Narcos 3
Análisis

Crítica de la temporada 3 de Narcos, ya disponible en Netflix

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de la temporada 3 de Narcos, ya disponible en Netflix con los actores Pedro Pascal, Damián Alcázar, Francisco Denis, Alberto Amman y Pêpê Rapazote.

Desde hoy día 1 de septiembre a las 9:01 horas están disponibles los diez episodios que componen la tercera temporada de Narcos. La serie original de Netflix regresa con un nuevo reparto y ya ha renovado por una cuarta, así que nos queda mucho por escarbar en el intrincado mundo del narcotráfico.

Netflix presenta así los nuevos episodios de Narcos: "En los cárteles de cocaína cuando cae uno, nace otro: el día que Pablo murió, el cártel de Cali se convirtió en el enemigo público número uno. Se hicieron llamar los caballeros de Cali, los capos más grandes de la droga".

Consigue las camisetas más chulas de Narcos

La sinopsis de Narcos nos avanza, efectivamente, que una vez que cae Pablo Escobar, la DEA centra su atención en la organización de narcotraficantes más rica del mundo: el cártel de Cali. Dirigido por cuatro capos, opera de forma diferente a la organización de Escobar, prefiriendo los sobornos a funcionarios y empleados del gobierno y manteniendo sus acciones violentas al margen de los titulares de la prensa. ¿Recordáis cómo nos narraron no solo la forma populista en la que Escobar trataba de lavar su imagen sino incluso sus aspiraciones políticas? Pues decididamente esto dará un giro muy diferente en los nuevos episodios que mostrarán una cierta sofisticación en la lucha entre la policía y los narcos.

El líder de la banda es Gilberto Rodríguez Orejuela (Damián Alcázar) acompañado por su hermano Miguel Rodríguez Orejuela Pacho Herrera y Chepe Santacruz. Mientras Gilberto anuncia su plan para alejarse del negocio negociando una rendición con condiciones con el gobierno colombiano, el agente de la DEA Javier Peña (Pedro Pascal) pide ayuda a las fuerzas de seguridad estadounidenses y colombianas para terminar con él y las ramificaciones de su imperio.

Culicagado, malparido, granhuevón...

Sí, vas echar de menos a Wagner Moura con su "gonorreas" en esta tercera temporada de Narcos, pero no te preocupes, que el lenguaje florido va a estar presente casi en cada conversación (esto es literal, te invito a contar las veces que oyes "hijueputa" o cualquiera de sus derivados en su episodio). Es inevitable: era un personaje que superaba la ficción y su sombra es alargada. Lo positivo es que nos presentan a un nuevo ramillete de goodfellas colombianos apodados como "los caballeros de Cali", comandados por Gilberto: "el capo de los capos". 

  • Gilberto Rodriguez Orejuela (Damián Alcázar) - líder del cártel de Cali y ideólogo del grupo
  • Miguel Rodriguez Orejuela (Francisco Denis) - cerebro detrás del ascenso del cártel de Cali y hermano de Gilberto
  • Pacho Herrera (Alberto Ammann) - sicario que dirige las conexiones mexicanas y la distribución internacional
  • Chepe Santacruz Londono (Pêpê Rapazote) - dirige las conexiones con Nueva York de la red de drogas colombiana

Una de las principales virtudes de esta temporada es el casting: los intérpretes se ajustan a la perfección a sus personajes dándoles justo lo que necesitan para aportarles un plus de verosimilitud. Y todos y cada uno de ellos tienen su miga, por no hablar de los personajes secundarios, que son para echarles de comer aparte:

  • Jorge Salcedo (Matías Varela) - Jefe de seguridad del cártel de Cali que dará prioridad a la protección de su mujer e hijos por encima de los intereses de sus jefes
  • Los agentes de la DEA Chris Feistl (Michael Stahl-David) y Daniel Van Ness (Matt Whelan), que entran en la operación con entusiasmo e inexperiencia pero dan fe de su buen hacer
  • Franklin Jurado (Miguel Ángel Silvestre) - Encargado del lavado de dinero del cártel, que, sin saberlo, pone a su mujer Christina (Kerry Bishe) en peligro de muerte llegando a caer en manos de las FARC
  • David Rodriguez (Arturo Castro) - El hijo mayor de Miguel, un peligroso heredero con tendencias psicopáticas
  • Navegante (Juan Sebastián Calero) - El sicario de Miguel
  • Guillermo Pallomari (Javier Cámara) - El contable del cártel

