Ir al contenido principal
BoJack Horseman temporada 6
Análisis

Crítica de la última temporada de BoJack Horseman - El caballo de Netflix se despide en la temporada 6

El show business de Hollywoo no se detiene, pero la carrera de BoJack sí llega a término. Por fin se ha estrenado del todo la última temporada de BoJack Horseman, con la que decimos adiós a las desventuras y autocompasiones del que fuera la gran estrella de Horsin' Around. La temporada 6 de BoJack Horseman se ha estrenado en dos partes. La primera llegó hace varias semanas y ha sido ahora cuando hemos podido disfrutar de los últimos 8 episodios de la misma. La espera ha merecido la pena, pues esta segunda parte de la temporada 6 es la más redonda de las dos y la que pone una conclusión a la altura de la serie.

Consigue esta molona camiseta de BoJack

Como recordaréis, esta T6 de Bojack Horseman nos presenta a un protagonista con ganas de redimirse: dispuesto a abandonar todos sus vicios, ha entrado en una clínica de desintoxicación y está dispuesto a hablar en público de su pasado, pero... ¿El fantasma de todo lo que hizo a Sarah Lynn y a todos sus allegados pesará demasiado como para que encuentre el perdón de la sociedad? ¿Puede él perdonarse a sí mismo definitivamente?

Esta serie de Netflix siempre nos ha mostrado a un protagonista tóxico consigo mismo y con todos los que lo rodean, pero él prefería taparlo con su propia autocompasión y su sarcasmo. Ahora, BoJack es diferente por dentro y por fuera, pero no sería la primera vez que cree ser una mejor persona y vuelve a tropezar con la misma piedra... Toda la temporada juega con la idea de demostrar si de verdad alguien puede cambiar para bien, pero sobre todo con lanzar estas preguntas al aire: ¿sabemos exactamente qué queremos cambiar de nosotros mismos o quizá no hemos aprendido a ser lo suficientemente autocríticos primero? Si cambiamos, ¿debemos pagar por los pecados del pasado, cuando éramos "otra persona"?

BoJack Horseman temporada 6

Esta temporada narra con una elegancia tremenda los procesos mentales por los que pasa BoJack, pero no todo es drama. Como siempre, hay bastante comedia y sarcasmo, dedicados como casi siempre, a sacar las vergüenzas del star system de Hollywood (el intento de revitalizar franquicias muertas con el Blu-Ray o con nuevos montajes "políticamente correctos", el movimiento #MeToo usado como arma arrojadiza, pero también como herramienta de realización de lo burros que hemos sido en el pasado) o, simplemente, de la gente que se cree más lista que el resto de la sociedad. Pero también hay humor y homenajes más "frikis", que premian al espectador más cultivado. El homenaje a uno de los monólogos de Watchmen que se marca Mister Peanutbutter es digno de aplauso.

BoJack Horseman temporada 6

Como también vimos en temporadas previas, la experimentación en las técnicas de animación y narración también salpica algunos tramos, que esta vez están protagonizados por Diane y por una de las alucinaciones de BoJack.

Aunque la primera parte es más irregular en la mezcla de todo esto, los últimos episodios son prácticamente redondos, con un ritmo magnífico que va jugando con nuestras emociones a la vez que va cerrando los diferentes arcos de los personajes más importantes. ¿Encontrará Miss Caroline el equilibrio en la vida? ¿Será Diane capaz de entender cuál es la naturaleza de su depresión crónica? La mayoría de todas estas historias llegan a un final que no tiene por qué ser feliz, pero que sin duda es satisfactorio.

En general, el final de la temporada 6 de BoJack Horseman es muy consciente de su naturaleza de epílogo para la historia del caballo. En muchos momentos, se nos insinúan destinos aciagos para luego darlos un "zasca", pero es parte de esa ironía lo que hace grande a la serie. Los últimos minutos y segundos de la serie resumen perfectamente su espíritu: una mezcla de tristeza y calidez al entender que todos, por triunfadores y talentosos que nos creamos, estamos igual de perdidos en este mundo y lo único que podemos hacer es hacer balance, confiar en la mejor parte de nosotros mismos y rodearnos de los nuestros, aunque a veces ni siquiera sepamos qué decirnos. Al final de todo, la palabra que queda es ESPERANZA. Para cuando no podamos más, siempre nos quedarán las sit-coms para entretenernos...

Valoración

Un elegante y sólido final para una de las series más carismáticas de Netflix. Se quedan flecos sueltos que nos hubiera gustado cerrar más, pero esa es parte del encanto de este final de viaje.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La perfecta combinación de humor y drama, de introspección y de dardos a la industria de Hollywood.

Lo peor

Aunque las de los principales terminan satisfactoriamente, las tramas de ciertos personajes pedían algo más de cierre.

Y además