Donald Trump y Hillary Clinton - Su opinión sobre los videojuegos

Trump vs Clinton

El presidente de los Estados Unidos será escogido en las próximas horas entre dos candidatos: el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, y las encuestas parecen más ajustadas que nunca. Mientras los votantes deciden qué candidato será el vencedor, nosotros recordamos qué opinan sobre los videojuegos Trump y Clinton, por lo que pudiera afectar su elección a nuestra industria. 

Y ya os adelantamos que no tenemos buenas noticias. En 2005, Hillary Clinton encabezó una cruzada legislativa en contra de los videojuegos. Podemos citar a la candidata "estos juegos violentos están robando la inocencia de nuestros hijos, y están haciendo que la tarea de ser padres sea cada vez más difícil". Su intención era detener la situación en que los niños tuvieran acceso a juegos violentos, mediante un severo sistema de multas. La senadora, por aquel entonces, también declaraba que "había muchos juegos que contenían elementos perniciosos". 

Si queréis una contradicción, aquí tenéis la fotografía de la candidata Clinton jugando con su Game Boy durante un viaje en avión.

Hillary Clinton jugando a la Game Boy

En el otro lado de la contienda, también se han demonizado los videojuegos. Sin resultar tan específico como su rival, Donald Trump culpó a los videojuegos del tiroteo de la escuela primaria de Sandy Hook, el 14 de diciembre de 2012, con tweets en que se explicaba que los juegos violentos "están creando monstruos". 

Sin embargo, durante la campaña electoral, ambos candidatos se han mostrado mucho más moderados. Mañana conoceremos el nombre del próximo presidente de los Estados Unidos, Hillary Clinton o Donald Trump, y estaremos expectantes ante su política relativa a la producción, distribución y consumo de videojuegos y consolas.  

Trump The Game

Trump tampoco está exento de contradicciones. No sólo es una estrella de la televisión, sino que el multimillonario norteamericano también ha protagonizado su propio juego de mesa, aunque no tuvo versión para ordenadores ni consolas.