Por el camino nos reencontraremos también con viejos conocidos, pero de esto prefiero no contaros demasiado para no reventaros ninguna sorpresa. El caso es que conoceremos la gloria del Cártel de Cali, a sus "caballeros", sus revueltas intestinas con el grupo del norte del Valle, la guerra santa contra la droga de manos de un puñado de honrados policías y hasta sus vinculaciones con las FARC además de la oleada intereses cruzados y corrupción política e institucional que trajo consigo todo este entramado del narcotráfico.

Narcos 3

La historia y el diseño de producción

Narcos engancha, como la maldita droga de la que habla la serie: si empiezas a verla te la vas a zampar de seguido y los tres últimos episodios especialmente. En esta ocasión volvemos a tener un punto de vista múltiple. Conocemos los entresijos de la policía y la DEA pero también las relaciones con el Ministro de Defensa y con un senador estadounidense. La prensa vuelve a ser de gran importancia y conocemos a nuevos informantes que se juegan el cuello a diario y los vemos desenvolverse en su doble juego. También hay pinceladas sobre el blanqueo de dinero, la ingeniería fiscal e incluso acerca de la forma en la que el cártel se extiende y fagocita lo que serían enemigos naturales convirtiéndolos en socios-franquiciados que se valen de sus infraestructuras y sus redes.

Algo que os recordará a temporadas anteriores: cada vez que las cosas parecen ir mejor en realidad van peor porque van cayendo una a una las máscaras que cubren un sistema podrido hasta la náusea. La gran virtud de Narcos es que consigue siempre sorprender con cada giro del guión, con cada evolución de un personaje, con cada secuencia de acción de consecuencias impredecibles.

No todo son aciertos: el diseño de producción presenta algunas lagunas en momentos puntuales dando signos de teatralidad: no es que falten medios, es que hay ocasiones en las que te sales de la narración, bien sea por cuestiones como el acento de los actores (a Javier Cámara se le va especialmente y a Francisco Denis hay momentos en los que no se le entiende ni papa) o bien por la búsqueda de unas luces neón y una puesta en escena que resultan excesivas.

Narcos 3

El caso es que todo lo que nos gustó de las temporadas 1 y 2 sigue muy presente en la tercera: estamos ante un relato muy incómodo en el que se hilvanan imágenes de archivo que dan cuenta de que sí, es una historia ficcionada, pero no por ello menos incisiva sobre sucesos reales que sacudieron a varios países durante años. Además hereda el tono pero el espectador ya conoce los vericuetos por los que se va a mover de modo que es fácil identificarse con Peña y su actitud, puesto que es él el hilo conductor de la historia a lo largo de las distintas fases en las que se desarrolla.

¿Qué esperar de la cuarta temporada?

De momento, todo apunta a que la serie centrará su atención en México en la cuarta temporada de Narcos, así que definitivamente esto se va a poner muy pero que muy serio. No tengo claro que esa voz en off del agente de turno (en las dos primeras temporadas la del agente Murphy y en esta tercera la de Peña) sirva como hilo conductor de nuevo y veremos cuál es el enlace entonces para entroncar las historias porque el nivel de salvajismo y de violencia explícita a mostrar es probable que se multiplique exponencialmente.

Yo desde luego voy a estar esperando con ganas su estreno, sobre todo porque es probable que nos invite a pensar en la actualidad y de dónde proceden algunos de los problemas que padecemos a día de hoy. Narcos sigue poniendo los pelos de punta.

Valoración

Narcos no baja el nivel y sigue aproximándonos al apasionante mundo de la lucha contra el narcotráfico con una tercera temporada llena de tensión y dramatismo.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Pedro Pascal está impecable y la serie no decae por el hecho de que cambien los rostros de los protagonistas. Se ve de una sentada sin problema.

Lo peor

Sigue siendo imprescindible ver la serie con subtítulos y se pueden contar las veces que se dice "hijueputa malparido" en plan de guasa.

Lecturas recomendadas