Los autores españoles que conocimos en Expocómic 2013

Os presentamos un listado de los artistas españoles, con cuya obra topamos gracias a Expocómic 2013. En este artículo os hablamos de varios autores nacionales que deberíais conocer para sacar partido al talento comiquero de nuestro país.

Expocómic 2013 nos ha dado para mucho. Pero quizá una de las más gratas sorpresas haya sido redescubrir el panorama nacional de grandes artistas que desgraciadamente pasan desapercibidos al gran público, aplastados por las grandes editoriales norteamericanas y la producción de manga japonés. Con este artículo, en Hobby Consolas os proponemos lecturas alternativas. ¿Quién sabe? Es posible que incluso expandamos vuestros horizontes.

Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido

Si habéis leído nuestra crónica sobre Expocómic 2013, recordaréis que pudimos vernos, brevemente, con el guionista Juan Díaz Canales y con el dibujante Juanjo Guarnido en el stand de Norma. Y creednos, estar con los grandes mereció la pena. 

Y es que decir Canales y Guarnido es decir éxito. Esta pareja artística de primera línea en el mundo editorial son psoiblemente de los mejores exponentes que tenemos de cara al exterior. El tándem Canales / Guarnido es conocido por su cómic BlackSad, una visión del género negro protagonizada por animales antropomorfos en un unos ficticios años 50, que en España edita Norma Editorial.

Pero si estáis pensando en una "versión Disney" del género de los detectives, pensáoslo otra vez. Blacksad es un cómic adulto, de temática sólida y guión riguroso, con un estilo visual limpio, trabajado y prácticamente perfecto. Y si no, echad un vistazo a las siguientes viñetas, que les valieron varios premios Eisner y también de Angoulême, los dos galardones más prestigiosos del mundo del cómic.

Desgraciadamente, Guarnido y Canales son profetas en tierra extranjera. El dúo encontró en éxito fuera de España, en Francia, en la editorial francesa Dargaud, la cual se encargó de darle salida a Blacksad en el año 2000, siendo la responsable del éxito de este equipo creativo en la nación vecina. 

Aunque, eso sí, los trabajos de este par van más allá de BlacksadJuanjo Guarnido ha publicado bajo el sello de Norma, el cómic Brujeando en colaboración con la guionista Teresa Valero. Y, por su parte, Juan Díaz Canales por su parte ha realizado varios trabajos como guionista e incluso ha hecho pinitos en el mundo de la animación.

Nacho Fernández

Nos gustaría decir que nuestro encuentro con este dibujante fue fortuito, pero lo cierto es que tuvimos el placer de conocer a Nacho Fernández durante este Expocómic 2013, gracias a la mediación de Benjamín Bruña de Atlántica Cómis, quien hizo posible este encuentro.

Fernández es, para muchos los lectores que ya nos estamos quedando calvos y/o peinando canas, un referente de nuestra adolescencia gracias a la parodia de Bola de Dragón, conocida como Dragon Fall que durante finales de los 90 y principios de la siguiente década realizó junto a Álvaro López.

Conocido por otras incursiones como Fanhunter (con Cels Piñol), Fernández es otro de esos autores que también ha tenido que probar suerte en el extranjero en un momento determinado. De hecho, con la editorial Akileos publicó en Francia Kung Fu Mousse (editado en España por Glenat), así como varias ediciones francesas de su obra. Más recientemente, en 2012, tuvo la fortuna de traer desde las páginas de Superlópez al Supergrupo en un tebeo realizado junto Francisco Pérez Navarro. Su última obra es Tijeras y tiritas: la sanidad se va a hacer puñetas, para Panini, y se trata de un ácido retrato de la debacle de la sanidad pública. 

De su trabajo podemos decir que, si bien Nacho tiene un estilo bastante personal, a matacaballo entre el cartoon y el manga, sus resultados suelen ser muy vistosos. Tanto que incluso cuando menos se esfuerza logra crear páginas bastante llamativas. Sus obras, acusadas muchas veces de estar demasiado influenciadas por el manga japonés, cuentan con la cualidad de saber adaptarse a múltiples estilos narrativos, aunque lo cierto es que en donde destaca es precisamente en la comedia. De ahí que recomendemos encarecidamente su trabajo a cualquiera de nuestros lectores que esté de bajona.

