Habrá cómic de Splinter Cell

Ubisoft ha confirmado que Splinter Cell tendrá también cómic. Sam Fisher llega al mundo del cómic para explicar que ocurre entre Conviction y Black List, dispuesto a demostrar quién sigue siendo el agente número uno de la NSA.

Finalmente Splinter Cell se une al selecto club de los videojuegos adaptados a cómic. Ubisoft ha revelado esta semana que ya está en marcha Splinter Cell: Echoes, un tie-in en viñetas que servirá de puente entre Splinter Cell: Conviction y Splinter Cell: Blacklist las dos últimas aventuras de Sam Fisher.

Sam Fisher en Splinter Cell:Echoes en Hobby Consolas.com

La obra estará dibujada por Mark Lamming (American Century, Exile on the Planet of the Apes) y guionizada por Nathan Edmonson (Ultimate Iron Man, Who is Jake Ellis, The Activity). Aunque no ha sido confirmado, muy posiblemente la publicación corra a cargo de la editorial Wildstorm, encargada también de la versión en cómic de Assassin´s Creed, de la que nos hicimos eco en nuestro reportaje Comics de Videojuegos.

Por su parte, los autores no han querido revelar mucho más salvo que se aproximan cambios en la vida de Sam Fisher tras los eventos de Conviction. En una entrevista concedida a IGN, Edmoson advertía lo complicado que ha sido trabajar con un personaje como Fisher, que es un autentico y genuino bad-ass como Fisher daba mucho juego, gracias a su concepción completamente anti-bond. Pero también lo entretenido que es, debido a su complejidad psicológica y a su propio trasfondo basado en el servicio y entrega a su país. Y que, además, por si había duda, la obra no decepcionará en modo alguno a los seguidores del juego, quienes además quedarán muy satisfechos con el giro de la trama. Ya que en el fondo se ha hecho con bastante espíritu de fan-service.

Su fecha de publicación pretende llevarse a cabo antes de marzo de 2013, que es para cuando se espera el lanzamiento de Blacklist, lo cual permitirá a más de un adepto a la saga ir abriendo boca. Pero por si acaso los lectores de Hobby Consolas no pueden esperar a tanto, aquí dejamos cuatro páginas para que se les vayan poniendo los dientes largos.