Reseña de Lobezno: Origen
Análisis

Reseña de Lobezno: Origen - El origen de Wolverine de Marvel

Por Jesús Delgado Manzano

Lobezno: Origen es la mini-serie en cómic de Bill Jemas, Joe Quesada, Paul Jenkins, Andy Kubert y Richard Isanove que sirvió para contar el origen de Wolverine, el popular mutante de los X-men de Marvel. Esta es la historia real de Logan.

Lobezno (Wolverine en EEUU) es uno de los personajes más vapuleados del Universo Marvel, junto con nuestro amigo y vecino Spider-man. El mutante de las garras ha recibido tanto castigo físico y mental como Hulk o Masacre (Deadpool), pero, además y durante mucho tiempo, su historia de orígenes fue una incógnita. Al menos hasta que en 2001, Marvel decidió "tirar de la toalla" y contarnos la verdad con el cómic de Lobezno: Origen (Origin, en el original) y narrarnos el cómo se hizo a sí mismo uno de los personajes más populares de su universo. 

Este proyecto fue resultado de una conjunción de esferas. El paso de Andy Kubert (Marvels, Los Vengadores, etc...) por la casa  a finales de los noventa fue el revulsivo necesario para que Marvel despertase del abotargamiento de la década. Sus trabajos y el éxito de estos, demostraron que lo que funcionaba era el mirar a los clásicos y no los experimentos raros que se había realizado durante la década, marcada por la tendencia violenta, paramilitar y tecnopunk. De este modo, la década de los 2000 arrancó con un regreso a los personajes clásicos que funcionaban y a las historias que, en realidad, motivaban al público.

De este modo, Bill Jemas y Joe Quesada, dos de las cabezas pensantes y responsables de dicho resurgir de Marvel, pergeñaron un arriesgado plan que pasaba por saltarse una ley no escrita en torno a uno de sus personajes más populares: Lobezno. Esto es, nunca contar de dónde salió realmente Logan y el por qué de su amnesia. 

Consigue los mejores cómics de Lobezno, en Amazon

Una verdad que nadie debía conocer

Antes de seguir hablándoos de este proyecto, retrocedamos unas décadas, a los años 70. En aquella época, Roy Thomas,  Len Wein y John Romita Sr. diseñaron al personaje para enfrentarlo contra Hulk y el villano conocido como el Wendigo en la colección del gigante esmeralda. En aquella primera aparición, Lobezno (cuyo nombre original se traduciría como Glotón o Carcayú, un tipo de mustélido propio de las américas), servía de mera antagonista. Además, su aspecto era bastante diferente al que conocemos hoy, mucho más estilizado y... colorido. Y, aunque sus creadores ya habían pensado en una suerte de historia de orígenes, esta quedaría en el limbo durante años, nunca siendo narrada en cómics.

Poco después, Len Wein y Dave Cockrum resucitarían la colección de los X-men y Lobezno fue introducido como un nuevo miembro del grupo, en reemplazo de la alineación original. Tras ceder el testigo del guión a Chris Claremont, en colaboración con John Byrne, el dúo comenzó a sacar provecho de este personaje, incidiendo en que su pasado era una incógnita, debido a un lavado de cerebro que había sufrido. Durante los años 80, Claremont y otros guionistas fueron revelando fogonazos de su pasado, pero siempre ciñéndose a la máxima de no revelar nada concluyente. De este modo, el origen de Lobezno siempre sería una incógnita, y parte de su atractivo.

Si bien es cierto que Lobezno: Honor (cómic que inspira la película Lobezno: Inmortal) y la primera serie regular del personaje desarrollaron aspectos del héroe, sería Barry Windsor-Smith el que se saltaría  a las bravas la prohibición de no tocar el pasado de Lobezno. De este modo, y con la bendición del propio Claremont (a tiempo pasado), el dibujante y guionista contó como Lobezno recibió su esqueleto de adamantium y qué trascendió del proyecto Arma-X. Esta historia, por cierto, la podéis leer en el cómic Lobezno Arma-X

Si bien con esta y otras historias se revelaron detalles del pasado del superhéroe de origen canadiense, la verdad acerca de sus primeros años, quiénes fueron sus padres o por qué diablos tenía unas garras retráctiles de hueso en los antebrazos, siempre permanecieron ocultos. Hasta que los citados Bill Jemas y Joe Quesado decidieron que había llegado el momento de contar su origen. 

