Nintendo no hará juegos para móviles

La semana pasada, se conoció que Nintendo preveía unas pérdidas de 176 millones de euros para el año fiscal 2013. Satoru Iwata, presidente de la compañía, dio la cara y reconoció haber cometido errores en el enfoque de negocio en los últimos tiempos, así como la necesidad de pensar en nuevas estrategias. Pronto, se apuntó en dirección a los móviles, pero, a priori, no parece que la Gran N vaya a beber de esa agua.

Hace unos días, se dieron a conocer los últimos resultados financieros de Nintendo. El pesimismo no tardó en hacerse notar y Satoru Iwata, presidente de la compañía, pronto entonó el "mea culpa", afirmando que era hora de repensar la estructura de negocio de la Gran N. Enseguida, se empezó a especular con la posibilidad de que la compañía volcase muchos de sus esfuerzos hacia el mercado de los juegos para "smartphone", pero nada más lejos de la realidad. En una conferencia de prensa, recogida por The Wall Street Journal, el mandamás de la compañía aclaró que las consolas seguirán siendo el epicentro del negocio y que no contempla que sagas como Mario vayan a lanzarse para dispositivos móviles.

"La expansión de los móviles no significa el fin de los juegos para consola. No es tan simple. La clave es encontrar una forma de usar los 'smartphones' para que la gente esté al tanto de los juegos de Nintendo, y motivarlos a probar las versiones de consola de los juegos. Eso no significa que vayamos a llevar a Mario a móviles", fueron las palabras de Satoru Iwata, un firme defensor de que la mejor forma de colocar hardware en los hogares es a base de buenos juegos.

Wii U y 3DS no han alcanzado los objetivos de ventas que la compañía había previsto, pero no es menos cierto que dedicarse al mercado móvil sería perjudicial para la consola portátil, que, a diferencia de su hermana de sobremesa, sí goza de un estado de salud aceptable. A día de hoy, no parece que Mario, The Legend of Zelda, Metroid, Donkey Kong y otros emblemas de la compañía vayan a dejarse ver en dispositivos ajenos.

¿Qué opináis sobre la situación de Nintendo? ¿Qué estrategia creéis que debería seguir para volver a ponerse en números verdes?