Crítica de The Tick, temporada 1 parte 2 - Ya en Amazon Prime

The Tick t1 parte 2
The Tick, temporada 1 parte 2, ya puede verse en Amazon. Hemos visto los últimos 6 capítulos de esta serie que es la nueva encarnación del personaje de culto. Ben Edlund culmina la temporada 1 de la nueva versión del superhéroe paródico.

The Tick (La Garrapata) ha regresado a Amazon Prime Video. El 23 de febrero de 2018 se estrena en la plataforma VOD de Amazon la parte de 2 de la temporada 1 de The Tick, la serie de acción real basada en el cómic del mismo nombre que Ben Edlund creó en 1986. Tras su estreno en otoño del año pasado, The Tick regresa con nuevos episodios con los que termina su último paso por las pantallas.

VIDEO

The Tick - Trailer Temporada 1 Parte 2

Recordemos que no es la primera vez que La Garrapata se deja ver en televisión. En los años 90, este héroe de culto, cuyas aventuras parodiaban la industria del cómic y la sociedad americana, ya tuvo una adaptación a serie animada: Los dibujos animados de The Tick. Posteriormente, a principios de los 2000, este mastodóntico pero algo lerdo superhéroe regresaría en su primera serie de acción real, en la sitcom de The Tick, que también puede verse en Amazon Prime actualmente.

Ahora, con esta tercera serie que nos ocupa, el propio Ben Edlund regresa con una tercera versión de su personaje, más cercana a los postulados de Los Vengadores de Marvel Studios y a las series de la cadena The CW (Arrow, The Flash, Legends of Tomorrow...) que los absurdos y surrealistas cómics originales. 

¿Necesitas refrescar la memoria? Esta es la crítica de The Tick, parte 1 de la temporada 1

Esta segunda mitad de la temporada 1 de The Tick arranca justo donde se quedó el episodio 6 de la serie, desvelando el regreso de un villano capital en la mitología de los cómics, pero también con Arthur encarrilado ya en su rol de superhéroe. Juntos, Arthur y La Garrapata deberán unirse a Overkill para detener los siniestros planes del supercriminal.

Un aspecto modernizado para una crítica desnatada

Esta segunda parte de la temporada 1 de The Tick destaca por una cuestión: define el tono global de la serie, que ya habíamos podido detectar en los seis primeros episodios. Ben Edlund se distancia de las anteriores versiones de su personaje y en esta nueva recreación apuesta por una estética y un planteamiento similar al de la moda actual de los superhéroes. Esto es, un realismo de presentación, mezclado con un metadiscurso que hace referencia al mundo de los cómics. 

De esta manera, The Tick de 2017 resulta mucho más reconocible para el público que conoce a los "súpers" por el cine que por los cómics, ya que habla un lenguaje visual mucho más mainstream. Esta decisión, posiblemente acertada a nivel comercial, cuenta con un defecto: pierde ese nivel de crítica a la industria del cómic y a la sociedad yankee que definía originalmente las peripecias de este torpe superhéroe. En este sentido, los devotos de la obra original posiblemente echen en falta algo más de mala leche y sátira, rebajadas por alardes heroicos y un planteamiento más serio. 

Aparentemente, la serie no ofrece durante su temporada 1 nada novedoso respecto a títulos con los que compite. Un examen más cuidadoso revela cierto toque de humor y un intento de homenajear ciertos arquetipos, clichés y figuras retóricas del cómic. Hace falta un visionado atento, y tener algo de idea del mundo del cómic, para pillar las referencias no solo respecto a pasadas versiones de La Garrapata, sino también homenajes referidos a superhéroes de Marvel, DC e Image.

De hecho, uno de los puntos fuertes de la historia son precisamente estos guiños. Uno de ellos está implícito en cómo esta juega con la evolución de los superhéroes a lo largo de las décadas, coqueteando en su discurso con el tránsito de los héroes ingenuos de la Edad de Oro y de Plata hacia el cinismo postmoderno nacido a raíz de Watchmen de Alan Moore y de los mejores cómics de Frank Miller. Esto es, desde las capas originales a los ultraviolentos vigilantes cyborg-paramilitares que surgieron a finales de los 80

Un ejemplo de esto es el personaje de Overkill y su historia de origen, la cual no os revelamos para no haceros spoilers. Pero también hay otros elementos que ponen de manifiesto un metadiscurso de ligera crítica/homenaje a las convenciones del cómic, como son la propia personalidad bienhechora de Superian (sosias "ticketiano" de Superman); el papel de las bandas criminales y el cómo se reciclan los sicarios tienen que cambiar de jefe; el nihilismo de El Terror, los romances entre villanos y héroes, etc... 