Tras preparar el relato, lo confiaron en el guionista Paul Jenkins (SentryThe Darkness, Hellblazer), quien desarrolló un guión de cómic, cuya puesta en escena debemos al ilustrador Andy Kubert (1602, Ultimate X-Men, The Dark Knight III: The Master Race) y al colorista Richard Isanove. Juntos, los cinco hombres, contarían el secreto mejor guardado de Marvel hasta entonces... ¿Cómo surgió Wolverine.

Las aventuras de Tom Sawyer y James Howlett

Es posible que, a estas alturas, no hayáis leído Lobezno: Origen. Si es así, no seremos nosotros quienes os destripemos la sorpresa de su trama. Solo os señalaremos que esta juega mucho al despiste y que, a grandes rasgos, la película X-men Orígenes: Lobezno toma algunos elementos prestados de este relato. Dicho esto, podemos empezar con el análisis.

La lectura de este cómic puede hacerse desde dos perspectivas distintas. La de un fan de Marvel, que ha echado el guante a un relato destinado a revelar un "Secreto de Estado" de la editorial. O, bien, la de una persona ajena al mundo del cómic, que le ha dado una oportunidad a este cómic tan "visualmente sexy".

En el primer caso, el Marvel-zombie encontrará una típica novela gráfica de Marvel, desligada de toda continuidad, centrada en exponer los motivos por los que el pasado de Lobezno es un misterio. En el segundo, el lector menos avezado se encontrará con una suerte de cómic que mezcla elementos de novela fantástica y terror gótico con la atmósfera de la decimonónica americana y canadiense. Esto es Ana de las Tejas Verdes, Tom Sawyer, etc... 

En esta línea, los autores toman la historia de la familia Howlett como eje central del relato, retratando la vida en la Frontera, los usos de la sociedad terrateniente del siglo XIX, los movimientos migratorios del momento y el papel de la minería en la economía y el desarrollo de las antiguas colonias. Dicho de otro modo, hace una labor literaria de ficción histórica, enmarcada dentro del pasado del Universo de Marvel Comics.

Lobezno, Masacre, Gatubela, Guasón.... cada país llama a sus personajes de forma distinta. Hablamos de esta cuestión en este mismo blog

En este sentido Paul Jenkins desarrolla un relato conciso, claro y poco enrevesado. La historia suma uno y uno y da dos, ni un decimal de más ni de menos. Desgraciadamente, esta misma simpleza y concreción tiene un precio: la cantidad de cuestiones que deja sin resolver, lo ramplón del desenlace y que la historia, a fin de cuentas, parece venir a satisfacer más al fan ansioso de "más información" que a aportar algún dato realmente concluyente o importante, que redefina al personaje por completo. 

Más allá de esta única pega, estamos ante un cómic delicioso, con un Andy Kubert en pleno apogeo en el que las tintas y colores de Richard Isanove dotan a la obra de un carácter único. Las composiciones y retratos de Kubert son dignas de estudiarse en cualquier manual de cómic. Al igual que su uso del ritmo, la perspectiva y la expresión de sus personajes. Pero con el color, luces y sombras de Isanove, su trabajo gana aun más puntos. 

Lobezno: Origen

En conjunto, Lobezno: Origen es una maravilla que tiene que tener en la bilbioteca personal de todo comicófilo de pro. Actualmente, Panini Comics ha reeditado este relato en un único tomo dentro de su colección 100% Marvel. Su precio actual es de 22,00 euros. Esta última edición, por cierto, cuenta con una serie de extras a modo de bocetos y páginas a tinta, que muestran el desarrollo y el proceso de creación del cómic. Un detalle que hace ganar atractivo a esta misma versión de la publicación. 

Valoración

Excelente recreación de los orígenes de Lobezno (Wolverine) a matacaballo entre la novela decimonónica y el género fantástico. Un hito de su momento.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Su premisa de contar la historia de Logan. Las ilustraciones de Andy Kubert. Las portadas de Richard Isanove.

Lo peor

Realmente no cuenta nada determinante para el personaje o la continuidad. Su espíritu tiene algo de fanservice.