Crítica de Sentimos las molestias, la imperfecta imitación de El método Kominsky de los creadores de Vergüenza

Sentimos las molestias

Hay amistades que se hacen eternas... Crítica de Sentimos las molestias, la nueva comedia de Movistar+ protagonizada por Antonio Resines y Miguel Rellán, de estreno el 8 de abril de 2022.

El regalo que nos hace Sentimos las molestias es, sin lugar a dudas, traer de vuelta al televisivo Antonio Resines cuya vida estuvo en serio peligro debido a su contagio de coronavirus. Miguel Rellán lo acompaña como cabeza de cartel de esta serie de seis episodios de algo menos de media hora de duración.

Se trata de una serie original de Movistar+ producida en colaboración con Cuidado con el perro TV que ha sido creada por Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero, los responsables de Vergüenza. Aquella se extendió hasta las tres temporadas, mientras que de ésta no sabemos si hay planes de continuidad aún.

VIDEO

Tráiler de Sentimos las molestias, la comedia de Movistar+

Sentimos las molestias nos presenta a dos amigos de toda la vida cuya personalidad no puede ser más distinta. Rafael Müller (Antonio Resines) es un aclamado director de orquesta acostumbrado al reconocimiento social mientras que Rafael Jimémez (Miguel Rellán) es una vieja gloria del rock que sigue disfrutando de su música y de un estilo de vida mucho más desenfadado.

En cierta forma, ambos se sienten "fuera de onda", y por motivos similares: les cuesta adaptarse a los nuevos tiempos y sus relaciones con las mujeres pasan por un periodo de crisis.

Tienen ciertos achaques propios de su edad, pero se sienten en plenas facultades, si bien ni la música clásica ni el rock es ya lo que mueve a las masas en una sociedad ebria de juventud y velocidad

Les acompañan, entre otros, Fiorella Faltoyano como Gloria, la mujer de Müller; Melina Matthews como Victoria, una virtuosa del violonchelo de la orquesta de Müller, y María Casal como Elena, la abogada que gestionará el desahucio del edificio en el que vive Jiménez.

Resines y Rellán tienen buena química en pantalla y forman un dúo muy acertado para canalizar uno de los leit motiv de Sentimos las molestias: que la sociedad en la que vivimos no solo no valora a las personas a partir del momento en el que cumplen una determinada edad, sino que quedan directamente relegadas.

Sin embargo, el guión es muy débil y se apoya en muchos lugares comunes de este tipo de comedias: los personajes con síndrome de Peter Pan, su vertiente de galanes con las mujeres (con alguna que otra chanza sonrojante), las bromas sobre el lenguaje inclusivo...

En suma, al final da la sensación de que la serie en lugar de defender a las personas mayores, las termina tratando de garrulas... algo que no puede estar más lejos de la verdad y que además no es demasiado divertido, que digamos. Recordemos que se supone que estamos ante una historia en la que el humor debería ser el plato fuerte.

La baza ganadora de Sentimos las molestias es la música: Joan Valent se ha encargado de la banda sonora de la serie, que le permite jugar con instrumentos de cámara y con otros registros muy distintos, abundando en las diferencias que hay entre las idiosincrasias de los dos protagonistas. 

Adicionalmente, Bernardo Fuster y Luis Mendo, del grupo Suburbano, han compuesto el tema "Cuidado con el perro", recuperando su tradición como grupo de rock de los años 70 y, quizás más importante, han tratado de realizar una reflexión sobre los mensajes que este género musical trataba de lanzar a la sociedad por entonces y su pertinencia más de cuarenta años después.

Sentimos las molestias tiene mucho margen para mejorar, pero tendrá que hacerlo con una actitud mucho más abierta, defendiendo mejor a sus personajes y haciendo justicia a la realidad apelando a un humor más sano y desprejuiciado.

Se aprecia que los creadores, en algunos aspectos, han querido espejarse en El método Kominsky cambiando el contexto interpretativo por el melómano, pero se queda muy lejos de aquella serie que sí consiguió hacernos reír y pensar sobre la edad, la amistad, la enfermedad y el último tramo de nuestras vidas, al que solo los más afortunados llegarán para echar la vista atrás con cierta ironía.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

A pesar de su muy notoria voluntad de emular el éxito de El método Kominsky cambiando el contexto de la relación de amistad de los dos añosos protagonistas, Sentimos las molestias no consigue ni hacer valer a las personas de la tercera edad ni erigir una comedia divertida en torno a sus vivencias.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La música de Joan Valent es una verdadera delicia. La complicidad entre Resines y Rellán y sus antitéticos personajes.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El guión dista bastante de ser ingenioso y como comedia, no tiene pegada.
Hobby

57

Regular

Y además