Hemos probado el Gamepad Samsung

Samsung quiere impulsar los mandos para móviles Android con Gamepad, su propio mando bluetooth compatible con tablet y smartphone. Este dispositivo estará disponible antes de final de año y será compatible con una amplia gama de teléfonos. 

Samsung lanzará de aquí a finales de año su propio mando de control bluetooth para 'smartphones' y tabletas. Se trata del Gamepad, que incluye una pestaña que se adapta al tamaño de cualquier tipo de móvil, como si fuera una consola portátil.

Como sabéis, Android incluye soporte para mandos de control, similares a los de los de las consolas de videojuegos. Eso permite que los desarrolladores incorporen este tipo de controles a títulos de corte tradicional, esto es, que no están pensados al 100% para una pantalla táctil. De esta forma, gracias a un mando de control resulta mucho más cómodo jugar a shooters, juegos deportivos, de carreras, plataformas o aventuras de acción. Es el caso de Dead Trigger o Virtua Tennis, que son compatibles con mandos de control.

El problema de todo esto es que existe, como suele ocurrir en los ecosistemas móviles, cierta atomización. Las compañías van sacando mandos de control y los desarrolladores van adaptando sus juegos, de vez en cuando. Por eso resulta clave que una compañía importante se implique en el tema y tire del carro. Eso lo que va a ocurrir con SamsungLa compañía surcoreana ha creado un mando de control que permitirá manejar, vía bluetooth, cualquier videojuego que haya sido adaptado. Además, dentro de la tienda de aplicaciones propia que tiene Samsung en sus dispositivos, habrá un apartado dedicado exclusivamente a videojuegos compatibles con mando. Este espacio se denominará Gamepad, en honor a su accesorio. Cuenta con dos sticks analógicos, una extraña cruceta digital redonda, cuatro botones frontales de acción, una clavija para activar el bluetooth, un botón central que nos lleva directamente a la tienda de juegos, pause y start y dos botones L y R (no gatillos analógicos).

Nosotros hemos estado probando el mando y la toma de contacto ha sido buena, si bien no se trata del mejor controlador que hemos visto para móviles. A su favor tiene que es muy compacto y nada sobresale; además, es muy, muy ligero, de tal forma que es muy cómodo de transportar. Las piezas no dan la sensación de endebles, ni estar mal ajustadas y todo responde bien. Hasta ahí bastante bien. Lo que menos nos ha gustado es que los sticks analógicos no son palancas como los de PS Vita o los de otros mandos como el SteelSeries Free o el mando de MadCatz para su consola Android Mojo, sino pads que se deslizan como los de Nintendo 3DS. En este sentido, los fabricantes de mandos están haciendo productos bastante maduros y parece que Samsung se ha quedado algo atrás.

Sin embargo, lo positivo que debemos sacar de todo esto es que el que una compañía gigantesca como Samsung, el mayor fabricante de dispositivos Android del mundo, apoye de una forma tan clara el control con mandos en este sistema operativo, sin duda es algo bueno para que crezca su adopción por parte de los desarrolladores de juegos.