Bioshock The Collection review
Análisis

Análisis Bioshock The Collection para Nintendo Switch - Virtuous, nuevos dioses y reyes del port

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Bioshock: The Collection para Nintendo Switch, el recopilatorio que se lanzó en 2016 para PS4, Xbox One y PC, y que reunía las versiones "definitivas" de las tres aventuras puestas al día con texturas y resolución mejorada y extras como todo el DLC o comentarios del equipo, ya está disponible para la híbrida de Nintendo. ¿Pero aguanta bien el tipo? ¿Se ha recortado algo? ¿Merece la pena?

Nadie puede negar que hace 13 años, cuando se lanzó el primer Bioshock en Xbox 360 y PC (a PS3 llegó un año después, en 2008), bajo esa apariencia de shooter subjetivo se escondía una de las mejores aventuras del siglo XXI, un juego que en muchos sentidos cambió para siempre la forma de contarnos una historia, tanto en la forma como en el fondo.

Un éxito que catapultó a Irrational Games, y que alcanzó nuevas cimas de Bioshock Infinite en 2011, con la que hasta ahora es la última entrega de la serie. Sólo hicieron falta 5 años para que, en 2016, 2K recuperara la serie, poniéndola al día con las versiones definitivas de los tres juegos, y reuniéndola por primera vez en Bioshock The Collection para PS4, Xbox One y PC... y ahora Nintendo Switch.

Porque, como vamos a ver en este análisis de Bioshock The Collection para Nintendo Switch, esa versión de 2016 es la base de este nuevo port, y no los juegos originales como algunos habían vaticinado. ¿Qué quiere decir esto? Pues que en Nintendo Switch vas a disfrutar de las texturas y modelos mejorados, de todo el DLC de cada juego, y de todo el contenido extra visto en Bioshock The Collection.

Bioshock The Collection review

Como la base de este port es exactamente la mismo juego, no vamos a entrar en profundidad en aspectos como la trama de cada juego o el contenido extra que ofrece cada uno. Para eso tenéis el análisis de Bioshock The Collection de PS4, Xbox One y PC, donde está todo perfectamente detallado.. porque como decimos, en términos de contenidos, esta versión para Switch es idéntica.

Aquí nos vamos a centrar más en las diferencias y similitudes de este port, donde flojea, donde brilla más. Es, por así decirlo, más un análisis más del apartado técnico y del desempeño de las aventuras, más que un análisis pormenorizado de cada juego, algo que a estas alturas carece un poco de sentido (os remitimos al análisis de PS4) y que bien podríamos resumirlo en un "si no los has jugado, hazlo ya".

Dicho esto, y como hemos adelantado, Bioshock The Collection en Nintendo Switch toma como base las versiones de los juegos de 2016, lo que quiere decir que las texturas, los modelos, la iluminación y todo el apartado visual tiene las mejoras de dichas ediciones. Lo mejor de todo es que, aunque parezca brujería... Nintendo Switch aguanta el tipo y pone en pantalla unas versiones de los tres juegos prácticamente idénticas a las de 2016.

Esto sólo tiene una explicación posible, y es que detrás está Virtuous, la compañía de Singapur que como Saber Interactive o Panic Button han demostrado con los ports de The Witcher 3 (sobre todo tras la actualización 3.6) o Doom, respectivamente, Nintendo Switch es capaz de mover prácticamente cualquier juego de otro sistema si cae en unas manos habilidosas.

Bioshock The Collection review

En este caso, esas habilidosas manos han sabido adaptar las tres grandes aventuras a la híbrida de Nintendo sacrificando lo estrictamente necesario, que sin paños calientes, se concentra en torno a dos áreas: la resolución y la tasa de frames por segundo. En Switch, el juego alcanza una resolución máxima de 900p (en dock), mientras que la tasa de frames se mantiene siempre estable a 30 fps, sin presentar caídas apreciables ni en los momentos con más barullo, tanto en la base como en modo portátil.

Este salto, de 1080p y 60fps en PS4, Xbox One y PC, a 900p y 30 fps en Nintendo Switch puede resultar insalvable para algunos, y más siendo juegos de acción en primera persona... pero no deja de ser un logro meritorio que se mantenga la calidad visual a un gran nivel para quienes quieran disfrutarlo en Nintendo Switch, bien porque no tengan otra consola ni PC o bien porque simplemente sueñan con jugarlos en modo portátil. Al final, lo importante es que cualquiera pueda descubrir de estos grandes juegos (como es el caso de otros tantos ports), en la plataforma que sea.

