Crítica de Samaritan - El superhéroe cansado y sin esperanza de Sylvester Stallone

Samaritan

El superhéroe de Sylvester Stallone, Samaritan, llega a Amazon Prime Video con una historia sucia, violenta y embarrada que convencerá a los fans del género.

Sylvester Stallone es ahora un superhéroe. En realidad, ya lo fue con Rocky Balboa. A su manera. Pero ahora, con la llegada de Samaritan a la pequeña pantalla, el veterano actor ha obtenido superpoderes. Quizás no sea el justiciero más vistoso de la actualidad, pero… Es Sylvester Stallone. Puede hacer lo que le dé la gana.

El estreno de la película Samaritan en Amazon Prime Video responde a la necesidad moderna que tienen todos los estudios y las empresas —las marcas, a fin de cuentas— de exprimir el éxito de los superhéroes. Lo justo sería decir «el éxito de Marvel Studios». Han sido ellos los que han provocado todo este boom contemporáneo.

La cultura popular de masas lleva ya unos años —como mínimo, desde 2016— inmersa en una espiral de mitomanía, cobijada bajo el paraguas del género como si hubiéramos descubierto a estos dioses por primera vez. O como si la realidad se nos hubiera hecho insuficiente y diéramos las gracias por haber inventado otra.

VIDEO

Tráiler de Samaritan, la película de superhéroes de Prime Video con Sylvester Stallone

Sea como sea, los superhéroes son ya parte de nuestra vida. Pero no como lo sería una lluvia de estrellas fugaces, que es más o menos un acontecimiento anual o bianual. Sino más bien como desayunar con tu taza favorita, esa que está descascarillada por el borde, tiene pinta de que te vas a cortar, pero te importa tres cominos.

Mi abuela, que Atenea la tenga en su gloria —aquí, cada uno le reza a su disparate—, solía decirme que «lo poco gusta y lo mucho cansa». A los superhéroes no parece importarles mucho el refranero español. El género, desde luego, no se resiente. Y cada vez van entrando más propuestas diferentes en el tablero de juego.

Es el caso de la película Samaritan. Dirigida por Julius Avery (Overlord, Son of a Gun) y con un guion original de Bragi F. Schut, lo que más llama la atención de este filme es que hayan convencido a Sylvester Stallone para que lidere su reparto. No solo por el género, sino también por el enfoque tan curioso y potente que le han dado a su personaje.

La historia de Samaritan se narra desde el punto de vista de Sam Cleary (Javon Walton). Este muchacho de 13 años vive en una zona bastante complicada de la ciudad y tiene que sobrevivir a duras penas. Su madre no llega a final de mes y el barrio se ha convertido en una zona de guerra. El crimen y la violencia campan a sus anchas.

Sin embargo, Sam Cleary tiene una esperanza. Un sueño, más bien. Sueña con el día en que Samaritan regrese a Granite City. El gran superhéroe de la ciudad murió 20 años atrás, pero hay algunos que aún creen en su existencia. Dicen, sencillamente, que ha desaparecido. Pero que algún día rescatará a la ciudad de la ruina.

¿Sabéis lo más curioso de todo? Sam Cleary tiene la intuición, está cien por cien convencido, de que su solitario y huraño vecino, el señor Smith (Sylvester Stallone), es realmente el superhéroe que abandonó Granite City, dejando que la ciudad fuera arrasada por la oscuridad, la desesperación, la ruina y la miseria.

Samaritan

Como veis, la premisa de Samaritan juega con la dinámica adulto-niño y el héroe cansado y abandonado. Evoca en algunas pinceladas a Logan, pero las comparaciones serían odiosas, así que no lo haremos. Lo que queremos decir es que el ejercicio cinematográfico es bastante intenso, sobre todo al principio, en el primer tercio del filme.

