Ir al contenido principal
análisis Gal Gun Returns Nintendo Switch
Análisis

Gal Gun Returns, análisis del Time Crisis "del amor" para Nintendo Switch

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Gal Gun Returns para Nintendo Switch, un alocado shooter sobre raíles que pone el énfasis en su humor ecchi, "look" anime, el fan service (o momentos picantes innecesarios) y un ligerísimo componente de "date sim" o simulador de citas. Una atípica amalgama que chocará a los que no disfruten con las locuras japonesas.

Hace 10 años, Alchemist editó Gal Gun, un arcade de disparo que levantó cierto revuelo por su componente picante. En Europa, pudimos disfrutar de sus secuelas, Gal Gun Double PeaceGal Gun 2. Pues bien, Gal Gun Returns es un remaster del juego original, que por fin sale de las fronteras japonesas. 

Desarrollado por Inti Creates, estudio fundado por ex miembros de Capcom (y creadores de los cuatro Mega Man Zero de Game Boy Advance, además de Mighty no. 9 junto a Comcept), esta nueva versión corrige muchos de los defectos del original, como vamos a ver en este análisis de Gal Gun Returns para Nintendo Switch, pero no queda exento de problemas.

Gal Gun Returns vuelve a contarnos una historia de sobra conocida por los seguidores de la serie. Nosotros encarnamos a un Tenzou Motesugi, un estudiante japonés que encaja con el rol de "loser" o fracasado con las chicas, que tantos y tantos animes nos han presentado. Pero su vida da un giro de 180º cuando un ángel en prácticas le clava una docena larga de flechas del amor por error, y sus efectos le convertirán en el tipo más irresistible del planeta. 

¿El problema? Pues que tiene hasta el anochecer para conquistar a la chica de sus sueños, o pasado el efecto de los flechazos, corre el riesgo de quedarse sólo para siempre. Por eso, nada más empezar a jugar tenemos que elegir a nuestro "crush" entre cuatro chicas distintas, e ir "a saco" a por ella hasta conquistarla. Cada una ofrece personalidades y diálogos distintos.

Análisis Gal Gun Returns Nintendo Switch

El problema es que todas las chicas el instituto viene como locas a por nosotros, decenas de chicas, profesoras incluidas (pero no como la señorita Paquita de 60 años a punto de jubilarse que hay en todos los colegios), que querrán darnos cartas de amor, o bueno más bien golpes con ellas, y hablar con nosotros. Sorprendentemente, no hay ni un solo chico en 200 km a la redonda.

Y como las chicas son tan efusivas, tenemos que procurar mantener las distancias. Nuestra pistola de feromonas las calmará, muy rápido además si las disparamos en su punto débil, que puede ser desde la cara a los tobillos, a todo lo que hay entre medias. A veces las aplacaremos de un tiro por pura suerte, y otras veces las tendremos que acribillar.

Esta ida de olla adopta las formas de un arcade de disparo sobre raíles al más puro estilo Time Crisis (de ahí la mención del titular) o House of the Dead, pero con ideas propias. Nosotros no controlamos el avance como en juegos como DOOM Eternal; éste es automático y nosotros sólo movemos una retícula con la que apuntamos, y un botón para disparar tanto a las chicas como los proyectiles que nos mandan algunas a modo de voces (kanjis japoneses).

No contamos con ningún acción especial como ocultarnos ni nada parecido, pero si hay algunas mecánicas que hacen único al juego. Por ejemplo, si vamos realizando Ecstasy Shots o tiros perfectos que aplacan a las chicas a la primera, iremos rellenando una barra de especial que nos permitirá ejecutar el llamado Doki Doki Time. 

Análisis Gal Gun Returns Nintendo Switch

Esto es algo que ya estaba en anteriores juegos, pero aquí, como en el original de 2011, el tono es bastante más suave y menos "ecchi". No hay, por ejemplo, opciones como aspirar la ropa de la chica para dejarla en paños menores, algo que en algunos mercados levantó revuelo.

Durante este Doki Doki, debemos encontrar los puntos débiles de la chica disparando. Si rellenamos un barra por completo, habremos superado el minijuego y conseguiremos desbloquear el perfil de la chica (hay una galería con todos los que consigamos). Debajo de estas líneas podéis ver un fragmento del Doki Doki Time.

Así, cada capítulo del juego, se compone de varias de estas zonas de disparo (separadas por un tiempo de carga (por suerte no excesivamente largo), diálogos con la chica que queremos conquistar, así como algunas preguntas con tres respuestas a elegir para demostrar si somos más o menos caballerosos o un pervertido y, en algunos casos, hasta algún minijuego adicional, que sin duda son lo que da más variedad al juego (por ejemplo, enfrentarnos a una suerte de planta con tentáculos que sujeta a una chica).

Y es que en otros aspectos se nota que Gal Gun Returns el primer juego puesto al día sólo en lo técnico, porque en lo jugable es el menos evolucionado de toda la saga. Aquí no hay distintos caminos según nuestras decisiones o incluso dentro de las zonas de dispar, ni está presente el componente de simulador de citas que tenía Gal Gun 2.