Bioshock The Collection review

Como decimos, el juego se ve de fábula, y es especialmente evidente en algunos de los aspectos que hemos mencionado antes, como la recreación del agua, los reflejos o los efectos de algunos plásmidos. Además, los tres Bioshock se ven de fábula en la pantalla de Nintendo Switch, por lo que son altamente recomendables para jugarlos en modo portátil, donde además el control está muy bien ajustado, a diferencia de otros shooters donde el control resulta menos "fino" y con un manejo de los sticks menos preciso... aunque sin llegar a la sensación de jugar con el mando Pro en la tele.

En el dock, entramos una vez más en una cuestión de gustos: no se ven mal, pero cuanto más grande la pantalla, y de mayor resolución (4K por ejemplo), más pueden notar las diferencias... pero no es nada sangrante y pueden estar fácilmente entre los mejores ports de la consola de Nintendo. Los efectos de luz, el polvo o la niebla volumétrica y otros detalles están aquí, y en los tres juegos lucen realmente bien. Eso sí, en el modo dock es habitual que los ventiladores de la consola salten: es uno de los juegos que "exigen" a la consola, y de los que se beben la batería en modo portátil con cierta velocidad.

Por razones obvias, de los tres juegos, el que mejor luce es Bioshock Infinite, no sólo porque sea el más moderno de los tres, sino también porque ofrece escenarios más luminosos y radiantes y porque, en general, los modelos son más detallados y expresivos, y deja algunas estampas memorables. No es un salto abismal, pero se nota que es el juego al que mejor ha sentado la nueva capa de pintura, sin desmerecer al resto. Todos presentan además unos tiempos de carga "normales" (no la barbaridad de otros ports) presentes sólo al cambiar de zona. 

Esto nos lleva al otro aspecto "criticable" de Bioshock The Collection en Nintendo Switch. Si los vas a descargar en formato digital, prepara cerca de 47 gigas (20 GB de Bioshock Infinite, 17 del primer Bioshock y 10,4 de Bioshock 2). Esto de por si no es malo: pero es incomprensible que la edición física del juego sólo incluya algunos pasajes de cada juego, y requiera una descarga adicional de 30 GB para completar las cantidades aproximadas que acabamos de indicar con cada juego. Quizá hubiera sido preferible lanzarlos de manera independiente con el juego entero en cada cartucho... como hizo The Witcher 3, aunque eso va en gustos y sin ningún tipo de duda los encarecería.  

Los mejores y peores ports de Nintendo Switch de 2019

Se le puede reprochar que no añade nada nuevo de contenido (ni imágenes, ni vídeo, ni nada), ni opciones como controles de apuntado con el giroscopio de los Joy-Con, ni un uso de la vibración HD (la vibración es bastante estándar, y puede incluso resultar algo molesta en algunas ocasiones).

Bioshock The Collection review

Por lo demás, todo está ahí: las pistas de comentarios del director o los vídeos que detallan algunos aspectos del proceso creativo (presentados por Geoff Keighley), todo ello con subtítulos al castellano para que no pierdas detalle. Y por supuesto, cada juego retiene su SOBRESALIENTE doblaje al castellano, para que los descubras, o re-disfrutes, como fueron concebidos para nuestro mercado. Un detalle que, como el resto del apartado sonoro (las melodías de época ayudan a meterse en la ambientación de cada juego), se disfruta más con unos buenos auriculares. Además, el audio no está comprimido o resampleado, por lo que suena de lujo... 

Dicho esto, Bioshock The Collection para Nintendo Switch es un más que sobresaliente port. Vale que no alcanza ni la resolución, ni los fps de las otras versiones... pero quizá eso no sea lo importante para quienes quieran descubrirlos por primera vez (y no tengan otra plataforma), o sencillamente quieran rejugarlos en cualquier parte, con una calidad más que soberbia. Si es tu caso, esta colección lo consigue, y con nota.

Valoración

Tres grandes aventuras portadas de manera magistral a Nintendo Switch. El único pero es que no se mueven a 60 fps, pero en el resto dan el do de pecho con unas adaptaciones a la par con las remasterizaciones de PS4 y Xbox One. Eso sí: ya sea en físico o digital, prepara una tarjeta microSD porque las descargas son "generosas"...

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Los ports son SO-BER-BIOS. Siguen siendo tres aventuras excepcionales. El magnífico doblaje al castellano. Todo el DLC incluido.

Lo peor

No se mueven a 60 fps. Si lo compras físico, los tres juegos requieren una gran descarga. Falta el multijugador de Bioshock 2. No añade nada nuevo.

Y además