Óscar Martín

Óscar Martin, con su aspecto de sabio de la montaña, esconde posiblemente a una de las mentes más jocosas, viscerales y geniales del panorama comiquero actual. 

Martín es lo que podríamos llamar uno de los últimos dibujantes "de antes". Este barcelonés nacido mucho antes de las tabletas digitales cuenta en su haber el hecho de ser el artista responsable de numerosos tebeos de Tom y Jerry y de la casa Disney: La Tropa Goofy, El Rey León, Todd y Toby.... en dicha selección, el autor desarrolla su particular genio para el cartoon y los animales antropomorfos, aunque, claro, sus obras más célebres no son precisamente aptas para un público infantil.

Solo y La Guilde, son dos muestras de este trabajo en el cual Martín vuelca un estilo visual al más puro estilo Tex Avery, con un contenido de ultraviolencia excesivamente cafre, propio de Conan el Bárbaro y el fanzine británico 2000 AD (El Juez Dredd, vaya). De ahí que el producto final sea extremadamente divertido.

En la actualidad, su obra más moderna se puede encontrar bajo el sello Ominiky. Esta editorial no solo cuenta con una recopilación de las aventuras de Solo, editadas a finales del siglo pasado, sino también de las nuevas historias, entre las que destaca el spin-off, Solo: Crónicas Salvajes, guionizado por Martín, pero dibujado por Raúl Moreno. Además, de entre los nuevos trabajos, también encontramos Él, una serie basada en un detective perruno, malhablado y canalla, cuyas aventuras recuerdan enormemente a la salvaje película Cool World. 

Lo dicho, si buscáis un autor diferente, que mezcle brutalidad con poesía visual, e historias tan sobrecogedoras como divertidas, entonces Óscar Martín es vuestro hombre. 

Morán y Laurielle

Antes de seguir, tenemos que admitirlo. Estos dos nos han pasado por debajo de la mesa un enorme y abultado maletín, cargado de.... buen rollo, simpatía y mucho, mucho cariño. Así que permitidnos que nos adelantamos a vosotros y lo confesemos: Nos han comprado con su buen humor y su atención durante las últimas convenciones que nos hemos encontrado.

Y ahora, tras entonar este mea culpa, permitid que os presentemos a Morán y Laurielle, o Laurielle y Morán (como prefiráis), los autores del web-cómic El Vosque.

El Vosque es una historia de detectives y asesinatos, ambientada en un mundo de fantasía, con árboles y piedras con vida y consciencia, hadas borrachas, vampiros más torpes que intimidatorios y toda una variopinta fauna de "aquí te espero". 

Si bien es cierto que el acabado final dista del de otros autores que ya os hemos comentado (sí, las comparaciones son odiosas), El Vosque se sustenta muy bien. Puede que sea una obra en blanco y negro y con cierta apariencia amateur en lo tocante a las ilustraciones, pero esto es un engaño. El Vosque es un cómic bastante completo, que os hará no sólo devanaros los sesos, sino también reir a carcajadas. 

Pero el motivo principal por el que Morán y Laurielle figuran en este listado no es por las alabanzas que podamos lanzar acerca de su obra, sino principalmente por la valentía y el tesón que han demostrado al abrirse camino en un complicado mundo como es el de la autoedición. Actualmente han lanzado ya un total de tres tomos físicos en los que recopilan todas las tiras publicadas hasta la fecha en la web. Y todos ellos con una extraordinaria relación calidad-precio. 

Y los otros que no caben en este artículo...

Nos gustaría hablar de montones de otros dibujantes y guionistas que aunque no vimos en persona en Expocómic, si supimos de su obra durante la convención. Podríamos hablar de aquellos de la editorial Dibbuks: El Torres y Gabriel Hernández (El Velo, El Bosque de los Suicidas); Roberto Machuca (Procyon); Mike Bonales (Conejo Frustrado); Josep Busquet y Roc Espinet (Consejo Real)... e incluso los prometedores talentos de la Escuela Superior de Dibujo, ESDIP, o de autores como Juan Luis Rincón Chamorro (Éxodo Apócrifo, Zombies A.C.), pero se nos acaba el tiempo, el espacio. 

Eso, claro, no significa que si vosotros conocéis alguno que se nos escape, no os cortéis y linkeadnos obras de otros autores, habladnos de ellos, e incluso sugeridnos nombres para entrevistarlos o sus títulos para reseñarlas. ¡Os lo pedimos muy en serio!