Y es que Gal Gun Returns vuelve a ser una experiencia completamente lineal, con apenas variaciones según nuestras respuestas en las preguntas y resultados en las secciones pistola (lo que nos otorga una serie de títulos, como pasa en los juegos de lucha). Es rejugable al incluir cuatro chicas a elegir, pero más allá de eso, pocas sorpresas.

A su favor tiene que incluye todo el DLC del juego original, incluido la campaña Doki Doki Carnival (que hace las veces de epílogo), o las más de 400 prendas con los que podemos vestir a las más de 70 chicas del juego en una suerte de visor de modelos que nos permite ver a todos los personajes con el uniforme del colegio, trajes de baño y otras variantes. 

Análisis Gal Gun Returns Nintendo Switch

Sin embargo, aunque el juego estuvo rodeado de cierta polémica en su lanzamiento, viendo las secuelas, podemos decir sin miedo que es el juego más "light" de todos. Puede que haya personas a las que les incomode, otras que lo encuentren gracioso o sexy, o incluso quienes crean que propuesta es repudiable por la cosificación de la mujer. Y todos tendrán su parte de razón, teniendo claro que no deja de ser una patochada propia de las mentes japonesas más calenturientas.

Expuestas todas las cartas de esta puesta al día, Gal Gun Returns es a todas luces el juego más sencillo de toda la saga. Como shooter sobre raíles, es un juego directo y sencillo, que puede hacerse algo repetitivo al no ofrecer distintos tipos de misión y porque visitamos algunos escenarios más de una vez. Eso sí, es rejugable por las cuatro chicas a elegir y por todo lo que hay para conseguir y desbloquear. No es un Time Crisis que puedas despachar en una partida de 20 minutos.

En cuanto a la parcela técnica, Gal Gun Returns corrige algunos de los defectos del juego original. Los tiempos de carga son algo más breves, los modelos de los personajes tienen un nivel mucho mayor y lo que a nuestro juicio es más importante, en lo referente a estabilidad y tasa de frames, han desaparecido sus petardeos y ralentizaciones.

Se echa un poco en falta que los escenarios no hayan recibido el mismo mimo que los personajes, dado que pecan de vacíos, sencillos en algunos casos (texturas planas, sin mucho detalle) y en general, aunque recrean bien las instalaciones de un típico instituto nipón, no hubiera estado de más algo más de variedad.

Análisis Gal Gun Returns Nintendo Switch

Quizá lo más sangrante es que, de manera incomprensible, a la hora de poner al día el juego se han dejado algunos aspectos que podían haber explotado mucho más esta versión de Switch. Nos estamos refiriendo a que no hace uso de la pantalla táctil (por ejemplo, en el Doki Doki), ni del giroscopio para puntuar de manera más precisa (con los Joy-Con recién calibrados, cuesta acertar al pixel exacto al que queremos disparar).

Esto incluso se echa en falta en minijuegos que requieren rapidez y puntería, como este que os mostramos debajo de estas líneas, en el que debemos disparar a los libros que se iluminan en una estantería mientras sujetamos una escalera en la que está subida nuestra pretendida. Sí, es todo muy cochino, lo sabemos... 

A esto hay que sumar que, por desgracia, Gal Gun Returns nos llega sin traducir, con todos los textos en inglés (y voces en japonés), un pequeño obstáculo que hará que muchos jugadores se pierdan parte de la gracia de los diálogos o las respuestas que podemos dar (algunas, por ejemplo, sobre la frecuencia con las nos cambiamos los calzoncillos).

Todo esto hace que Gal Gun Returns sea el título más "blanco" de toda la serie, teniendo en cuenta de dónde viene, y que sigue siendo un título sencillo y orientado a un público muy concreto. Si no te escandalizan este tipo de cosas y estás acostumbrado al ecchi y a las de las rarezas japonesas, tienes muchas papeletas para disfrutarlo.

El resto, puede quedar en un terreno extraño: si lo pruebas quizá te divierta, o quizá lo encuentres algo tosco y burdo, aparte de que, como juego de acción, tiene carencias como un desarrollo no muy variado... pero quizá en este tipo de juegos no sea lo más importante.

Valoración

Gal Gun Returns es la versión más "soft" de esta saga de arcades de disparo "ecchi" que conocemos. Como remaster del primer juego, carece de algunas de las opciones de la secuela, como las opciones de simulador de citas, para centrarse en el arcade de disparo puro y duro. Peca de sencillo, pero si te va su loca propuesta, pasarás un buen rato.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Si te van los juegos con toques ecchi te gustará. Luce mejor que el original y corrige fallos como las caídas de frames. El tono absurdo general.

Lo peor

Jugabilidad poco profunda y poco variada: es un arcade de disparo con minijuegos. Llega en perfecto inglés.

Y además