Ir al contenido principal
Análisis DOOM Eternal Nintendo Switch
Análisis

Análisis DOOM Eternal para Nintendo Switch: un gran port con sacrificios

Versión comentada: Nintendo Switch

En sus casi cuatro años de vida, Nintendo Switch ha demostrado que es capaz de lo mejor y lo peor a la hora de manejar ports de juegos para otras plataformas. Pero no es una cuestión de suerte o azar: quien está detrás del port es la clave, y como vamos a ver en el análisis de Doom Eternal para Nintendo Switch, no se ha podido encargar el trabajo a nadie mejor.

De manera cada vez más frecuente, Nintendo Switch está recibiendo ports de numerosos juegazos, logrando mantener el tipo en muchísimos casos. No hace falta tirar de hemeroteca para ver lo bien resueltos que han estado los ports de juegos como Bayonetta 2, Bioshock The Collection, Diablo III, Cuphead, Divinity 2 o Alien Isolation, por mencionar solo un puñado. Pero como vamos a ver en este análisis de DOOM Eternal para Nintendo Switch, ¿es este el caso o estamos ante un nuevo port que no se ha adaptado bien?

Detrás de este port de DOOM Eternal para Nintendo Switch se esconde ni más ni menos que Panic Button, quienes poco o nada tienen que demostrar ya a estas alturas gracias a la reputación que se han labrado con la adaptación de grandes nombres a la híbrida de Nintendo, empezando por Rocket League, y siguiendo por el reboot de DOOM de 2016 (que llegó a Switch en 2017), Wolfenstein II: The New Colossus o Warframe.

Adaptaciones todas ellas muy loables, en parte porque, a pesar de los sacrificios, los juegos lograban mantener el tipo, tanto en lo visual como en lo jugable. Pues bien, el caso de DOOM Eternal en Nintendo Switch es, a pesar de las dificultades que entrañaba el juego, un nuevo caso de éxito. Sí, sufre recortes en algunos aspectos que vamos a ver, pero en líneas generales, se juega realmente bien, incluye todo el contenido y los sacrificios entran dentro de lo entendible.

No vamos a entrar en mucho detalle sobre lo que ofrece DOOM Eternal, porque ya lo analizamos en su lanzamiento para PS4, Xbox One y PC, y después en su versión para Stadia. Vamos, que después de llevar 9 meses a la venta, quien haya tenido el más mínimo interés ya sabe lo que aquí le espera.

valoración DOOM Eternal Nintendo Switch

Para quien haya estado criogenizado, un plano paralelo o los shooters no le llamen mucho, diremos que DOOM Eternal es la secuela del reboot de la mítica saga de iD que se lanzó en 2016. Aquí, Doomguy, el marine espacial de armadura verde, está regresando a la Tierra cuando se encuentra con un ataque a gran escala por parte de los demonios, y con la población de planeta sucumbiendo en grandes cifras. ¿Qué crees que nos va a tocar hacer?

Pues efectivamente: bajar de la nave, y disparar a todo lo que se mueva y no parezca muy humano. Una tarea sobre el papel sencilla, pero nada más lejos de la realidad. Los enemigos y disparos se amontonan en pantalla, la munición escasea y debemos usar las nuevas mecánicas, como rematar y cercenar a los enemigos con lo que tengamos a mano o nuestra motosierra (que necesita combustible), para recuperar vida y munición... aunque también la encontrarás por el escenario.

Un desarrollo que, como los originales, no es precisamente un paseo ni en modo normal, pero que tiene la dificultad justa para que probemos cosas distintas si un nivel o zona se nos atraganta. Un desarrollo que resultaba frenético, muy ágil y espectacular en PS4, Xbox One y PC, y que se enriqueció con mecánicas como doble salto, escalada por determinadas paredes... ¿pero cómo ha sido el salto de DOOM Eternal a Nintendo Switch?

Pues lo cierto es que, a pesar de los retrasos, y de las dificultades que ha tenido Panic Button, el port de DOOM Eternal para Nintendo Switch cumple las expectativas con creces. Como sucedió con el port del primer DOOM para Nintendo Switch, Panic Button vuelve a coronarse como uno de los estudios que mejor adapta un juego tan exigente a una máquina más limitada técnicamente como es Nintendo Switch.

valoración DOOM Eternal Nintendo Switch

Claro que hay recortes, pero la sensación final que deja DOOM Eternal es que es un trabajo soberbio y consigue lo que busca: replicar la experiencia del juego lanzado en PS4, Xbox One y PC, en un sistema que puedes sacar a la calle (aunque también lo puedas conectar a la tele). En este sentido, objetivo cumplido.