Todo esto evidencia un conocimiento muy profundo por parte de Edlund sobre el género en el que se mueve. Algo que, por cierto, sí se echa en falta en otras series de superhéroes, donde los complejos y el miedo al lenguaje de cómic delata algunas carencias de sus responsables. 

Una garrapata muy... digestiva

A pesar de las barreras que plantea, The Tick cuenta con muchas bondades para ser una de las mejores serie de superhéroes a la que engancharse. Una de ellas es precisamente su duración global. Doce episodios, de unos 30 minutos de duración cada uno. Esto implica que es relativamente rápido verla de cabo a rabo. Pero, que no os engañe su duración. El tiempo de cada episodio, el ritmo, los golpes de humor y el desarrollo de la historia funcionan perfectamente.

Aquí encontrarás el mejor merchandise en ropa y cómics de The Tick

Todo en The Tick encaja como un maravilloso rompecabezas. Esta es una de las grandes virtudes de esta serie sobre, por ejemplo, los títulos de Netflix (cuyo vicio es el de su ritmo irregular) o las series de la DC de The CW, donde 21 episodios por temporada llegan a desesperar hasta al más devoto. 

Por otro lado, y esto es muy importante, el elenco defiende sus papeles con uñas y dientes. No solo saben explotar su vis cómica cuando procede, sino que también saben cuando cargar de dramatismo las partes del texto que loo requieren Griffin Newman y Peter Serafinowicz (Arthur y La Garrapata) demuestran una química estupenda, pero son los secundarios quienes destacan. De ellos señalamos dos en concreto. Uno es François Chau (al que recordaréis de The Expanse), cuyas breves aportaciones no hacen sino arrancarnos una sonrisa. El otro, el inigualable Jackie Earle Haley.

El actor de Rorschach (y también el nuevo Freddy Krueger) demuestra ser una elección ideal como villano, algo que ya demostró a su paso por la teleserie de Preacher. El tipo no solo se mete en el papel y tiene el carisma y la garra como para hacer interesante a un malo de opereta trillado hasta la saciedad, sino que encima tiene el descaro de hacer que nos caiga bien. Y ese pecado, amigos, es uno de los valores de The Tick. Por ello, toquemos madera, esperamos volver a verle en una hipotética temporada 2.

Concluimos diciendo que The Tick es una serie ligerita, que nos ha hecho sonreír en muchas ocasiones. No es el tipo de serie que recomendamos al público enrocado en la trilogía de "oscuro, adulto y realista", pero sí a quien le guste los superhéroes de verdad y esté dispuesto a admitir la parodia de ellos, o, sencillamente, a pasar un buen rato con una historia satírica sobre tipos con mallas que salvan el mundo dos veces antes de la hora de comer. ¿Qué más se le puede pedir si no a una serie basada en un cómic que se ríe de los superhéroes?

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Conclusión de la primera temporada de The Tick que deja atados (casi) todos los cabos sueltos. Inteligente final para una gran sátira/homenaje al género superheroico.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La forma en la que todo está relacionado. Los homenajes y guiños al mundo del cómic. Jackie Earle Haley en su papel de antagonista.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se distancia mucho del The Tick original, que era más surrealista y crítico. La necesidad del conocimiento "insider" para disfrutarla completamente.
Hobby

80

Muy bueno

Y además

The Tick (Serie TV)

Argumento:

The Tick es una producción estadounidense de lo más particular emitida a través de Amazon Prime Video creada por creator Ben Edlund y protagonizada por Peter Serafinowicz, en una historia de superhéroes no demasiado prácticos. Es un reboot de una producción emitida en 2001. En un mundo donde los superhéroes han sido reales durante décadas, ...