Ir al contenido principal
Mira lo que has hecho 2
Análisis

Crítica de la temporada 2 de Mira lo que has hecho, de Movistar +

Crítica de la temporada 2 de Mira lo que has hecho, la serie protagonizada por Berto Romero y Eva Ugarte de Movistar + que se estrena el 22 de febrero de 2019.

Seis episodios de unos 25 minutos de duración de media componen la segunda temporada de Mira lo que has hecho, la serie de Berto Romero para Movistar +. Cuando el año pasado vimos el debut de la serie señalábamos que era una comedia fresca, a medio camino entre el retrato de costumbres de una pareja tipo que se enfrenta a la maternidad/paternidad por primera vez y el drama familiar con todo lo que suponen las relaciones paterno-filiales, sobre todo.

Llévate a casa la primera temporada de Mira lo que has hecho en DVD

Pero no había episodio en que faltaran las risas: teníamos al Berto Romero padre, al Berto Romero guionista y al Berto Romero actor cómico. Estas tres facetas se mezclaban con mucha inteligencia para hacernos pensar en los límites del humor, en las dificultades de la conciliación laboral con la vida familiar e incluso en cómo había ido evolucionando el mundo entre bambalinas para aquellos que se ganan la vida actuando en un sector tan poco agradecido como el humor. Hasta había un par de zascas a la flora youtuber.

En esta nueva tanda de episodios, la serie da un giro sobre sus talones y deja la comedia de lado. Aunque al comienzo sí que desentraña algunos momentazos que a buen seguro les ha tocado vivir a quienes son considerados "famosos" que conducen a sketches hilarantes, la serie se centra en la crisis de identidad de Berto como padre y por tanto en uno de los mayores altibajos con su pareja.

Su propio personaje lo verbaliza: "¿Cuándo dejó esto de ser una comedia para convertirse en una tragedia?". Este enfoque metalingüístico se mantiene ya hasta el final, con un tono cada vez más grave, con el que Romero de paso trata de reivindicarse como actor... ¡dramático! Y, siendo sinceros, incluso no tiene reparos a la hora de utilizar Mira lo que has hecho para confesar algunos de sus pecadillos, como el egocentrismo.

Las mejores series cómicas de 2018

Sandra espera gemelos y Berto, cada vez más ausente por sus compromisos de trabajo, apenas le deja espacio para respirar. Sandra se apoyará en una compañera de trabajo al tiempo que lidia con su hijo pequeño, que evidentemente tiene los celos a flor de piel ante la llegada de los bebés que lo destronarán como rey de la casa. 

Por su parte, Berto descubrirá asombrado que se siente mucho más cómodo con su familia ficticia de la pequeña pantalla, dado que la ha creado a su medida inspirándose en la realidad y no le supone ningún esfuerzo relacionarse con ella. Lo que no sabe es que si sigue dejándose llevar por ese camino, puede perderlo todo.

Para empezar, es probable que el formato no sea el idóneo para el cambio de registro de la serie. Seis episodios de 25 minutos no llegan a sumar en total ni siquiera tres horas de duración en los que el viraje resulta un poco brusco (e inesperado para el espectador, que espera una propuesta más continuista). Lo mismo sucede con la conclusión, que se antoja algo precipitada. Evidentemente, deja con ganas de más y deja desdibujadas muchas tramas secundarias que quedan solo apuntadas: desde el estado de la madre de Berto, hasta la historia de la infancia de Sandra, que apenas se relaciona con el desarrollo de su personaje. A decir verdad, en ese sentido, está algo descompensada ya que el foco de atención es casi todo el tiempo Berto.

Lo que aborda con valentía Mira lo que has hecho en su temporada 2 es la inmadurez de los adultos, que se supone que estamos llamados a ser los ejemplos de nuestros hijos cuando realmente estamos tanto o más perdidos que ellos en la vida. Aquí es donde la serie se viene arriba y es fácil que empaticemos con los personajes. Por una parte, necesitamos fortalecer nuestra autoestima, por otra abordar incluso tareas que son ingratas (lo de la participación en la escuela infantil, para aquellos que lo hemos vivido, es realmente tronchante) y, además ser el pegamento de una estructura que tiene que soportar mucha presión. 

Las familias son así: no se parecen en nada a las de los anuncios de la televisión: son imperfectas. Los retretes se atascan, los niños te llevan al límite y los adultos necesitamos evasión, diversión y relajación para hacer frente a todo lo anterior. Así que en cierta medida, a pesar de que parezca que Berto se mira solo su ombligo, la verdad es que nos está poniendo delante del espejo. Mirarlo no es cómodo, pero es lo que hay. Mira lo que has hecho. Y mira bien qué harás a partir de ahora.

Valoración

Menos cómica que la primera temporada, la serie de Berto Romero le sirve por una parte para crear una metaficción y por otra para reivindicarse, una vez más, como actor, esta vez dramático.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Que no recala en ningún cliché, sino que desarrolla lo que podría ser un momento de crisis de pareja muy creíble.

Lo peor

Hay momentos en los que se toma demasiado en serio a sí misma y rompe un poco la magia de su humor paródico.

Y además