Thor: Ragnarok
Análisis

Crítica de Thor: Ragnarok, tercera película del dios del trueno

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Thor: Ragnarok, la tercera película del dios del trueno dirigida por Taika Waititi y protagonizada por Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Anthony Hopkins, Mark Ruffalo, Tessa Thompson, Benedict Cumberbatch, Idris Elba, Jeff Goldblum

Tan divertida y colorista como intrascendente, esta nueva entrega en solitario de las aventuras de Thor es casi un ejercicio de estilo para Taika Waititi que, digamos, ha hecho que el dios del trueno "se ponga las pilas". Se aleja de la oscuridad reinante en su franquicia para introducirse en un camino más luminoso, frívolo y naif, al estilo de Guardianes de la galaxia pero con algo menos de pegada en lo que a los gags se refiere.

No esperéis nudo dramático, sangre, enfrentamientos letales o una lectura profunda más allá de lo que estrictamente se muestra en pantalla, que sí que tiene todo lo necesario: secuencias de acción muy resultonas y megalómanas, banda sonora pegadiza y mucha autoparodia, para pasar un rato entretenido sin mayores pretensiones.

Por cierto, como curiosidad, el propio Waititi (que se lo ha debido pasar como un enano rodando esta peli, algo que se nota y contagia desde el principio), presta su voz a uno de los personajes, Korg, así que afinad el oído.

Descubre las geniales figuras de acción de Thor: Ragnarok

¿Qué sucede en Thor: Ragnarok? 

A grandes rasgos y sin entrar en spoilers innecesarios, nos situamos cronológicamente dos años después de lo sucedido en Vengadores: La era de Ultrón. Tras evitar el Ragnarok, una suerte de apocalipsis, Thor (Chris Hemsworth) regresa a Asgard para descubrir que su familia está a punto de recibir un revés colosal. Pronto, la despiadada y todopoderosa Hela (Cate Blanchett), usurpa el trono y destierra al Dios del Trueno, que es enviado como prisionero hasta el otro extremo de la galaxia.

Sin su martillo, el mítico y poderoso Mjölnir, y a merced del lunático Gran Maestro (Jeff Goldblum) que rige el planeta Sakaar, Thor tendrá que luchar por su vida como gladiador saltando a la arena a la fuerza.

Para su sorpresa, para escapar de su cautiverio, Thor tendrá que resultar vencedor en la Contienda de Campeones, una competición alienígena amañada, y derrotar a su antiguo aliado y amigo vengador Hulk (Mark Ruffalo), si bien por encima de todo, su objetivo será volver a Asgard y recuperar el control de su pueblo.

¿Qué calado la peli tiene en el UCM?

Como entrega dentro del Universo Cinematográfico de Marvel es quizás la película que va más por libre. Después de una cinta como Capitán América: Civil War (que podría haberse llamado perfectamente Vengadores 3), llama la atención que Thor: Ragnarok se haya concebido de forma tan estanca: hay algún leve nexo con cintas anteriores, pero poco más y avanza más bien poco de cara a Vengadores: Infinity War (la ausencia de Thanos empieza a ser ya desesperante).

No te pierdas la crítica comiquera de Thor: Ragnarok de Jesús Delgado

Esta libertad que le da moverse en su microcosmos particular, permite a Waititi experimentar cuanto quiere con sus personajes, empujarlos hasta el límite e incluso explotar su vena metalingüística haciendo que se rían de sí mismos, de sus compañeros vengadores y "vengativos" y, en general, de todo.

Si tuviera que condensar en pocas palabras lo que me ha sugerido la película sería: un juguete muy caro. Es evidente que hay un público para este producto que lo consumirá con fruición, de modo que nada que objetar, pero no se le puede buscar mayor trascendencia. Es una cinta de consumo rápido que también se olvida rápido, aunque también cuenta con momentos puntuales muy espectaculares.

Los grandes atractivos de Ragnarok son muy evidentes: Cate Blanchett interpretando a la sexy y mortífera Hela (prometió que su personaje no sería un Loki de segunda geneción y cumple), Jeff Goldblum pasándoselo pipa como el Gran Maestro y Thor y Loki regresando a su tónica de amor-odio fraternal que tan bien funciona. Añadimos al espectáculo a Hulk que es la estrella en la famosa secuencia de la arena que nos adelantaban en el tráiler y que protagoniza la única pelea por la que merece quitarse el sombrero, y una breve aparición jocoso-instrumental del Doctor Extraño que ya se había desvelado antes del estreno en una promo. Todo correcto para pasar el rato pero cojo de cara a servir de bisagra hacia próximos lanzamientos.

¿Merecen la pena las escenas postcréditos?

Son dos y ninguna de ellas es especialmente reveladora. La primera nos avanza el destino de Thor a la finalización de la película y avanza un enfrentamiento legendario (por fin, aunque nos quedamos a las puertas ooooootra vez) y la segunda, que llega después de la retahíla de los créditos, recupera a un personaje para hacer un breve guiño.

También tenemos, como es de rigor, un cameo de Stan Lee y numerosas referencias a personajes y situaciones de las que se ha hablado mucho en redes sociales. En ese sentido hay que señalar  la valentía y esfuerzo de Waititi de dirigirse al público más fan y comiquero, al que creo que se meterá en el bolsillo muy rápido a pesar de ser abiertamente ecléctica a su hora de fagocitar y digerir y trasladar las referencias de las que bebe.

Eso sí, ojo a los easter eggs, que los hay bien gordos. como el que Kevin Feige ha hecho notar en el castillo de Sakaar que avanza la posibilidad de que veamos en algún momento a adversarios y aliados de Thor como Nova, Beta Ray Bill y Darkhawk... 

Quizás lo que más me ha gustado de Thor: Ragnarok es el hecho de que, aunque su guión no sea ni mucho menos potente (es más de lo mismo la mayor parte del tiempo), sí que tiene un fuerte sello de autor, algo que echábamos en falta en Thor: el mundo oscuro. Y eso se plasma en la fotografía rebosante de color, el montaje y sobre todo en el sello humorístico. Lo que pasa es que este hecho por sí mismo no compensa otras carencias como tramas predecibles o personajes que no funcionan como la chatarrera/valkiria Tessa Thompson o el resbaladizo Skurge de Karl Urban, por no mencionar de nuevo esa falta de cohesión respecto a lo que la precedía y lo que vendrá después.

Seguiremos informando, por ahora la trama general sigue en stand by y Disney en conjunción con Marvel nos ofrece este refrigerio... Me habría pegado más como estreno veraniego, pero nunca es tarde para pasar un rato agradable en el cine.

¿Quieres más superhéroes?

¡Los tenemos todos! En forma de análisis, eso sí. No olvides visitar nuestro especial de críticas de cine de superhéroes para ver qué opinamos de todas las películas del género.

Valoración

El tono de la saga centrada en Thor cambia por completo en una película entretenida y a ratos divertida que deja, eso sí, poco poso tras el visionado. No llega a decepcionar pero tampoco cautiva ni nos presta un trampolín desde el que saltar a la trama principal: es demasiado anecdótica.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Es la película más metalingüística del UCM aunque también parece el episodio más prescindible hasta la fecha. Cate Blanchett es una magnífica Hela.

Lo peor

Hay personajes que no funcionan como la valkiria de Tessa Thompson. El sentido del humor es inconstante: a veces es genial, otras trabaja a medio gas.

Y además