Los desarrolladores ya pueden acceder al 10% de GPU liberada por Kinect

Microsoft ha confirmado una de las noticias que más esperaban sus desarrolladores, el acceso a GPU adicional tras la retirada de Kinect. Esto les proporcionará mayor flexibilidad a la hora de crear los juegos.

Microsoft ha confirmado el aumento de rendimiento que obtendrá Xbox One tras liberarse ésta de Kinect, y es que gracias a ello, los desarrolladores podrán acceder a un mayor ancho de banda de la GPU, lo que se traducirá en juegos aún mejores.

Estas fueron las palabras que realizó un portavoz de la compañía a Eurogamer: "Sí, los recursos adicionales permiten un acceso a un 10% más de rendimiento adicional de la GPU. Estamos comprometidos a dar a los desarrolladores nuevas herramientas y la flexibilidad necesaria para hacer de los juegos de Xbox One aún mejores, dándoles la opción de usar la GPU reservada de la manera que crean más apropiada para ellos y sus juegos."

Preguntado ante la posibilidad de ver títulos a 1080p y 60fps en la nueva consola de Microsoft contestó: "Los juegos de Xbox One lucen preciosos y otorgan buenas experiencias de gameplay. La forma en la que los desarrolladores decidan emplear la GPU extra dependerá de ellos. Hemos comenzado a trabajar con un grupo de desarrolladores para aprovechar de la mejor manera posible estos cambios. Veremos más en el futuro."

Así pues, es posible que en el futuro los juegos de Xbox One sean más optimizados gracias a esta potencia extra que les proporciona Kinect. ¿Deberían haber permitido antes a los desarrolladores acceder a ella?¿Tendrá impacto en los juegos que están por venir?