Netflix, HBO y Amazon Video - Trucos para mejorar la conexión

Netflix, series originales

Desde la irrupción de la plataforma de Netflix en España el año pasado, los seriéfilos no han dejado de recibir buenas noticias. La plataforma de streaming de contenidos online es una gran fuente de nuevas producciones con las que saciar nuestra hambre de series y cine. Por si fuera poco con una sola compañía, HBO y Amazon Video han aterrizado hace escasas semanas en España como competencia directa de la consolidada Netflix, lo que se traduce en más y mejores series y películas, amén de una interesante competitividad con los precios cuyo beneficiario último es el consumidor.

Las plataformas de VOD (Video on Demand) son la moda del amante del cine y las series actual, por lo que siempre andan buscando métodos con los que mejorar la calidad de sus productos. El gran inconveniente de este tipo de plataformas, sin embargo, es lo de siempre: la imperiosa necesidad de una conexión a Internet (aunque también existan otras alternativas).

Hoy os contamos una serie de trucos con los que podréis mejorar vuestra conexión en Netflix, HBO España y Amazon Video para disfrutar de vuestras series y películas favoritas sin cortes.

El dichoso lag, que dirían los empedernidos jugadores de videojuegos online. Antes de ponernos manos a la obra, el primer paso que deberíamos realizar sería medir cuál es nuestra velocidad de conexión a Internet, lo que además nos permitirá saber la calidad de la misma. Herramientas online como SpeedTest o el propio análisis interno de Netflix nos permiten conocer de primera mano cuál es nuestra conexión real a Internet y qué va a ser lo próximo que vamos a discutir con nuestra operadora de turno si el problema reside ahí.

Otra de las opciones a contemplar es darle algo de mimos a nuestro router. Y no, no se trata de acariciarlo y ponerle un vasito de agua por si tiene sed, sino de facilitar la conexión por Wi-Fi al mismo situándolo apropiadamente en nuestros hogares. Evitar cuantas paredes y muros posibles para que la conexión sea lo más directa al aparato en cuestión, o tirar de cable y conexión directa para evitar el embrollo.

Por último, hemos de valorar la opción de que alguien más esté haciendo uso de nuestro Wi-Fi. Hay herramientas disponibles a un golpe de Google para descubrir qué aparatos están conectados actualmente a nuestra red, de tal forma que si ves algún visitante sospechoso... ya sabes lo que toca: nuevo sistema de seguridad para proteger nuestra conexión y, por ende, nuestro dinero.

¡Ah! No te olvides de no abusar de la conexión haciendo un uso masivo de Internet con páginas con largas cargas u otro tipo de aplicaciones que consuman grandes sumas de datos mientras estás disfrutando de la serie de turno, o eso del 1080 va a estar muy lejos de la realidad, créeme.

Lecturas recomendadas