Metal Gear Solid 3: Snake Eater - Sur de Bolshaya

Al poco de avanzar te toparás con una valla electrificada. No hace falta decirte que no la toques, ¿no? Dispara al transformador que tiene adosado a la izquierda para desactivarla y pasa arrastrándote por debajo, por la zona de la derecha (si no has usado silenciador, tal vez venga algún guardia). En la siguiente zona, equípate con el Detector de Minas y con las Gafas Térmicas alternativamente para encontrar todas las Claymore que hay en el suelo (aunque si te fijas bien en primera persona, también las verás). Arrástrate sobre ellas para recogerlas y usarlas más tarde como armas.

Avanza a lo largo de la alambrada y sube al árbol del final para pasar sobre ella y descolgarte al otro lado. Aquí ya no hay minas, pero sí vigilancia: puedes distraer a los perros con comida o finiquitarlos, pero el auténtico peligro son los soldados y las tierras movedizas, ve con cautela.

Por el camino del este, pasado el primer estanque de barro a la derecha, hay unas rocas a las que puedes subirte. Hazlo y sigue la cornisa para conseguir el camuflaje Resplandor. Luego sigue por el único camino posible con cuidado de las cuerda-trampas (si tocas alguna, harás ruido y vendrán algunos guardias).

Pasa por la abertura que hay entre las dos alambradas electrificadas y busca un tronco hueco a la izquierda, donde está el camuflaje Chocolate (ideal para este terreno). Pasa al siguiente nivel saliendo por cualquiera de los dos caminos posibles, en los dos extremos superiores del mapa.

Guía y trucos de Metal Gear Solid 3: Snake Eater