¿Cómo serán el iPad 5 y el iPad mini 2?

Mucho se tendrían que torcer las cosas para que la semana que viene Apple no enseñe su nueva generación de tablets. Así se espera que sean el iPad de quinta generación y el segundo iPad mini gracias a todo lo filtrado. 

 

 

Apple ha convocado a la prensa el próximo 22 de octubre para un evento que se celebrará en San Francisco, California (EEUU), la próxima semana. También se celebrará una réplica en Londres donde se podrá ver la rueda de prensa por streaming y después se podrán probar los productos que se presenten.

 

En su línea habitual, Apple no ha abierto la boca sobre qué va a enseñar. Sin embargo y como ocurre también siempre, las filtraciones han sido abundantes. Fuentes anónimas han ido dejando caer diferentes datos e incluso se han filtrado fotografías de altísima calidad de cómo serán los dispositivos físicamente, que son las que acompañan a este artículo. Todo apunta al mismo nombre: iPad. Teniendo en cuenta lo que ocurrió con la presentación del iPhone no hubo ninguna sorpresa, es posible que el próximo martes tampoco las haya.

 

¿Qué podemos esperar? Parece que Apple va a seguir la línea que inició el año pasado y mantendrá dos formatos diferentes de iPad: 9,7 y 7,9 pulgadas. Las ventas de ambos han funcionado muy bien, así que no tendría sentido que Apple prescindiera de ninguna. Aunque se ha rumoreado que la compañía ha estado experimentando con pantallas de 13 pulgadas para sus tablets, no parece probable que el dispositivo vaya a crecer tanto.

 

Cada uno de los iPads parece que va a mejorar precisamente en lo que fue muy criticado el año pasado, cuando se anunciaron el de cuarta generación y el primer mini: el diseño general y la definición se la pantalla, respectivamente.

 

El iPad de 9,7 pulgadas resulta a día de hoy algo grueso y el marco que rodea a la pantalla también es demasiado ancho. Compañías como Sony, con el Xperia Z, han demostrado que se pueden hacer cosas mucho más estilizadas en el mismo formato de pantalla. De esta forma, se espera un iPad de quinta generación mucho más fino y con un marco más pequeño, en la línea de diseño del iPad mini, de hecho. Además, no sería extraño que incorpore el bisel oblicuo cortado con diamante que se estrenó con el iPhone 5.

 

 

 

Por dentro, el tablet llevará seguramente el nuevo chip A7 de 64 bits (cuya adaptación al tablet se denominaría A7X) que promete una nueva generación de videojuegos, mucho más avanzados técnicamente.

 

No está tan claro si este procesador será el que acompañe al iPad mini 2, puesto que hay quien comenta que Apple optará por montar el procesador A6 para así mantener el modelo de 7,9 pulgadas un escalón por debajo del iPad 5 en cuanto a categoría y, de paso, reducir costes.

 

Se espera también que, al igual que sucedió con el iiPhone 5S, los dos modelos de iPad vengan en diferentes colores. De momento se ha visto el gris espacia, pero podría ser que sea sencillamente el color por el que opte Apple para sus nuevos iPads, y tan solo cambie el frontal (negro o blanco), como hasta ahora. Habrá que ver si Apple lanza también el tablet con la parte trasera en negro o el polémico dorado.

 

Al margen de los colores o los pequeños cambios en las medidas del iPad mini (0,3 milímetros más grueso y 0,2 más ancho, tal y como recuerdan nuestros compañeros de Computer Hoy), el principal cambio de esta versión mini del iPad será la definición. El primer iPad mini tenía la misma resolución que los primeros modelos del tablet y no apostaba por una densidad de puntos por pulgada elevada, que Apple llama Retina Display. Parece que Apple lo solucionará con este modelo y utilizará un panel con una resolución superior.

 

 

Además, también parece cosa hecha que ambos nuevos iPads incorporen el Touch ID, el lector de huellas dactilares de Apple que se estrenó con el iPhone 5S y que permite desbloquear el terminal con tan solo tocar el botón o iniciar sesión de forma segura en la App Store. Habrá que ver si la compañía también mejora la cámara en alguno de los dos modelos y, de ser así, si alguno incorpora la del iPhone 5S, aunque resultaría extraño puesto que no suele ser el componente por el que más apuesta Apple en estos dispositivos.

 

También se espera que lleguen con los habituales espacios de almacenamiento de 16, 32 y 64 GB, con rangos de precio similares a los actuales. Seguramente Apple llevará estas cifras a los nuevos modelos y quizá mantenga alguno de los antiguos a la venta, como el "modelo low cost" que permita a algunos consumidores acercarse al producto por menos dinero.