Battlefield Hardline no es un simulador de policías

Visceral Games ha dado un cambio de rumbo a la saga Battlefield y, por primera vez, abandonaremos el campo de batalla para convertirnos en policías y ladrones. Pero, han querido aclarar que Battlefield Hardline no es un simulador de policías.

Ian Milham, director creativo de Battlefield Hardline, ha hablado con la web VG247 sobre el juego.  El creativo ha explicado que, aunque Battlefield Hardline pertenece a la misma franquicia de Battlefield, este spin off les ha permitido hacer algo distinto. Pero, que no han pretendido hacer un simulador realista de policías. “Nuestra intención no ha sido la de hacer un simulador realista de tácticas policiales. Es un juego de policías y ladrones, un drama criminal exagerado. No tenemos que vivir de acuerdo con sus regalas, es algo no real”

Además, Milham contó que Battlefield Hardline no pretende sustituir la serie Battlefield, simplemente quiere ofrecer algo diferente dentro de la franquicia. “Battlefield es genial. DICE hace un gran trabajo con ella, pero Battlefield Hardline es diferente. El mundo, el tono, son distintos. Nos hemos inspirado en el escritor Elmore Leonard y en todos aquellos que se han basado en su obra. De alguna manera, encajaba con nuestro objetivo de no hacer una trama demasiado enrevesada de alguien tratando de apoderarse del mundo. Es un Battlefield diferente.”

Por esta razón, el creativo piensa que su nuevo juego de acción sería capaz de coexistir con un posible Battlefield 5. “Considero que estamos creando algo distinto a partir de la base jugable de Battlefield y creo que por eso podrían coexistir. No creo que necesariamente tengan por qué reemplazarse el uno por el otro”

Como sabéis, en un principio, Battlefield Hardline iba a salir al mercado a finales del 2014 pero, finalmente, lo hará a principios del 2015. Milham también habló con la web sobre sus motivos para esta decisión. “Tuvimos la beta en junio y salió muy bien pero, recibimos un montón de mensajes con propuestas de los usuarios, así es que, discutimos sobre las grandes cosas que podríamos hacer y concluimos que sólo teníamos una oportunidad para hacerlo bien. Era lo correcto.