Eso sí, como en otros ports, hay que saber a lo que se viene, lo que sacrifica DOOM Eternal en Nintendo Switch para que el juego pueda moverse. A pesar de que otros ports recientes para Nintendo Switch, como Ori and the Will of the Wisps si ha logrado mantener la tasa de frames intacta, DOOM Eternal es uno de los aspectos que sacrifica, pasando de los 60 fps de PS4, Xbox One o PC a 30 fps. Son constantes y no hay caídas, pero baja a 30 fps y se nota.

valoración DOOM Eternal Nintendo Switch

Algunos lo encontrarán una concesión imperdonable, yo lo considero como un sacrificio necesario para que un juego con tanta carga gráfica se pueda mover en Nintendo Switch. Claro que se echa en falta la fluidez extra, sobre todo si estás acostumbrado a jugarlo en otras plataformas. Es algo que pasaba en el port de DOOM (2016) para Nintendo Switch, pero una vez te acostumbras (no lleva demasiado, la verdad), sigue siendo el mismo ágil y frenético shooter. Con menos frames, pero igual de vertiginoso.

De la mano con esta caída en la tasa de frames va el nivel de detalle. Como otros ports, DOOM Eternal en Nintendo Switch recurre a la resolución dinámica (que varía según lo que pasa en pantalla). De este modo, según las necesidades de la acción, en algunos momentos lo que veremos en pantalla baja de resolución, y en otros aumenta. Así, hay momentos en los que la imagen parece más borrosa, y cuando pasan estos momentos más intensos, notamos como un pequeño "salto" que mejora la calidad de imagen.

Esto es especialmente evidente jugando en modo dock, y algo menos jugando en modo portátil. De hecho, nos gusta bastante más el desempeño de DOOM Eternal jugando en modo portátil. Da la sensación de que el juego va "más suelto", fluído, que en modo TV, aparte de verse un poco mejor (quizá porque el tamaño de pantalla ayuda a disimular mejor los defectos).

Eso sí, como Panic Button ha admitido, no ha sido un port sencillo, y han usado todos los trucos posibles para que el port se mueva y luzca lo mejor posible. Y vaya: lo consigue. Se nota disminución de detalle en las texturas cuando te acercas, las capturas pueden resultar horribles... pero cuando DOOM Eternal está en movimiento en Nintendo Switch, ningún fallo es tan, tan apreciable.

Tiene buenos efectos de luz, neblina en los entornos y otras virguerías que ayudan a que DOOM Eternal luzca muy bien en la pantalla Nintendo Switch. Insistimos: se nota el pequeño bajón, pero el menor tamaño de pantalla hace que la pérdida sea menos evidente.

El último sacrificio de DOOM Eternal viene por parte de los tiempos de carga: según lo cerca o lejos que estemos del último checkpoint (guarda en determinados puntos de manera automática), en ocasiones al morir tendremos que soportar una pequeña carga (de segundos, no muy larga en ningún caso). Si estamos cerca, no hay carga; si hemos acabado con unos cuantos enemigos y nos hemos alejado, habrá tiempo de carga. No es especialmente molesto, pero si se te atraganta una zona concreta y la repites mucho, puede que tengas que ver la pantalla de carga más de lo deseado... 

Por otra parte, también el contenido de Battlemode, el original multijugador en el que podemos controlar tanto a Doomguy como a demonios en diversos modos de juego. Es un modo bastante más atractivo de lo que pueda parecer a primera vista, aunque como en otras plataformas, necesitas una suscripción activa a Nintendo Switch Online para poder jugar.

Por último, quienes lo compren antes del 22 de diciembre (sólo está disponible en eShop, no habrá edición física), recibirán gratis Doom 64 y el pack "rip and tear" que incluye el diseño de revenant DOOT ( demonio premium para Battlemode), nivel maestro de Base de sectarios (una versión del nivel de la campaña con nuevos desafíos, combates...) y el diseño de escopeta original.

valoración DOOM Eternal Nintendo Switch

Todo, concentrado en una descarga de algo más de 18 GB que mantiene el soberbio doblaje al castellano y su metalera banda sonora intactas. El último "pero" es el precio, 59,99 euros. No porque no los merezca (el trabajo para condensar el juego en Switch ha debido ser titánico), sino porque el resto de versiones, lanzadas hace 9 meses, está por menos de la mitad y en algunos casos incluso ofrecen el pase con el DLC.

Dicho esto, sabiendo que no es la mejor versión, pero sí la única que puedes disfrutar sin conexión online en cualquier parte, DOOM Eternal es otro gran port que se suma al catálogo de Nintendo Switch. No es perfecto, ni gustará a todos por igual, pero si no tienes otra plataforma para jugarlo, o sencillamente adoras el juego y lo quieres revisitar en tus trayectos en bus, metro o en cualquier sitio y momento, no te defraudará.

Valoración

Sin ser la mejor versión del juego, es el mejor port posible para Nintendo Switch. Si vienes de otras versiones puede que eches en falta los 60 fps y notes el downgrade visual... pero si no es el caso porque no tienes otra consola o PC, o solo quieres jugar a DOOM Eternal en cualquier parte, lo vas a disfrutar como en el resto de plataformas.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

No se ha tocado el contenido, es el mismo juego. En modo portátil luce más que dignamente. La banda sonora y doblaje.

Lo peor

Los inevitables recortes en fps y gráficos. El multijugador requiere suscripción a Nintendo Switch Online. Precio elevado.

Y además