencia.

Aprovecha el periodo de prueba de Amazon Prime Video y disfruta de las mejores películas y series de la plataforma... ¡Totalmente gratis!

Vamos con una breve sinopsis para situarnos antes de seguir: Richard Jewell era uno de los guardias de seguridad encargados de supervisar las actuaciones nocturnas durante los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. En el transcurso de uno de sus turnos encontró una mochila sospechosa de la que reportó a sus superiores. Ellos constataron que contenía explosivos para cometer un atentado terrorista, de modo que abrieron un perímetro de seguridad, salvando muchas vidas.

VIDEO

Tráiler oficial Richard Jewell, lo nuevo de Clint Eastwood

Considerado en un principio como un héroe, ya que gracias a su rápida reacción se minimizaron los daños materiales y humanos, pronto Jewell se convirtió en el primer sospechoso del FBI. Vilipendiado por la prensa que filtró la investigación de los agentes, su vida quedó destrozada y fue sometido a un brutal juicio mediático en el que se aireó su intimidad y se criticó su perfil, muy afín al de un lobo solitario.

Para su defensa, Jewell contactó con el abogado independiente y anti-establishment Watson Bryant que tuvo que hacer frente al FBI, al GBI (Georgia Bureau of Investigation) y al APD (Atlanta Police Department) para limpiar el nombre de su cliente. 

La falsa polémica y lo que debería escandalizarnos realmente

Como habréis tenido ocasión de leer en titulares de lo más amarillistas y por la repercusión legal que ha tenido, Richard Jewell ha sido una película muy polémica dado que, según algunos sectores, daba a entender que la filtración de la periodista Kathy Scruggs había tenido lugar por medio de un intercambio sexual. Hablando el plata: que ella le había ofrecido sexo a un agente del FBI a cambio de la información. Vista la película queda claro que la situación en la ficción es otra muy distinta. Lo que sucede más bien es que ella tiene un informante con el que tiene relaciones esporádicas de quien obtiene el soplo ANTES de acostarse con él (algo que queda off de record, por cierto). 

En cualquier caso, el guión sí que demoniza premeditadamente a Scruggs mostrándola como una villana de manual en una dramatización que no se señala como tal y que además la pone en la picota eludiendo datos importantes como el hecho de que la periodista y el agente del FBI mantenían una relación sentimental previa y que incluso vivían juntos. Su papel en todo el asunto es obtener una información y lanzarla en su periódico para obtener la mayor repercusión posible, pero en ningún caso puede focalizarse en ella el acoso y derribo mediático al que se vieron sometidos Richard Jewell y su madre.

Richard Jewell

Tanto es así que hasta sorprende el momento en el que su abogado se dirige directamente a ella para recriminarle su actitud rastrera obviando a su editor y a la dirección del periódico Atlanta Journal Constitution. Aspectos como esa reprimenda, nos llevan al corazón que no late en esta película debido a un excesivo paternalismo del guión de Billy Ray enfatizado aún más por la dirección de Clint Eastwood. Aquí no hay escalas de grises: hay personajes muy buenos y personajes malísimos capaces incluso de verbalizar después de un atentado brutal que ojalá las víctimas sean interesantes y noticiables.

Por otro lado, Richard Jewell es una película que tira de humor cuando le viene bien. Aunque narrativamente funciona, debería hacer que nos lleváramos las manos a la cabeza. Es reprobable la abyecta forma en la que el FBI se empeñó en crear pruebas falsas contra Jewell (suponiendo que esta no sea otra licencia del guión y que se ciña a la verdad, algo que como poco, viendo lo anterior, podemos poner en tela de juicio), pero pocas bromas con que un civil tenga un arsenal en su casa. Te ríes, sí, pero cuántas veces situaciones similares acaban en lágrimas...

Sobre el continente

Más allá del contenido de la película que, a la vista está que deja bastante que desear si para limpiar el nombre de una persona tiene que emponzoñar el de otra o dejar en el aire lo gracioso que es la tenencia de armas, tenemos que hablar de otros aspectos. El que mejor funciona: las interpretaciones. Paul Walter Hauser realiza un gran trabajo retratando a Richard Jewell a quien se parece mucho físicamente. Pero si hay que rescatar dos interpretaciones estelares no podemos dejar de señalar la de Kathy Bates que le ha valido la nominación al Globo de Oro (brutal la secuencia en la que se dirige a los medios) y la de Sam Rockwell, que borda su rol de abogado antisistema. Pronto lo veréis en otro papelón en Jojo Rabbit, así que ojo con él, que está que se sale.

Respecto a Olivia Wilde, al margen del enfoque tan maniqueo que le han dado desde el guión a su personaje, consigue transmitir su energía, independencia y dureza como profesional con callo y agallas mientras que John Hamm es quizás el fichaje más débil del elenco. Encaja a nivel físico, pero parece en exceso envarado y no se exploran sus motivaciones.

Por lo demás, Richard Jewell es una película con la tensión justa, que mantiene el interés de principio a fin. Se toma su tiempo para presentar al protagonista, porque requiere un tiempo comprenderlo, y consigue que el espectador empatice con él. Lástima que no haya sido más cuidadosa en aspectos esenciales como los expuestos o que no haya señalado que iba a tomarse ciertas libertades... Sería no solo más respetuosa sino más ajustada a la realidad, que a fin de cuentas parece ser su voluntad última. En todo caso hay una mente pensante delante de la pantalla que no necesita que se lo den todo tan mascado.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Que Richard Jewell sea la mejor película de Clint Eastwood de los últimos años, dice mucho de la debacle reciente de su cine. Correcta, rescata a otro héroe vilipendiado, siguiendo la estela de lo que le viene interesando últimamente aunque por el camino hace justo lo que critica: cargar contra alguien que no puede defenderse.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Lo acertado del casting: Paul Walter Hauser es clavado a Richard Jewell; Kathy Bates está formidable y Sam Rockwell también destaca.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El exacerbado paternalismo de una película que no le deja margen a la interpretación del espectador y la forma en la que retrata a Kathy Scruggs.
Hobby

69

Aceptable

Y además

Richard Jewell (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Richard Jewell es la nueva película de Clint Eastwood como director, sobre la acusación falsa tras los atentados de los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. Richard Jewell es el guardia de seguridad que avisa de haber encontrado la mochila con explosivos del atentado terrorista que tuvo lugar en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996; considerado e...