Ir al contenido principal
Guidance
Análisis

Crítica de la temporada 1 de La consejera (Guidance), ya en HBO

Crítica de la temporada 1 de La consejera (Guidance), serie sobre el acoso escolar ya disponible en HBO España. Dirigida por Anna Mastro.

Cuando os hablamos del avance de la programación de HBO para la primavera, ya os contamos que la plataforma contaba en su estrategia con incorporar series más enfocadas al público adolescente y preadolescente, incluyendo en su catálogo algunos títulos de Awesomeness TV. Los primeros cinco episodios de esta webserie llamada La consejera (Guidance) están disponibles en YouTube... pero bloqueados en nuestro país, seguramente en virtud del acuerdo que ha hecho posible que se estén disponibles en exclusiva en HBO España.

Si os llama la atención esta serie, atentos a otras del mismo estilo que llegarán después entre las que se incluyen Etiquetados, All Night y Freakish, de las que os iremos informando puntualmente.

La consejera (Guidance) es una serie antológica compuesta por tres temporadas lanzadas entre 2015 y 2017, en cada una de las cuales se sigue un caso diferente con un elenco que se va renovando.

HBO España tiene ya disponibles dos, pero hoy vamos a centrarnos en la primera, que se desarrolla a lo largo de 6 episodios de entre 15 y 20 minutos, aproximadamente. Cada episodio nos narra una semana en un instituto, es decir, que recorre lo que sucede en el despacho de la consejera escolar entre el lunes y el viernes.

Descubre las ofertas del día en Amazon

El detonante de toda la acción de esta serie de HBO es la propagación de unas insinuantes fotografías personales de una de las adolescentes más populares del centro, que además es hija de su mayor benefactor. El centro está doblemente preocupado por su reputación y por el daño que puede hacerle que el empresario retire los fondos con los que se financian. Por ello, encargan a la consejera del centro que le dé un nombre: el del culpable de la filtración y del daño que supone para la identidad digital de la víctima (Amanda Steele).

La indiferencia es peor que el maltrato

A lo largo de las pesquisas de Anna, la consejera (Michelle Trachtenberg) comprobamos cómo en el instituto hay todo un caldo de cultivo para que se den este tipo de casos: por una parte tenemos adolescentes con necesidad de hacerse notar, acceso ilimitado a una tecnología que los adultos no conocen ni controlan y toda una red de envidias, intereses cruzados y deseos frustrados que canalizan a través del falso anonimato de Internet.

Guidance

El acoso escolar se traslada del aula al teléfono móvil donde Twitter, Facebook, Instagram y otras redes sociales se convierten en un altavoz pernicioso. En este escenario se abre una guerra por uno de los postulados de la primera enmienda estadounidense que proclama la libertad de expresión y que colisiona de lleno con el derecho al honor y la intimidad que se detallan en los protocolos de prevención y de actuación frente al bullying y el ciberbullying de los centros educativos.

Y la comparación es casi inevitable. Por trece razones, la serie original de Netflix cuya segunda temporada se lanzará este mismo año, exploraba en su primera tanda de episodios este tema desde la perspectiva de una persona que sufría el acoso y lo hacía de una forma mucho más profunda y compleja.

Guidance

Una de las características de La consejera que hacen que la serie sea bastante inferior es el tratamiento del mundo de los adultos, que se comportan como adolescentes y lejos de ser un ejemplo, o ser puestos en la picota por su actitud revanchista (parece que la finalidad de todo no es otra que buscar a toda costa un chivo expiatorio para lavarse las manos), alcanzan un supuesto final feliz expulsando a "la mala hierba" y continuando con sus vidas como si nada hubiera pasado.

A todo el mundo le afecta cómo hablen de él

Una de las cuestiones que mejor plantea La consejera, no obstante, es la de las contradicciones del tránsito hacia la madurez: esa etapa en la que todo se magnifica y en la que el prolongado hostigamiento supone una tortura emocional que destapa la caja de los truenos (suicidio adolescente, acosados que se convierten en acosadores, testigos y coadyuvantes de una situación intolerable pero socialmente aceptada...). Y también la de la denuncia de ese "sistema de castas" que impone la popularidad del alumnado.

Sea como fuere, no es una serie que se meta hasta el fondo en el fango de los malos tratos ni que consiga removerte las tripas, si bien sí que lanza con acierto un mensaje conciliador de que "todos somos iguales ante el acoso" y que a todos puede arruinarnos la vida. Una verdad como un templo. Es una pena que la atmósfera naif de persecución casi detectivesca y el tratamiento de los personajes adultos, que ni siquiera lo parecen, impida una lectura más limpia y realista de la historia. Generalmente, por desgracia, las cosas no son tan sencillas.

Valoración

Una visión un tanto ligera sobre un problema tan complejo como es el acoso escolar: Guidance es algo así como una versión sencilla y con menor calado que Por trece razones, aunque arroja algunos mensajes interesantes.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Confronta problemas adyacentes al acoso: la amenaza de suicidio, la malinterpretación de la libertad de expresión o la necesidad de notoriedad social.

Lo peor

Los adultos de la serie tienen un comportamiento mucho menos ejemplar y más reprobable que los adolescentes, lo que le resta credibilidad.

Y además