La película de Amazon Prime Video, producida por Metro-Goldwyn-Mayer y Balboa Productions, se sostiene por un poderoso arranque al más puro estilo Watchmen. Unos títulos de crédito animados, con estética cartoon, que narran la historia del gran héroe de la ciudad, desde sus inicios hasta su inevitable conclusión.

La traslación al presente hace que el impacto de la erosión humana, económica y social en Granite City sea mucho mayor. La ciudad ha sido prácticamente consumida y, salvo algunos locos que aún siguen creyendo en los milagros, el resto ha decidido jugar con las reglas de un juego que ya no es juego ni tiene reglas.

Samaritan hace uso de una cinematografía —orquestada por David Ungaro— sucia y grisácea, embarrada. El etalonaje recuerda al empleado por Lawrence Sher en Joker. Hay violencia en lo que vemos. De alguna forma, la hay. La atmósfera está muy bien recreada y, por tanto, la inmersión es idónea para iniciar el viaje.

Probablemente, a Samaritan le pesa el parecerse a muchas películas —y, todas ellas, muy buenas—, pero no ser esas películas ni tener a esos personajes. Y, probablemente, a esta cinta de Prime Video le pesa que haya una historia de superhéroes cada vez que encendemos el móvil, la televisión, el ordenador, la consola…

Porque Samaritan es una buena película. Es una historia sólida, con rasgos contemporáneos que subyacen bajo capas de suciedad y alguna lectura interesante. Tiene a una estrella legendaria de Hollywood en su reparto. La química entre los actores hace que sus personajes se sientan más reales, mejor encajados.

Pero… Todo lo has visto ya o te recuerda a algo que ya has visto, y sin embargo eso no hace que sea una peor película. Pero sí hace que tu experiencia, la experiencia de Samaritan, se vea sacudida. Y nos hace preguntarnos cómo miraríamos esta película, con qué ojos, sin el extenso bagaje que poseemos desde hace dos décadas.

Samaritan no es perfecta, no nos malinterpretéis. Hay cierta confusión en su metraje, que es víctima de un montaje bastante acelerado. Las escenas se precipitan unas a otras, en lugar de encadenarse, y a veces le dan ritmo a la historia cuando lo que está pidiendo es pausa. Respirar. Analizar. Reflexionar. Y, luego, seguir hacia delante.

 

También nos hemos quedado con las ganas de conocer más acerca de este universo. El guion es sencillo, básico. Sabe qué historia quiere contar y va con ella hasta última instancia, sin desviarse, por un camino recto que sostienen los pies cansados de un Sylvester Stallone que quiere aproximarse a Creed, pero no es Rocky Balboa.

En definitiva, la película de Samaritan en Amazon Prime Video es uno de esos estrenos streaming que nos vemos en la obligación de recomendar. Una buena película. Divertida, con personalidad, con carácter. El bueno de «Sly» sigue llenando la pantalla con su carisma. Hay superhéroes. Perfecta para este fin de semana.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Sylvester Stallone llega al mundo de los superhéroes, pero lo hace con una película original. Una historia de un hombre mayor, cansado, sin esperanza que gustará a los amantes del género, sobre todo porque les recordará a otros títulos. A pesar de su montaje precipitado y su básico guion, Samaritan es un disfrute ininterrumpido para el streaming.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El carisma innegable de Sylvester Stallone, el primer tercio de la película, la cinematografía y el etalonaje sucio y embarrado.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se parece a demasiadas cosas y a ninguna al mismo tiempo. El montaje es algo precipitado y el guion, poco ambicioso.
Hobby

75

Bueno

Y además

Samaritan (2022)

Samaritan

Lanzamiento:

Argumento:

Samaritan es una nueva película original de Amazon Prime Video basada enel cómic homónimo de Kurt Busiek, Brent Anderson y Alex Ross publicado porVertigo Comics que dirige el cineastaJulius Avery(Overlord, Son of a Gun, The Pope's Exorcist). Esta película de superhéroes gira en torno aSam Cleary,un chaval que sospecha que su misterioso y solitar...